Análisis y relevancia para el comercio exterior de los artículos 25, 26, 27 y 28.

Por Diego Humberto Garcia Arrieta

Unknown-10A finales de los años 80 ́s el mundo cambió drásticamente, tan solo al finalizar 1989, el 09 de noviembre, cayó el muro de Berlín, el 02 de diciembre Bush y Gorbachov se reunieron en Malta con el objetivo de finalizar la Guerra Fría, el 14 en Chile se realizaron las primeras elecciones democráticas posteriores a la dictadura, y el 20 Estados Unidos invadió Panamá, todo ello en menos de 40 días.1

A partir de entonces, se dio un proceso de competitividad de bloques regionales para el comercio mundial, por medio de los tratados comerciales.

Referente a ello, Gutiérrez Baylón señala que “la celebración de tratados es una concentración de actos encaminados a cumplir con las formalidades constitucionales de los Estados sobre el manejo de sus relaciones internacionales y de las habilitaciones para negociar convenciones internacionales válidas”.2

En el sistema de globalización en el que México se encuentra inmerso es de gran importancia que se desarrolle manteniendo un fuerte sentido de la soberanía nacional; para el caso mexicano, la soberanía históricamente se ha sustentado en el pueblo. Es por ello, que pensando en el bien mayor, el Estado Mexicano realiza este tipo de tratados en los que se negocia conforme a las posibilidades de transigir en los intereses por países.3

Por lo anterior es trascendente señalar el artículo 25 constitucional que a la letra dice:

Artículo 25.- (…) El estado planeara, conducirá, coordinara y orientara la actividad económica nacional, y llevara al cabo la regulación y fomento de las actividades que demande el interés general en el marco de libertades que otorga esta constitución. (…).4

Entre las más importantes negociaciones entre estados se encuentran las relacionadas con la creación de condiciones que faciliten la compraventa internacional de mercaderías,5 un ejemplo de ello es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En 1985 cuando el Primer Ministro Brian Mulroney propuso un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos y cuando en 1990, el Presidente Salinas propuso el ABC, que después se convertiría en el TLC, el Producto Interno Bruto de los Estados Unidos era 10 veces mayor que el de Canadá y 20 veces el de México. Con el tratado el tráfico comercial creció en valor monetario en un 300% tan solo en su primer año.6

Unknown-8Desde otro punto de vista, el siglo XXI inició con grandes cambios a los que México ha intentado adecuarse positivamente, para hacer sinergia ante la nueva realidad global. De manera específica, es posible señalar como factor importante para el cambio la competitividad de nuestro país ante el dinámico entorno internacional, con las implicaciones en la globalización económica, la transnacionalización de las empresas y con la competencia mundial de mercados que ello implica.

Referente a lo anterior, y en concatenación del comercio exterior con el desarrollo nacional propuesto en la Constitución Federal, el artículo 26 constitucional señala:

Artículo 26.- El estado organizara un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política, social y cultural de la nación. (…).7

Lograrlo equivale a favorecer al consumo, incentivar el flujo de capitales, reorientar el reparto de las rentas, fortalecer la economía y aumentar el bienestar social.8

Un sistema de producción nacional será competitivo cuando las empresas productoras puedan mantenerse positivamente en el mercado en el que se desarrollan, crecer en él y mantener como viable la posibilidad de expandirse a nuevos mercados, creando y utilizando las circunstancias para superar a quienes se desarrollen en paralelo.

El artículo 25, también señala:

Artículo 25.- Corresponde al estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que este sea integral, que fortalezca la soberanía de la nación y su régimen democrático y que, mediante el fomento del crecimiento económico y el empleo y una más justa distribución del ingreso y la riqueza, permita el pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos, grupos y clases sociales, cuya seguridad protege esta constitución. (…).9

En este orden de ideas, es prudente señalar la necesidad de un mercado competitivo.

El artículo 28 constitucional señala:

Unknown-9Artículo 28. En los estados unidos mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes. El mismo tratamiento se dará a las prohibiciones a título de protección a la industria.

