La circulación de la sangre: la revolucionaria idea de William Harvey

Los inicios del siglo XVII no fueron buenos tiempos para la medicina, no eran tiempos para obtener un diagnóstico médico que con certidumbre nos pudiera decir que enfermedad teníamos, algunos diagnósticos se obtenían de oler la orina y a partir de esto recetar tratamientos como frotar el vientre o sugerir dejar de tomar alcohol.

headshotAsí es como Thomas Wright nos introduce en el mundo de William Harvey, uno de los primeros científicos que demostrarán estas curas como charlatanería, y esto lo logra por medio del descubrimiento de la circulación de la sangre por el corazón. Esto que hoy es una práctica común llevaría a Harvey a ser considerado un hereje, proponer esto en una época en la que las doctrinas de Galeno eran imperantes, en las que se consideraba que el bienestar se determinaba por la sangre, la bilis negra, bilis amarilla y la flema era muy peligroso.

Esto lo platica en una extraordinaria obra intitulada “La circulación de la sangre: La revolucionaria idea de William Harvey” una obra que publicó a inicios de año el Fondo de Cultura Económica, en esta podemos conocer la forma en que se tenía que construir la ciencia en particular la medicina en una época llena de misticismos.

En esta obra Wright nos cuenta detalladamente como Harvey fue desarrollando la idea la circulación sanguínea, esta surge de pensar en la hidráulica, y es que, si bien en la época se enseñaba que las arterias tenían una “fuerza pulsatoria”, Harvey dio cuenta que eran pasivas, eran algo similar a las tuberías de agua que llegaban al motor (el corazón).

9786071633279_Wright_La circulación de la sangre.inddEste breve libro escrito por Wright es formidable pues nos permite observar las dificultades de poder realizar ciencia como algo que hoy es de práctica común, en ese entorno eran actos de atrevimiento y osadía que podrían tener consecuencias sumamente peligrosas.

Peor aún si no fuera el trabajo de Wright tal vez muchos pasaríamos nuestra existencia desconociendo el nombre de William Harvey. En la “Circulación de la Sangre” cuenta una historia en la que conocemos el mundo y al sujeto. Nos deja observar las condiciones cuasi medievales de vida en las Universidades de Cambridge y Padua a inicios del siglo XVII.

En la obra una descripción de las disecciones públicas de los cadáveres criminales que se hacían en la época, un momento en el que, aunado a lo crudo del procedimiento, en un entorno casi kafkiano la amenizaban con música de laúdes.

Vale la pena la lectura de este libro, a todos aquellos que gocen de la ciencia y su historia seguro disfrutarán de este libro. Agradecemos al Fondo de Cultura Económica la posibilidad de invitar a la lectura de esta obra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s