LA REINSERCIÓN SOCIAL EN MÉXICO: UN PROBLEMA INSOSTENIBLE

Por Leslie Daniela Barrera Alvarez

Unknown-20Antes de abordar los problemas de la reinserción en México   se debe definir la reinserción, este término es el momento en el que el sujeto queda de nueva cuenta incorporado a la sociedad

La reinserción social es la base de nuestro sistema penitenciario, anteriormente los centros de reclusión eran lugares de castigo, actualmente se busca que el infractor comprenda cabalmente el daño que causo así como sus repercusiones para brindarle ayuda integral que permita a éste, volver a la sociedad sin ningún problema.

En México el término reinserción se introdujo en la constitución, con la reforma de   junio de 2008, y a diferencia de la readaptación que implica una visión del delincuente como un desadaptado, el concepto de reinserción social ayuda a encauzar al hombre dentro de la sociedad.

images-10El cambio de readaptación a reinserción tiene al menos dos implicaciones de acuerdo con Miguel Sarre, en primer lugar eliminar, la rehabilitación equivale a eliminar la “pretensión curativa” de la cárcel; es decir, la prisión “pierde su sentido de medio terapéutico de control social” para convertirse en un servicio que busca reinsertar al interno, lo cual incluye oportunidades de empleo, acceso a atención médica, educación, así como actividades culturales y deportivas. En segundo lugar, el cambio entre los conceptos “delincuente” y “sentenciado” deja abierta la posibilidad de que la decisión de los jueces haya sido errónea, de manera que no todos los que obtienen una sentencia condenatoria son necesariamente culpables.[1]

En nuestro país se hace cada vez más evidente la crisis que lleva a un fracaso en la reinserción social, en primer lugar el respeto a los Derechos Humanos sobre los cuales descansa nuestro sistema penitenciario , pareciera no darse en algunos casos , los derechos deben respetarse para una adecuada gestión penitenciaria.

En los centros de reinserción la violencia es algo común, se expresa a cargo no sólo del personal contra los reclusos sino entre ellos mismos, e incluso por parte de los reclusos contra el personal.

El Estado debe erradicar la violencia estructural que existe al interior de las prisiones, eliminando el autogobierno, las redes delincuenciales y los mercados ilegales al interior de las prisiones. El problema de la violencia va de la mano con la corrupción actualmente parece algo normal en donde se rompe la cultura de la legalidad, en la transgresión de las normas.

Un ejemplo de la corrupción es que la cárcel, se paga por todo: agua, luz, comida, uso de teléfonos públicos, para salir de la celda, hasta por la protección en el trayecto al juzgado.

Unknown-19En lo referente al trabajo y a la educación base también del sistema penitenciario mexicano parecieran reservados para algunos cuantos, en el caso del trabajo hay que solicitarlo al director del centro, y cumplir con cierto perfil , por lo que muchos internos quedan apartados de una parte fundamental para un adecuado tratamiento.

El hacinamiento es otra gran problemática en nuestro país, que trae consigo más problemas como las riñas, abusos, corrupción, la falta de seguridad dentro del centro y desde luego, el tráfico interno de drogas y armas se incrementa.

Al estar en busca de una reinserción social adecuada, se debe dar una adecuada separación entre los internos, pues actualmente hay una mezcla entre primodelincuentes, y reincidentes cuyo delito es de distinta naturaleza, en México hay resultados criminógenos negativos importantes, en principio al salir del centro penitenciario el individuo se enfrenta a la dificultad para ser contratado por el antecedente delictivo, así como por el estigma social de haber estado en prisión. Todo ello aumenta la probabilidad de terminar inserto en actividades ilegales o delictivas de nuevo y actualmente dicho problema esta latente.

Hay una gran tasa de reincidencia delictiva la cual es resultado de la baja efectividad y eficacia en los programas de reinserción social, puesto que muestran que no cumplieron con la misión de evitar que los internos cometieran más delitos en el futuro.

En lo referente a la alimentación y la salud de los internos se debe mencionar que es alarmante la falta de acceso al agua, en estos centros las personas recluidas deben comprarla, quienes no cuentan con la solvencia para hacerlo, consiguen el agua de los tinacos de la prisión lo que en algunos casos les provoca enfermedades por la falta de limpieza de estos objetos.

Se observa con frecuencia la baja calidad en los alimentos proporcionados en los centros penitenciarios, existen testimonios sobre el desagradable olor que despide algunos alimentos, esto aunado a la sobrepoblación, a la falta de infraestructura y de limpieza de las celdas tiene como resultado un gran peligro de adquirir una enfermedad.

images-11Todos los internos tienen derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, a pesar de lo anterior no hay el personal del Servicio Médico suficiente que se haga cargo. Si el Estado no puede garantizar las condiciones mínimas esenciales como lo es la salud, de nada sirven las políticas preventivas del delito ni menos aun las que persiguen la reinserción social de ellos.

La corrupción parece haber aumentado, los recursos por interno disminuyeron, el control interno de las cárceles está cada vez más en manos de pandillas, hay una falta de coordinación institucional planificación convirtiendo a las cárceles de México en un espacio de abuso donde el orden y el control se ha perdido, los derechos humanos no son respetados, y la reinserción parece no darse.

Para lograr los resultados esperados debe hacerse un esfuerzo conjunto, en primera instancia el personal, desde los mandos supremos y el personal técnico, hasta los custodios y celadores quienes tienen el contacto cotidiano con los reclusos juegan un papel fundamental. Debemos ser serios y procurar un régimen de selección, preparación y supervisión de personal adecuado, si se capacita debidamente a todo el personal que ahí labora se obtendrán mejores resultados. Además se deben disminuir los requisitos que se piden para poder estudiar o trabajar en los centros penitenciarios, construir una infraestructura adecuada y hacer una separación entre los internos para evitar el contagio criminógeno. Lo anterior junto con un adecuado tratamiento físico y mental nos llevaran a acercarnos a los parámetros de la reinserción social.

Miguel Sarre, Debido proceso y ejecución penal: reforma constitucional de 2008 (México: 2010).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s