En consecuencia, la ley castigara severamente, y las autoridades perseguirán con eficacia, toda concentración o acaparamiento en una o pocas manos de artículos de consumo necesario y que tenga por objeto obtener el alza de los precios; todo acuerdo, procedimiento o combinación de los productores, industriales, comerciantes o empresarios de servicios, que de cualquier manera hagan, para evitar la libre concurrencia o la competencia entre si y obligar a los consumidores a pagar precios exagerados y, en general, todo lo que constituya una ventaja exclusiva indebida a favor de una o varias personas determinadas y con perjuicio del público en general o de alguna clase social.

 

Las leyes fijaran bases para que se señalen precios máximos a los artículos, materias o productos que se consideren necesarios para la economía nacional o el consumo popular, así como para imponer modalidades a la organización de la distribución de esos artículos, materias o productos, a fin de evitar que intermediaciones innecesarias o excesivas provoquen insuficiencia en el abasto, asi como el alza de precios. La ley protegerá a los consumidores y propiciara su organización para el mejor cuidado de sus intereses.10

Un mercado perfectamente competitivo, será aquel en el que existan suficientes vendedores, de tal suerte que sus decisiones individuales no serán trascendentes sobre la determinación del precio de mercado.

Cuando la cantidad de quienes desean vender supera la de aquellos que quieren comprar, habrá de menguar el precio del mercado, de tal manera que los consumidores demandarán más y los vendedores ofertarán menos, disminuyendo paulatinamente la disparidad entre ambos valores, hasta lograr llegar a rangos de igualdad.11

El principal objetivo de medir la competitividad de un país es para conocer el nivel de desarrollo que este ha alcanzado frente a otros, así como los factores que lo aceleran, lo desaceleran o lo frenan, y en consecuencia tomar las decisiones que se consideren necesarias.

El reto para México es grande y para lograrlo es menester que provenga del más alto nivel político, que se desarrolle mediante una política pública que considere la pluralidad y complejidad que su desarrollo implica.

Una política pública de competitividad tiene que desarrollarse con ejes transversales entre las disciplinas que lo conforman, así como de sus áreas públicas y privadas.

Para lograrlo el gobierno tiene que iniciar por otorgar plena certeza al entorno empresarial, la mejor manera es mediante el fortalecimiento de las instituciones gubernamentales, que garanticen equidad y sana competencia.

Tomando en consideración las diferencias entre la pequeña, mediana y la gran empresa, proyectando, hacía el desarrollo de las mismas, los mecanismos que más les beneficien de forma coordinada y metódica.

Además de generar una estrategia que pueda diversificarse conforme a la región geográfica en la que se desarrollará, creando proyectos coordinados con los Estados de la República, principalmente con la creación de diferentes clusters del más alto nivel en competencia, el aumento de la infraestructura que permita su desarrollo y con un movimiento firme hacia una economía del conocimiento que se desarrolle con tecnología de clase mundial.

Unknown-7Una política pública desarrollada de esta forma garantizará el crecimiento de la economía nacional, así como un uso más eficiente de los tratados comerciales que nuestro país ha suscrito.

Lo anterior en correspondencia por lo señalado en el artículo 25 constitucional, cuando afirma:

Artículo 25.- (…) Asimismo podrá participar por si o con los sectores social y privado, de acuerdo con la ley, para impulsar y organizar las áreas prioritarias del desarrollo.

Bajo criterios de equidad social y productividad se apoyará e impulsará a las empresas de los sectores social y privado de la economía, sujetándolos a las

5

modalidades que dicte el interés público y al uso, en beneficio general, de los recursos productivos, cuidando su conservación y el medio ambiente. (…).12

Un ejemplo de algunos sectores que pueden ser beneficiados con las prácticas anteriormente planteadas, y que a la vez generarían un gran crecimiento económico, son aquellos que el Estado considera como estratégicos.

Artículo 27.- (…) Corresponde a la Nación el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas; de todos los minerales o sustancias que en vetas, mantos, masas o yacimientos, constituyan depósitos cuya naturaleza sea distinta de los componentes de los terrenos, tales como los minerales de los que se extraigan metales y metaloides utilizados en la industria; los yacimientos de piedras preciosas, de sal de gema y las salinas formadas directamente por las aguas marinas; los productos derivados de la descomposición de las rocas, cuando su explotación necesite trabajos subterráneos; los yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de ser utilizadas como fertilizantes; los combustibles minerales solidos; el petróleo y todos los carburos de hidrogeno sólidos, líquidos o gaseosos; y el espacio situado sobre el territorio nacional, en la extensión y términos que fije el derecho internacional. (…).

