LAS MUJERES, PRINCIPALES AFECTADAS POR LOS TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Por Itzel Pérez Castañón

imagesActualmente muchas personas de las sociedades modernas, en especial las mujeres, sufren de trastornos de la conducta alimentaria, y en ocasiones las consecuencias llegan a ser tan graves, que incluso pierden la vida. Esto ha estado presente desde tiempo atrás, sin embargo, ahora se presenta con mayor frecuencia debido a la preocupación por el aspecto físico y la obsesión con ser delgada, siguiendo los estereotipos que nos presentan los medios de comunicación en la televisión, redes sociales, páginas de internet, revistas, etcétera.

En una sociedad como en la que vivimos actualmente, marcada por la información, el consumo y la imagen, los medios de comunicación y la publicidad juegan un papel muy importante en la construcción de la imagen de las personas, así como de la idea que cada una tiene de la belleza y del cuerpo ideal. La publicidad impone modelos de conducta a través de la imagen que vende, esto lo podemos observar en los productos de belleza que usamos o la marca de ropa de compramos. La principal destinataria de dicho mensaje publicitario, es la mujer.

La delgadez es uno de los modelos de belleza de la mujer actual, hoy en día el estar delgada es alguno de los “requisitos” que se deben cumplir para acercarse a la imagen deseada socialmente. El modelo del cuerpo delgado se ha convertido en un valor incluso para la infancia, las niñas y los niños con sobrepeso son objeto de discriminación entre sus compañeros de clase.

Los trastornos alimenticios como a la anorexia y la bulimia pueden adoptar diversas formas que están relacionadas entre sí, la persona que los padece puede ir de un en otra, presentan una autoestima basada específicamente en la figura corporal. Es importante comprenderlos no sólo en aspectos físicos, sino también desde el contexto social en que surgen, como un estilo de vida que adoptan las mujeres intentando obtener una identidad. También algunas actividades como el baile, la gimnasia y la natación pueden orillar a las mujeres a padecer trastornos alimenticios.

images-3Para las mujeres la situación personal de inestabilidad y cambio se ve agravada por estar inmersas en una sociedad que comunica claramente que el papel más importante de la mujer es ser atractiva físicamente. Los medios perpetúan y refuerzan esta idea sugiriendo que la totalidad de la mujer se expresa casi únicamente a través de la imagen corporal.[1] Su apariencia debe asemejarse a los mensajes presentados por los medios y las relaciones sociales están llenas de comparaciones continuas respecto del aspecto físico o rendimiento del otro.

La moda se impone con la fuerza que influye de modo alarmante en el desarrollo de estos trastornos. Los medios de comunicación masiva, a través de las revistas, la moda, la televisión, etcétera, son en gran medida los responsables de ejercer una influencia sociocultural que favorece la delgadez extrema y la corporal “perfecta” como valores deseables.[2] Pareciera que la delgadez es la única forma en la que se puede alcanzar autoestima suficiente, esto llega a influir tanto en las mujeres, que provoca una insatisfacción con la propia imagen corporal y las lleva a la búsqueda de estar delgadas a cualquier precio. Se ha vendido una imagen juvenil y delgada asociada con el control de peso, que algunas veces llega a ser más importante que la amistad, la inteligencia, la honestidad e incluso la salud.

Cada vez hay mayor número de mensajes que contienen técnicas para bajar de peso y dietas, que regularmente son nocivas para la salud. El bombardeo de imágenes y mensajes han logrado que las personas se apropien del mensaje que transmiten: la delgadez y una figura corporal perfecta.

Actualmente no existe un único factor causal, sino que es una combinación de varios factores como el familiar, sociocultural, biológico y psicológico, lo que determina que una persona desarrolle algún trastorno alimenticio. Cualquiera que sea el o los motivos por los que se padece algún trastorno alimenticio, hay que tener claro que el principal propósito es influir en la apariencia para sentirse bien, relacionado con la intensidad y capacidad de impacto por parte de la influencia externa, ya sea que provenga de los medios de comunicación, amigos e incluso la propia familia.

            El nivel socioeconómico no es un factor determinante para que alguien sufra algún trastorno alimenticio. “En estudios recientes se han encontrado representados todos los niveles socioeconómicos, ya que el acceso de los medios de comunicación es generalizado (globalizado), lo cual permite que la población adopte los mismos estereotipos culturales que afirman que la figura socialmente atractiva es la delgada”[3]

images-1Podemos decir que los trastornos de la conducta alimentaria se desarrollan con mayor frecuencia en las mujeres debido a las distintas imágenes de la mujer que transmiten los medios de comunicación e incluso por la presión de la sociedad. Este tipo de trastornos están muy generalizados en nuestra sociedad, sin embargo, no hay programas para prevenirlos. Es importante difundir información, y tener presente que los hombres también llegan a padecer algún tipo de trastorno, no sólo las mujeres. Pocas escuelas cuentan con programas de instrucción y prevención acerca de ellos.

Constantemente se hace incidencia en la “perfección” de la mujer desde todos los aspectos. La presión que se ejerce sobre las mujeres, hace que cada vez sea más difícil sentirse contentas con su imagen. Al intentar alcanzar el ideal de belleza, la mujer cambia sus hábitos, actitudes y conductas, que en varias ocasiones trae como consecuencia atentar contra su salud. Para hacer frente a dicha situación, considero que es importante hacer un cambio en los valores y formar una buena autoestima desde temprana edad, ya que nuestra sociedad se está formando cada vez con cosas superficiales, y así las nuevas generaciones como las actuales logremos comprender que la imagen y la belleza de la mujer va más allá de un buen cuerpo. Lo más importante es que todas las personas, sin importar edad, sexo, nacionalidad, nivel socioeconómico o profesional, seamos capaces de ver lo que hay detrás de la apariencia física de las  

Fuentes de consulta:

  • COSTIN, Carolyn, et.al. Anorexia y bulimia, y otros trastornos de la alimentación, México, Diana, 2002.
  • GORAN, Alicia e IÑARRITU, María. Trastornos de la conducta alimentaria, México, UNAM DGDC, 2005.
  • GUELAR, Diana, et.al. Adolescencia y trastornos de comer, España, Gedisa, 2005.
  • RUIZ, Marta y RUBIO, Joaquina. “La influencia de los medios de comunicación en las imágenes femeninas, actitudes, hábitos y comportamientos de las mujeres con respecto a la belleza y el cuerpo”, Universidad de Huelva, disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1429459&orden=1&info=link

(Consultado el 21 de enero de 2017 a las 18:35 horas)

[1] Guelar, Diana. Adolescencia y trastornos de comer, España, Gedisa, 2005. p. 49.

[2] Gorab, Alicia e Iñaritu María. Trastornos de la conducta alimentaria, México, UNAM DGDC, 2005. p.47.

[3] Ibíd. p. 52

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s