ALIENACIÓN PARENTAL

Por Nayeli Sarai Lorenzo González.

Unknown-4La ONU define al maltrato infantil como todas las formas de violencia, perjuicio o abuso físico o mental mientras que el niño se encuentre bajo la custodia de sus padres.

El Síndrome de Alienación Parental en una teoría propuesta por Richard Gardnes en 1985. Es una conducta llevada a cabo por el padre o la madre que conserva bajo su cuidado al hijo o hija y realiza actos de manipulación hacia este con la finalidad de que el menor de edad odie, tema o rechace injustificadamente al progenitor que no tiene su custodia legal.

Este síndrome puede ejercerse por uno o ambos progenitores y no es exclusivo de ellos, ya que se puede realizar por otros parientes que tengan algún tipo de autoridad con el menor, desde abuelos hasta hermanos. Sin embargo en este trabajo me enfocaré en la alienación ejercida por los progenitores.

Esta conducta se presenta en la mayoría de los casos como consecuencia de un divorcio o separación conyugal; es importante tener en cuenta que las principales causas de divorcio son la infidelidad, la violencia familiar y los problemas económicos. También es importante precisar dos puntos; el primero, hay casos en los que los propios hijos se alienan o toman partido por el progenitor que (consideran) no es responsable de los actos de la separación y, segundo, cuando previamente existió algún tipo de violencia por parte del progenitor que no tiene la custodia; ya que en estos casos no aplica la alienación parental, en el primer caso porque no hubo manipulación por alguno de los progenitores, es decir fue una decisión independiente del menor y, en el segundo caso porque es natural que exista algún tipo de rechazo hacia el progenitor violento.

La afectación de esta conducta se extiende desde el menor, el progenitor alienado, hasta los familiares de este último.

Este síndrome es llevado a cabo por el progenitor que guarda algún sentimiento negativo hacia el padre o la madre de sus hijos y desea que éstos tengan el mismo sentimiento hacia el primero. Los hijos son tomados como instrumento para dañar al progenitor alienado. Las conductas son en general las mismas; el chantaje para propiciar la pérdida de aprecio hacia el otro progenitor, por ejemplo haciéndole creer que el otro progenitor los abandonó porque ya no los quiere, y cosas de ese estilo; hacer lo posible para que las visitas establecidas por el juez no se cumplan, diciéndole al menor que es aburrido ir, que no es su obligación, etcétera.

Lo anterior se puede ver reflejado en diversas conductas del menor, por ejemplo la manifestación de odio y desprecio al progenitor alienado, el menor está seguro de sí mismo y de sus sentimientos hacia el progenitor objeto de la alienación, el menor afirma que la decisión de rechazar al progenitor que no tiene su custodia es propia, que nadie lo ha influenciado; así como demostrar desprecio sin culpa por los sentimientos del progenitor alienado.

Las consecuencias que provoca esta conducta hacia los menores son diversas. Evidentemente provoca el distanciamiento físico y emocional con el progenitor alienado (también con los demás familiares de éste, como ya se había mencionado), logrando que haya una pérdida de tiempo valioso para afianzar las relaciones sanas con los progenitores. Pero también provoca que el niño confunda la realidad respecto a la relación con el padre o la madre alienada; así como dañar su desarrollo normal. Quienes sufren alienación parental pueden presentar: depresión crónica, problemas para relacionarse en ambientes psicológicos y sociales, trastornos de identidad e imagen, desesperación, sentimientos de culpa, sentimientos de aislamiento, comportamiento hostil, falta de organización.

Unknown-5Como se puede apreciar, las consecuencias son graves, ya que viola el interés superior del menor; además la obligación de los padres es, favorecer la sana convivencia y comunicación familiar, y en este caso se incumple de manera constante y lo que menos importa es el daño que se le pueda provocar al menor. Hay progenitores que piensan que por pertenecer a una generación previa están legitimados a ejercer autoridad sobre sus descendientes, a esto se le conoce como principio de autoridad; sin embargo los padres no pueden ejercer autoridad respecto de sus hijos de manera que violen alguno de sus derechos, en general ninguna persona tiene derecho a impedir de forma injustificada la convivencia paterna o materna infantil.

En el caso de México, la alienación parental está considerada de alguna manera (tomada como protección a la convivencia paterno-materno filial): en 25 Estados se protege tácitamente, en 2 Estados se protege de manera expresa y, en los 5 Estados restantes no hacen referencia a ella.

A pesar de los cambios y reformas, en nuestro sistema actual se le sigue dando preferencia a la mujer en cuanto a la guarda y custodia de los hijos en caso de divorcio o separación (tratándose de concubinato), esto es por la protección que se le da a la mujer frente al hombre, y también por una cuestión de tradición, ya que se tiene la idea de que las madres son más cercanas y protectoras, que los padres, con los hijos; esto último se da por estereotipos aún existentes, por ejemplo gran parte de la población considera que los hombres no saben expresar sus emociones, también se piensa que los hombres son racionales y las mujeres emocionales, son estereotipos de género, asociados a la masculinidad. Sin embargo en los casos de separación se debe ser más crítico para decidir quién tendrá la guarda y custodia de los hijos, en este orden de ideas una de las cosas que se debería tomar en cuenta para la resolución es la opinión de los hijos sobre su preferencia para vivir con uno de sus progenitores y las razones que tienen para tomar esa decisión.

imagesDe acuerdo con la genralidad de quienes ejercen la guarda y custodia de los hijos, en casos de divorcio, son las madres y, por ende, las alienadoras, es importante señalar las consecuencias en los menores de crecer separados de su padre; estos menores que han crecido sin su padre son más propensos, en comparacion son quienes conservan una relación constante y sana con su padre, a: cometer suicidio, irse de su cada, tener desórdenes de conducta, cometer actos de precocidad y abuso sexual, abandonar sus estudios, abusar de sustancias químicas y drogas, entre otras.

Es importante que los jueces sean críticos y objetivos al dictar las sentencias de divorcio y con base en pruebas, decidir la mejor opción para los menores que se encuentren inmersos en esa situación, hacer a un lado las prioridades de los progenitores por razón de sexo y poner en primer plano los intereses de los menores afectados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s