Con respecto de lo anterior, uno de los más trascendentes recursos naturales para nuestro país, por ser de gran demanda internacional, y en consecuencia, una de las más importantes fuentes de divisas, es el petróleo.

En torno a ello, se realizaron en 2009 y 2013 reformas de gran importancia. En la reforma de 2009, las aportaciones son:

1. Definicióndeyacimientosfronterizos.
2. Exclusividad de PEMEX para exploración y explotación.
3. Prohibicióndelacesióndelapropiedad.
4. Ampliación de las facultades del consejo de administración.13

En relación con la reforma de 2013, es importante señalar las siguientes aportaciones.

  1. Celebración de contratos de utilidad compartida para exploración y explotación.
  2. Otorgamiento de permisos para refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento.
  3. Reestructuración de PEMEX y sus subsidiarias en dos divisiones: exploración y producción y transformación industrial.
  4. Mejoramiento de las condiciones de transparencia y rendición de cuentas en PEMEX.
  5. Fomento a las empresas de proveedores nacionales del sector de hidrocarburos.14

 

Bibliografía.

  1. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 176a ed., Editorial Porrúa, México, 2015.
  2. COOTER, Robert y Thomas Ulen. Derecho y Economía. 3a ed. en español, Fondo de Cultura Económica, México, 2016.
  3. GOYTORTÚA CHAMBON, Francisco Jesús. Derecho Internacional Público. Limusa, México 2013.
  4. MÁRQUEZ RÁBAGO, Sergio. Derecho Constitucional en México. UNAM, México, 2015.
  5. MORA BELTRÁN, Jorge Armando. La Reforma Energética, Oportunidades para Empresarios y Consultores. Thomson Reuters, México, 2015.
  6. MORA BELTRÁN, Jorge Armando. Ley de Petróleos Mexicanos. Supra, S. C., México, 2012.
  7. OROPEZA GARCÍA, Arturo, Coord. TLCAN 20 años, ¿Celebración, Desencanto o Replanteamiento? UNAM/IIJ, México, 2014.
  8. STIGLITZ, Joseph. La Gran Brecha. Editorial Taurus, México, 2015.

1 SALINAS DE GORTARI, Carlos. México: Un Paso Difícil a la Modernidad. Plaza & Janés, España, 2000.

2 GUTIÉRREZ BAYLÓN, Juan de Dios. Derecho de los Tratados. Editorial Porrúa, México, 2010, p. 27.
3 GOYTORTÚA CHAMBON, Francisco Jesús. Derecho Internacional Público. Limusa, México, 2013, p. 128.

4 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 176a ed., Editorial Porrúa, México, 2015, p. 45.

5 PARRA RODRÍGUEZ, Carmen. El Nuevo Derecho Internacional de los Contratos. J. M. Bosch Editores, Barcelona, 2001, pp. 41-47.
6 OROPEZA GARCÍA, Arturo, Coord. TLCAN 20 años, ¿Celebración, Desencanto o Replanteamiento? UNAM/IIJ, México, 2014, p. 359.

7 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Op. Cit., p. 46.

8 STIGLITZ, Joseph. La Gran Brecha. Editorial Taurus, México, 2015, p. 306.

9 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Op. Cit., p. 45.

10 Ibídem. p. 60.
11 COOTER, Robert y Thomas Ulen. Derecho y Economía. 3a ed. en español, Fondo de Cultura Económica, México, 2016, p. 30.

12 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Op. Cit., p. 44.
13 Ley de Petróleos Mexicanos. Jorge Armando Mora Beltrán. Supra, S. C., México, 2012.

 

14 MORA BELTRÁN, Jorge Armando. La Reforma Energética, Oportunidades para Empresarios y Consultores. Thomson Reuters, México, 2015, p. 85.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s