Los dos lados de la moneda

Por González Miranda Angel Aldebarán

Unknown-3Cuando se habla de Porfirio Díaz dentro de la sociedad, como es de esperar, habrá una infinidad de opiniones tanto de los que conocen, los que no y los que medio saben del tema y que muchas veces prefieren no opinar. Sin embargo no podemos hablar completamente de un tirano que hundió al país.

Si bien es cierto que “se convirtió en aquello que juró destruir” también lo es que hizo cosas positivas para la nación. Como sabemos, Porfirio Díaz Mori luchó contra el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada, quien ascendió a la silla del águila a la muerte de Benito Juárez, tal como lo mandataba la Constitución Política de aquel entonces, ya que era el titular de la Suprema Corte de Justicia el que debía sustituir al presidente en turno, pero a su llegada Lerdo de Tejada tenia listos los preparativos para hacer las modificaciones pertinentes y aceptar la reelección presidencial. Ante tal situación Díaz había preparado una revuelta para evitar esto, por lo que es a través de la revolución de Tuxtepec donde se le proclama como jefe del movimiento armado además de señalar la no reelección tanto del presidente como de los gobernadores de los estados en el documento con el mismo nombre.

Una vez derrocado Lerdo de Tejada quedará como presidente provisional don Porfirio Díaz y será entonces el inicio de una ardua carrera y permanencia en el poder, en el cual duraría ocho periodos presidenciales de los cuales siete de estos fueron de manera ininterrumpida. Durante su mandato el señor Díaz realizó una serie de logros que deben reconocerse, aunque también tuvo sus altibajos. Entre las primeras podemos mencionar que durante el primer periodo de su mandato (de 1876 a 1880) hizo de México una nación reconocida como independiente, ya que lo enardeció tanto dentro como fuera del continente, obteniendo el visto bueno de grandes potencias como Estados Unidos. También una de las cosas más loables que se le puede reconocer* es que Díaz culminó con la deuda externa con este mismo país.

Otra de las situaciones que podemos destacar de Díaz, o al menos de su gobierno, fue la construcción de vías ferroviarias las cuales acrecentaron de una manera considerable los ingresos económicos del país, trayendo consigo otro punto toral, la inversión extranjera, ya que se otorgaron diversas concesiones a países extranjeros como fueron Estados Unidos e Inglaterra. Tanto los ferrocarriles como los recursos naturales del país fueron parte aguas para que otras naciones voltearan a ver a México e invirtieran en él.

Existen otras labores importantes que sucedieron durante el Porfiriato, que sería imposible hablar de ellas, pero cabe señalar que, en un principio, las inversiones en el país de las principales potencias Estados Unidos, Alemania y Francia inyectaron al país de recursos económicos sobre diversas áreas como la industria, la minera, los ferrocarriles, entre otros. Empero como nada dura para siempre, poco a poco la economía nacional fue perdiendo su lugar, puesto que las inversiones se veían reducidas, a tal grado de que por primera vez en la historia México sufriría de la primer devaluación del peso sobre el dólar (hoy en día es una actividad tan común que ya estamos curados de espanto).

Unknown-4Sin embargo es cierto que no todo es miel sobre hojuelas, puesto que el gobierno porfirista también se caracteriza por los diversos actos tiránicos que llevó a cabo el presidente, ejemplo de ello es lo sucedido en la revuelta de Veracruz donde se acuñó la famosa frase que lo caracteriza “mátalos en caliente y después averiguas” lo que demuestra que desde tiempos ancestrales la impunidad se hacía presente dentro del estado mexicano y estaba de menos esperárselo debido a que el hombre por el simpe hecho de serlo siempre será víctima de las ambiciones, del control del poder.

También cabe señalar las diversas huelgas que se dieron durante su mandato, las famosas huelgas de cananea y rio blanco, en las cuales se exigía un trato igualitario a los trabajadores nacionales a lado de los extranjeros donde técnicamente no se revolvió nada ya que hubo una tremenda represión y a los sobrevivientes, por ordenes directas del presidente, se les tuvo que informar que no habría ningún aumento a los salarios que eran muy raquíticos. “No me alboroten a la caballada”, aquella frase también memorable con la que podemos recordar las condiciones desfavorables en las que nuestros nacionales se encontraban laborando y cuyo levantamiento costó cientos de vidas. No sólo se trata de hablar del ámbito macroeconómico del país, sino también en el ámbito interno, ya que hubo una serie de represiones bastante graves puesto que era notoria la desigualdad social en aquel entonces.

Es menester señalar que el General Díaz luchó por el poder en repetidas ocasiones hasta que pudo obtenerlo. Obsesión o perseverancia, es difícil de descifrar, sin embargo logró su cometido durante un largo periodo, pues durante 27 años ininterrumpidos se mantuvo en el poder. Quizá es un tanto irónico, como lo mencione con anterioridad, pero la reelección por la que estaba en contra se volvió una de sus principales tendencias. Aunque desde un principio, después de tantas derrotas en elecciones presidenciales, realmente su principal motivo era llegar al poder, no buscaba abolir la reelección.

El Porfiriato comúnmente se conoce como una época de represión, de irregularidades en cuanto al respeto de los diversos derechos de los trabajadores, así como las contenciones de aquellas huelgas tan representativas de la época, y con justa razón por lo ya comentado. Lo que se ignora son aquellos acontecimientos que impulsaron al país en el extranjero y el prestigio ganado durante cierto tiempo. Además fue un parte aguas para que los movimientos armados surgieran de la oscuridad y lucharan por aquellos que les correspondía, como fue el caso de la Revolución Mexicana.

Existen diversas opiniones de los expertos que señalan aquellos buenos y malos imagesmomentos de la administración porifiriana. Existen ambos lados de la moneda, sin embargo es un hecho que en la actualidad tenemos los resultados de aquel movimiento surgido de los abusos del poder, de la obsesión por mantenerse en la presidencia, lo cual nos generó el primer y más importante antecedente al menos en materia laboral.

A manera de conclusión puedo decir que si bien hoy en día no se ven reflejados los logros adquiridos durante el porfiriato, si existen (quizá no de facto) grandes cambios a raíz de la Revolución Mexicana, inspirada por Don Porfirio. Empero no se trata solamente de la ambición de poder de Díaz, puesto que una vez que este renunciara al poder, en lo subsecuente hubieron como era de esperarse grandes disputas para su obtención, esto entre los militantes que luchaban por el mismo ideal.

Quizá las aspiraciones de Porfirio Díaz eran bastante buenas, quizá la mano dura con la que nos gobernó en su tiempo sea necesaria una vez más para que México renazca de las cenizas como el ave fénix, aunque, por otra parte seria irrisorio pensar que aquello por lo que tanto se luchó volviera a la realidad, lo mejor solo seria devolverle el prestigio a México que algún día tuvo y que es fehaciente que en la actualidad no goza de él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s