Prioridades al vapor

Por Ricardo Castañeda González

A los héroes de nuestra Patria;

A los periodistas independientes;

A los buenos mexicanos.

Francisco I. Madero

Unknown-1Toda sociedad ha tenido en su haber un nacimiento. Independientemente de la visión cosmológica o el origen mítico de su civilización, la realidad demostrable encuentra vestigios del inicio del establecimiento del hombre de manera colectiva en un determinado momento, el cual no será motivo de discusión sino únicamente de mención, ubicando con ello el inicio del establecimiento de un Estado.

Si bien la propias Teorías del Estado existentes determinan las motivaciones o el propio orden de establecimiento del Estado como tal, en el estudio del nacimiento de las naciones, y subsecuentemente del Estado, encontramos patrones simples de seguir, los cuales comparten de manera regular las agrupaciones en todas partes del mundo: Una necesidad de seguridad, la necesidad del orden social, el surgimiento de la pena y la proscripción de conductas, y la eventual configuración en figuras políticas.

A medida que estas civilizaciones evolucionan con el paso del propio tiempo y la experiencia, éstas mutan y generan en su interior conflictos generadores del cambio, los cuales pueden ser motivados por una multiplicidad de factores: Deseos o necesidad de conquista territorial, la imposición o la defensa de un sistema ideológico y/o religioso, el interés de ensanchamiento de fronteras por aspectos de investigación, entre otros; motivos que no permiten que la sociedad permanezca estática, configurándolo de esta forma a fin de permitir la supervivencia de la propia agrupación.

Al aproximarse a la actualidad, se han definido actualmente y estudiado las formas de organización estatales, las formas de gobierno, las peculiaridades de sus Constituciones Políticas y sus sistemas políticos actuales, las cuales pretenden unificar el conocimiento sobre los mecanismos actuales que emplean estas agrupaciones humanas, que se cuentan por millones y miles de millones, los cuales han sido probados por su eficacia.

Es aquí donde cabe la mención relativa a que, si bien cada Estado ha empleado en su historia sus propios mecanismos para la defensa de su población, y sus formas particulares de gobierno y de Estado, la movilidad y conflicto que se han fomentado históricamente han llevado a la adopción de estas formas probadas y funcionales que siguen las naciones más poderosas económica y militarmente por parte de las naciones con menor poder económico o trascendencia internacional, en un intento de proveer mejoras y actualización a su sociedad.

En este ejercicio de imitación, las legislaciones, costumbres judiciales, sistemas de impartición de justicia y balance del ejercicio del poder público son importados junto con la forma de gobierno y/o de Estado que la nación menor busca de parte de la nación mayor, lo cual causa en todos los casos el fenómeno del movimiento social y de transformación en el interior de la nación menor.

Unknown-2Sin realizar crítica política específica, menciono que el inicio de este cambio particular se sitúa justo en medio del intercambio de formas de Estado y/o gobierno entre diversas naciones, en el cual la susceptibilidad de cambios sociales es fuerte, abordando por el lado positivo las mejoras en materia de impartición de justicia, la búsqueda de un balance entre las funciones del poder público y el avance tecnológico, señalando por otra parte, como motivo de nuestro estudio preliminar, el descubrimiento por parte de los detentadores del Poder Público de recursos novedosos para la imposición de sus ideas en la población.

Tomando como ejemplo constante de aquí en adelante a México, ubicaré el inicio de este trayecto en espiral descendente a los sendos cambios políticos y sociales que se ciernen en 1908, momento en el que el intelectual y futuro político mexicano Francisco I. Madero escribe su libro La sucesión presidencial de 1910, marcando con ello una pauta que llevaría al cambio social para siempre. Si bien existen como antecedentes los hermanos Flores Magón y la cabida a la ideología socialista que ellos fomentaron, considero que el cambio de paradigma severo en cuanto a un control social proviene desde el planteamiento real y efectivo de cambio de forma de gobierno por parte de Madero.

Se expresa Madero de esta forma: “Principiaré por estudiar las causas que han traído sobre nuestro país el actual régimen de centralismo y absolutismo, á fin de no recaer en aquellas faltas que tan funestas consecuencias nos han acarreado. Esas causas no fueron sino las continuas revoluciones, que siempre dejan como triste herencia á los pueblos, las dictaduras militares, las cuales tienen efectos diversos según su naturaleza.

