Revolución Mexicana

Por Nubia Nayely Beltrán Domínguez 

Unknown-10Una de las luchas más importantes y significantes en nuestro país ha sido la de los campesinos por el reparto agrario, causa principal de la Revolución Mexicana. Este problema se agudizó en el periodo de Porfirio Díaz debido a que las haciendas crecieron desmedidamente despojando a los campesinos de sus tierras, bosques y aguas, de lo poco que tenían y con lo que subsistían. Las haciendas devoraron miles de pueblos y con ello generaron un gran descontento en los campesinos por la injusticia y el abuso que se cometía.

Sin embargo, “no sólo subsistieron – combatiendo, porque de otro modo nadie subsiste- parte de las comunidades agrarias, sino que en el campesinado persistieron costumbres colectivas, relaciones igualitarias, formas de producción y de trabajo basadas en la ayuda mutua. Esos lazos internos…cumplieron entonces una función adicional y superior: la de la solidaridad.” [1] Ésta es la principal razón por la cual el movimiento de los campesinos tuvo tanta fuerza y lograron conquistas importantes.

Los campesinos no se detuvieron ante nada, tenían claro que el objetivo era lograr el reparto agrario y solos comenzaron la revolución, “las iniciativas de los campesinos estaban resolviendo desde abajo, con sus métodos directos y claros, sin esperar leyes ni decretos, el problema agrario.” [2] Así es como peones e indios armados atacaron en varios puntos del país para posesionarse de las tierras que las haciendas les habían robado, y sólo así, trabajándolas bajo la protección de sus fusiles, en lugares principalmente como Morelos y Puebla, se veía el nacimiento de una revolución.

A este movimiento se sumaron personajes importantes que le dieron una mejor organización. El primero es Zapata con el Plan de Ayala y el Ejercito Libertador del Sur que sirvieron como bandera a este movimiento, ya que en él se plasmaban realmente las necesidades de los campesinos; Zapata fue descendiente de una familia campesina, al que no le eran ajenos los problemas que se vivían y por eso mismo, simpatizaba con la lucha. En su Plan de Ayala, da solución a favor de los campesinos del dilema de esta Revolución: saber quién era el verdadero dueño de las tierras. Así pues, señala que una vez que los campesinos, mediante las armas recuperaran las tierras, tendrían que ser los terratenientes quienes comprobaran que la propiedad les pertenecía. Evidentemente la participación de Zapata no fue del agrado de la élite, quien lo catalogó como bandido (mediante los medios escritos) ya que movilizó y unificó aun más el movimiento campesino.

Unknown-13La fuerza que tomaba el movimiento representaba un peligro constante para el gobierno, por eso, León de la Barra en su interinato trata de llegar a un acuerdo con los campesinos, pero no lo logra, pues bien sabían que en una revolución jamás se deben cambiar las armas por promesas que en su mayoría son falsas. A pesar de que Zapata decide salir de Morelos para hacer el movimiento nacional, Villa es quien moviliza en el norte; él es otro personaje emblemático y fiel al movimiento que defendió hasta el final, siempre en beneficio del proletariado.

No menos importante fue el movimiento obrero; mineros y textiles dieron lugar a dos acontecimientos trascendentales en la historia de México: La huelga de Cananea y la huelga de Río Blanco.

Cananea era una mina de cobre explotada por una empresa extranjera ubicada en Sonora, declarándose el primero de junio de 1906 en huelga por las deplorables condiciones laborales con las que contaban, exigían derechos básicos como respeto, trato digno, un salario de 5 pesos por ocho horas de trabajo, que un 75% del personal fuera mexicano y 25% extranjero, etc.

“Cesó todo el trabajo y cinco mil trescientos mineros del cobre entraron en el movimiento. Los agentes de la empresa atacaron la manifestación y mataron a un minero. Los obreros respondieron y mataron a agentes de la empresa. La lucha se generalizó por dos días, entre los obreros mal armados con rifles… y las tropas del estado bien armadas, apoyadas por un batallón de 275 rangers que cruzó la frontera llamado por el gobernador de Sonora para reprimir a los huelguistas. Éstos fueron derrotados y sus dirigentes condenados a largos años de cárcel.”[3]

Meses después estalló la huelga de Río de Blanco de obreros textiles situada en Veracruz, asimismo, en Tlaxcala, Oaxaca, Querétaro, Jalisco, Distrito Federal y Puebla, por lo cual se prohibió toda organización obrera bajo pena de despido; un laudo presidencial negaba el derecho a organizarse a los trabajadores y ordenaba la reanudación de labores en las 96 empresas textiles paradas, sin embargo, no fue para los obreros textiles un impedimento, cerraron filas cinco mil obreros en Río Blanco impidiendo que entrara alguien a trabajar. La consecuencia fue fatal, obreros, mujeres y niños decidieron salir a marchar sin imaginar que un emboscado los esperaba para abrir fuego terminado en una masacre. Si bien es cierto que la clase obrera no tenía peso social, “las movilizaciones obreras iba a terminar por encontrar ecos y lazos de unión con la inquietud que agitaba sordamente al campesinado”[4].

Unknown-12De todo estos movimientos sociales, aunado a la lucha de poder entre la misma élite, se lograron grandes conquistas para el pueblo mexicano en materia de derechos sociales, pues al ser un movimiento de campesinos, obreros y demás personas de la clase baja (proletariado), al Congreso Constituyente de 1916-1917 (con Venustiano Carranza como Jefe del Ejército Constitucionalista) no le quedó otra opción más que plasmar las demandas que la sociedad exigía, pues de otro modo los campesinos y obreros no hubieran bajado las armas. Gracias a ello, México se coloca como país modelo en materia de derechos sociales (principalmente el 3º, 5º, 27º, 123º).

Aunque el triunfo de los campesinos se vio reflejado en estos artículos, no dejaban de ser un papel más. Ciertamente, la solución al problema agrario no significaba darles unos pequeños lotes a los campesinos para tranquilizarlos. No era justo “que grupos campesinos llegaran a poseer pequeños lotes de tierra, verdaderos pegujales, sin aperos, sin crédito, sin organización, era fruto bien raquítico de tamaño sacrificio en la lucha.”[5]

Fue hasta en el periodo de Lázaro Cárdenas cuando se empiezan a materializar las conquistas de la Revolución Mexicana a favor de los campesinos y obreros, pero “ni Cárdenas, ni cardenismo, ni reparto agrario, ni finalmente expropiación petrolera son imaginables sin esa larga…terca acumulación de movimientos, tomas de tierras, rebeliones, protestas, violencias… armas por todos lados y un solo objetivo en incontables mentes y bajo infinitas formas: el reparto de la tierra, la promesa del artículo 27 hecha bandera de la porfía campesina” [6].

[1] Gilly, A. (2007). La Revolución Interrumpida. México: Era., p. 70

[2] Ibídem, p. 85.

[3] Ibídem p. 74.

[4] Ibídem, p. 78.

[5] Gilly, A. (2001). El Cardenismo. Una utopía mexicana. México: Era., p. 145

[6] Ibídem, p.57.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s