LIBERTAD DE PROCREACIÓN EN MÉXICO

Por Itzel Pérez Castañón

imagesLa libertad la podemos entender como un derecho natural que todas las personas tienen por el hecho de existir, es la facultad de poder actuar según la voluntad de cada persona, sin afectar a terceros. Cada persona es libre para poder elegir lo que más le convenga para su propia mejora. De acuerdo con el Dr. Burgoa Orihuela la libertad en términos generales es “la cualidad inseparable de la persona humana consistente en la potestad que tiene de concebir los fines y de escogitar los medios respectivos que más le acomoden para el logro de su felicidad particular”[1]

Por otro lado, la procreación la podemos entender como el proceso bilógico que radica en la reproducción y multiplicación de la propia especie. Ésta puede ser entendida como una de las características esenciales del ser humano, que permite la existencia de la especies.

La libertad individual, se convirtió en un derecho subjetivo público que el Estado tiene que respetar. La libertad de procreación se encuentra dentro de las garantías de libertad. Las garantías de libertad son un conjunto de derechos públicos subjetivos, que protegen las libertades que el Estado debe respetar, y no pueden tener más limitaciones que las señaladas en la propia Constitución.

En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, las garantías de libertad se encuentran contenidas en diversos artículos de la misma. La libertad de procreación la podemos ubicar en el artículo 4°, mismo artículo que ha sido reformado en varias ocasiones, y que en las últimas décadas se han incluido varios derechos que no guardan relación entre sí, pero que podemos ubicarlos entre los derechos de carácter social.

El artículo 4°, párrafo segundo establece lo siguiente:

“Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos”

La libertad de procreación implica que todos los gobernados puedan determinar cuántos hijos tendrán y decidir la distancia temporal que existirá entre ellos (en caso de que opten por tener más de un hijo), sin que ninguna autoridad del Estado pueda impedir está decisión. Podemos deducir que la libertad de procreación protege a la familia, pues se considera que ésta es la célula regidora de la sociedad, en ella se producen esencias humanas que le sirven a las personas en las diversas etapas de su vida.

images-1Las decisiones se deben de tomar de manera libre, significa que no se trata de un control de natalidad impuesto, sino que es decisión de pareja, sin intervención de otras personas, y que la violencia y el engaño van en contra de esta libertad. Por ejemplo: una violación o inseminaciones fraudulentas.

Tiene que ser de manera responsable, se refiere a los futuros padres, ya que sólo las parejas tienen derecho a concebir los hijos que puedan alimentar, educar y preparar para la vida, es decir, impone una obligación al ejercicio de ésta libertad.

Por último dice que debe ser de manera informada, por lo tanto se establece una obligación para el Estado respecto a la información que debe prestar a los individuos mediante educación, campañas de salud, etc. “Sería absurdo afirmar que un individuo puede decidir libremente si carece de información acerca de las opciones que puede tomar, o que dicha decisión puede considerarse responsable, ya que si para algunos pareciera irresponsable, para los desinformados no lo sería”[2]

Si bien la decisión del ejercicio de este derecho corresponde a las personas, el Estado tiene la obligación de proporcionar la información sobre los métodos anticonceptivos que sean necesarios, destacando que el uso de los mismos debe darse bajo la ideal del consentimiento informado. El Estado también debe de implementar políticas públicas para difundir la información, mediante campañas de orientación y el aprovisionamiento de recursos lícitos a los individuos para que opten por la planificación de su familia.

Aunque actualmente podemos darnos cuenta que no existe difusión de la información adecuada a aquellos sectores de la población que más necesitan estar informados, por ejemplo, los pueblos indígenas e incluso los adolescentes. Estos grupos tienen un aumento demográfico excesivo, por lo que hace difícil que esos niños en un futuro puedan tener acceso a una educación de calidad, una vivienda digna, a vivir sin carencias ni complicaciones.

UnknownDe acuerdo con una jurisprudencia publicada el día 27 de enero de 2017, con registro 2013531, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación entiende que la vida familiar entre las personas del mismo sexo no se limita únicamente a la vida en pareja, sino que puede extenderse a la procreación y crianza de niños según su decisión, ya que hay parejas del mismo sexo que hacen vida familiar con niños creados o adoptados por alguno de ellos, o parejas que utilizan los medios derivados de los avances científicos para procrear.

Del artículo 4°, párrafo segundo constitucional podemos entender que la Ley Suprema protege la organización y el desarrollo de la familia como otra de las garantías que no sólo es individual sino también social. Todo individuo tiene derecho a elegir sobre la cantidad de hijos que quiera tener, así como sobre el desarrollo de los mismos. No existe ninguna ley que determine el sentido en el que se puede ejercer dicha libertad, y debido a la gran relevancia que tiene sería muy difícil de aplicar.

Los nuevos avances tecnológicos en el campo de la biotecnología tienen un papel muy importante en el ejercicio de la libertad de procreación, ya que han surgido nuevas perspectivas. En algunos textos constitucionales ya se hace referencia a cuestiones genéticas y de medicina reproductiva. Las nuevas tecnologías traen consigo nuevos retos para la libertad de procreación así como de otros derechos que debe proteger el Estado, todos estos nuevos paradigmas están siendo objeto de análisis no sólo desde el aspecto jurídico sino de otros aspectos importantes.

Algunos países han optado por imponer coactivamente los sistemas de control de Unknown-5natalidad, lo cual ha generado controversia para algunos por considerar violaciones a los derechos fundamentales, no sólo los de carácter reproductivo, sin embargo, se puede observar que la disminución de las tasas de natalidad, que es algo que los Estados desean y que deben promover a través de campañas de concientización e informativas, en algunos países no se han logrado por medios coactivos, sino más bien a través de la generación de una serie de satisfactores vitales que permiten a las personas tener acceso a bienes primarios con regularidad.

Bibliografía:

  • BURGOA ORIHUELA, Ignacio, Las garantías individuales, 37a, México, Porrúa, 2004.
  • DEL CASTILLO DEL VALLE, Alberto, Garantías del Gobernado, México, Jurídicas Alma, 2003.
  • FIERRO, Elena y ABREU, José, Derechos humanos, derechos fundamentales y garantías individuales, México, Oxford University Press, 2012.
  • MARTÍNEZ, Víctor, et.al., Los derechos humanos en México: un camino largo por andar, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, 2002.
  • PADILLA, José. Derechos humanos y garantías constitucionales, México, Porrúa, 2012.

[1] Burgoa, Ignacio, Las garantías individuales, 37a ed., México, Porrúa, 2004.p. 304

[2] Fierro, Ana y Abreu José, Derechos humanos, derechos garantías individuales, México, fundamentales y Oxford University Press, 2012. p. 111.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s