Cuando son francas y audaces, no tienen otro efecto que el de marcar un paréntesis en el desenvolvimiento democrático de los pueblos, después del cual viene una poderosa reacción que restablece la libertad en todo su esplendor, y al pueblo en el uso de sus derechos.

En cambio, cuando la dictadura se establece en el fondo y no en la forma, cuando hipócritamente aparenta respetar todas las leyes y apoyar todos sus actos en la Constitución, entonces va minando en su base la causa de la libertad, los ciudadanos se ven oprimidos suavemente por una mano que los acaricia, por una mano siempre pródiga en bienes materiales; entonces con facilidad se doblegan, y ese ejemplo, dado por las clases directoras, cunde rápidamente, al grado de que pronto llega á considerarse el servilismo como una de las formas de la cortesía, como el único medio de satisfacer todas las ambiciones; las ambiciones que quedan cuando se ha destruido en los ciudadanos la noble ambición de trabajar por el progreso y el engrandecimiento de la patria, y sólo sé les ha permitido y fomentado la de enriquecerse, la de disfrutar de todos los placeres materiales.[1]

UnknownEste llamado de atención es generalmente visto como motivación para la población, es explicado históricamente como la exposición de motivos para el apoyo al Partido Nacional Democrático, sin embargo el enfoque que le otorgaré es distinto, al analizarlo desde el punto de vista del cambio social que generaría, conllevando con posterioridad las problemáticas que llevarían a los actores políticos a buscar más creativamente formas de control social.

Podemos notar en la reacción de Madero, tal y como lo expresa en los párrafos precedentes, un análisis de la dictadura que se aproxima a la figura inmunológica de la infección, ubicándose en el supuesto del primer nivel identificado por Baudrillard, expresándolo como: “un enemigo externo, que ataca y contra el cual se defiende construyendo fortificaciones y murallas.[2]

Esta línea de pensamiento con la figura de la reacción inmune fue desde entonces imperante en el pensamiento mexicano de la época, así como en el pensamiento mundial de multiplicidad de naciones, con el ataque del cuerpo extraño y la asimilación de lo propio, lo cual se hizo patente en la subsecuente salida de Díaz y la defensa de los intereses nacionales.

El peligro inicial que configuró este cambio de pensamiento se notó ante el avance de las figuras presidenciales, las cuales en su mayoría se conformaron de militares en los primeros años de la República Mexicana, y la subsecuente caída del control que ejercían a nivel social. La fuerza deja de ser, eventualmente, la forma de control por excelencia, lo que la creatividad de los propios gobernantes debe generar un cambio.

La manifestación inicial de este cambio social causó la demanda de atención a los problemas de cada uno de los núcleos existentes: Las clases menos favorecidas solicitaban programas de asistencia, trabajo, reconocimiento a sus labores en el campo y acceso a recursos públicos; las clases medias solicitaban protección en la modalidad de seguridad a sus recursos obtenidos, así como el acceso a formas adicionales de generación de riqueza; y las clases altas buscaban la legitimación de su actuación y la conservación de su estatus económico.

Este desbalance fue respondido de manera desordenada por los Poderes de la Unión, ya que, en el afán de responder a todos los estratos sociales, la priorización fue creada en orden a la inminencia de revueltas que el estrato social afectado pudiese organizar, lo cual generó la tendencia de legislar rápidamente, sin guardar un orden coherente en las generaciones de la norma, dando la apariencia de solución pronta a la problemática.

Bajo la cubierta de la apariencia de solución, surge una ignorancia fundamental, verdadera y básica, que yace en el desconocimiento generalizado del idioma, y en la poca publicidad que se otorgaba a las leyes después de suscritas, permitiéndose simplemente su publicación en el Diario Oficial de la Federación o sus símiles locales (práctica que subsiste), entendiéndose como de conocimiento general por su simple publicidad.

Y es por ello que esta apariencia de solución, aunada al desconocimiento de la Ley, causa que esta ignorancia sea de fuente real y auténtica: No se alude a una falta de raciocinio, sino que se emplean medios lícitos y verificables para generar ideologías y tendencias en las leyes, sin que existiese una oposición hasta el momento.

[1]MADERO, Francisco Ignacio, La Sucesión Presidencial de 1910, Pág. 16-17, Consultado en: http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080010550/1080010550.PDF

[2] BAUDRILLARD, Jean, Der Geist des Terrorismus, Citado en HAN, Byung Chul, La sociedad del Cansancio, Ed. Herder, Sexta Edición, España, 2012, P. 21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s