¿Cuáles son las diferencias entre Ética y Moral?

 Por Girón Escalona Eréndira Nayely

Unknown-6.jpegPara dar una respuesta a esta cuestión es necesario primeramente establecer que debemos entender por Ética y Moral.
Es común confundir ambos conceptos, casi siempre se emplean de forma indistinta. Por ello es necesario separarlos y dar a cada uno su limitación.
Ética deriva de la palabra griega ethos, que reviste dos significados distintos:

  1. Carácter o modo de ser. Utilizado más comúnmente en poesía. De acuerdo a este modo de entender la ética, el comportamiento moral depende del “carácter” o “modo de ser”  de  las  personas.
  2. Uso, costumbre, hábito.   Así aparece en los escritos de la tradición filosófica. De acuerdo a este significado que se le da a la Ética, el comportamiento moral depende de los hábitos o  costumbres, los cuales son  producto  del  acuerdo  social  y,  por  tanto,  se  pueden  modificar mediante  nuevos  acuerdos  sociales.  Además como los hábitos o costumbres los aprendemos, necesitamos de la educación moral para adquirir  hábitos  de  “buen”  comportamiento.

Moral deriva del latín  mos,  moris. Término traducido por Cicerón, de los vocablos griegos ethos-carácter y ethos-costumbre.

images-10La moral hace referencia  a  las  “formas  de  vida”;  éstas  reflejan  los modelos sociales de comportamiento de las personas, las  ideas  compartidas acerca  de  los  valores  y  el  sentido  de  las  cosas.

Establecidos estos criterios ahora sí podemos dar una respuesta a nuestra cuestión inicial.

La moral es el objeto de estudio de la Ética, entendida ésta última cómo una reflexión (personal) filosófica del comportamiento moral, orientada a buscar soluciones  a  los  problemas  que  tiene  una persona  consigo  misma. Al contrario, la moral se refiere a las acciones humanas que pueden ser valoradas como “buenas o malas”. Cuenta con principios, normas y valores que dirigen nuestra conducta para actuar de determinada manera en una situación concreta.

La esencia de la ética es la libertad y la autonomía (principalmente) porque el hombre no requiere de normas que dirijan su actuar (bueno o malo). Sólo se necesita de una reflexión (interior) individual. En cambio, la moral no tiene la misma suerte, está no goza de la libertad y la autonomía, requiere de normas (morales) de comportamiento para su correcto accionar.

En este sentido podemos afirmar que la moral es heterónoma, porque formula principios y normas, transformados en valores morales. En la naturaleza de la ética no está incluida esta característica. Tampoco podemos asegurar que la ética sea inculcada, como en la moral que en efecto lo es, a través de instituciones sociales (familia, escuela, el Estado, etc).

Por último la moral tiene aparejada una sanción o castigo en caso de su incumplimiento o inobservancia. En la ética no puede exigir tal castigo, porque como ya se mencionó, la ética se manifiesta a través de una reflexión (individual) filosófica. No tendría sentido que tú mismo té castigaras por un comportamiento ético que no realizaste.

Como ya se mencionó la moral se hace valer a través de normas morales que regulan la conducta de una persona en su libertad de actuar.

Las normas morales son normas generales que regulan la conducta de una persona respecto de otras personas debido a la influencia social en la que se vive, no necesariamente son universales, pues no rigen a toda la humanidad solo aún cierto grupo de individuos que con el paso del tiempo han considerado bueno o malo una conducta determinada.

images-9Eduardo García Maynez les proporciona los siguientes atributos: unilaterales ( en la actualidad es decisión del individuo acatarlas o no), imperativas; interioriores, incoercibles y autónomas.

Partiendo de la concepción de Máynez, encontramos diferencias fundamentales entre estos tipos de normas.

Las normas morales son unilaterales, es decir, frente al obligado no hay una persona autorizada para exigirle el cumplimiento (coactivamente) de tales normas. Las normas jurídicas son bilaterales porque imponen obligaciones y conceden derechos correlativos a las facultades que proporcionan. ¿En la práctica diaria esto sucede? Desde mi punto de vista los principios morales también pueden ser obligatorios. Podemos verlo cuando nuestros padres nos piden que actuemos conforme a deberes morales, y obedecimos. Esta obligación moral no tiene poder coactivo, pero sí existe una bilateralidad moral.

La segunda característica que proporciona este autor es la imperatividad, que es atribuible tanto a las normas morales como a las jurídicas. Por qué poseen un contenido que el individuo no puede prescindir de él. El individuo está obligado a obrar bien o mal (si nos referimos a las normas morales). En el caso de las normas de derecho, el individuo es subordinado del Estado, y debe actuar conforme al ordenamiento normativo (justo) que se le impone.

La moral se preocupa más por la vida interior de las personas y después por la exterior, por eso las normas morales son interiores. Las normas jurídicas son externas, pero el Derecho debe tomar en cuenta los aspectos internos para regular correctamente la vida externa de los hombres en sociedad. ¿Qué sería de un derecho sin contenido ético?

Hemos llegado a la características más importante de todas. La coercibilidad. El derecho es coercible, porque al incumpliendo de un precepto jurídico corresponde una sanción, se quiera o no. La moral respecto al autor en cuestión es incoercible, porque carece de sanciones, ¿es cierto? No.

En la vida real, existe algo llamado “castigo” para el incumpliendo de un precepto moral. Por ejemplo, en una familia católica, una persona que no actúa correctamente, que no tiene respeto por los demás, que es rencorosa y a demás a privado de la vida o robado, no podrá ir al cielo, y su castigo será ir al infierno. En este caso estamos en presencia de una coacción moral.

images-8Por último, se afirma que la moral es autónoma y el derecho heterónomo. García Máynez dice: “Autonomía quiere decir autolegislación, reconocimiento espontáneo de un imperativo creado por la propia conciencia. Heteronomía es sujeción a un querer ajeno, renuncia a la facultad de autodeterminación normativa”.

Fuera del ámbito teórico esto es falso. Pensemos en preceptos morales, como no matarás, no robaras, etc. Estás normas el individuo por si mismo no las crea. Estás normas ya han sido previamente establecidas por un tercero desde hace siglos, ¿esto no les da también el carácter de ser normas bilaterales? Desde mi postura sí se le puede considerar como tales.

Biografía

  • Guisán, Esperanza. Introducción a la ética. Ed. Cátedra. Madrid 1995
  • Hidalgo Tuñón, Alberto. ¿Qué es esa cosa llamada ética? Centro Cives. Madrid. 1994
  • DEL VENCCHIO Giorgio, Filosofía del Derecho. Barcelona, Bosh, 1991.
  • Fernando Savater, ÉTICA PARA AMADOR,Editorial Ariel S. A, México 2001, séptima edición.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s