Equidad de Género en México

 Por Magda Karina Morales Bucio                                                                                                      

Introducción.

Unknown-4.jpegEn el presente ensayo se abordará todo lo relacionado con la equidad de género, defendiendo las teorías que han surgido a partir de este tema, mencionando de cada una los pros y los contras.

Para comenzar, es pertinente precisar una definición tanto del vocablo equidad como de género.

Equidad: “En donde el género (sea hombre o mujer) no tiene mucho que ver, ya que tanto el hombre y la mujer son capaces de hacer las mismas tareas ya que los dos tienen el mismo nivel de inteligencia y en una sociedad de equidad no hay nada plasmado que diga que la mujer está destinada a hacer ciertas tareas o que el hombre tiene la capacidad de hacer también ciertas tareas, en la sociedad con equidad no importa sexo, raza o religión para llevar a cabo algún deseo.

Género: se define como “un conjunto de ideas, creencias y atribuciones sociales, construidas en cada cultura y momento histórico, tomando como base la diferencia sexual; a partir de ello se elaboran los conceptos de “masculinidad” y “feminidad” que determinan el comportamiento, las funciones, las oportunidades, la valoración y las relaciones entre hombres y mujeres”.

Con los conceptos anteriores podemos determinar que la equidad de género es; la capacidad de ser equitativo, justo y correcto en el trato de mujeres y hombres según sus necesidades respectivas. De esta manera, la equidad de género se refiere a la justicia necesaria para  ofrecer el acceso y el control de recursos a mujeres y hombres por parte del gobierno, de las instituciones educativas y de la sociedad en su conjunto.

 

Desarrollo.

Hoy en día la desigualdad es una problemática que los gobiernos y organizaciones tratan de eliminar,   cada día surgen nuevos sectores donde la desigualdad de género, de etnia y de clase social, obstaculiza el crecimiento económico y el desarrollo social y humano.

Comúnmente se le conoce equidad de género a la defensa de la igualdad del hombre y la mujer en el control y el uso de los bienes y servicios de la sociedad, aboliendo la discriminación entre ambos géneros. Además de buscar la  alineación de las oportunidades existentes para poderlas repartir de manera justa entre ambos sexos. El hombre y la mujer deben contar con las mismas oportunidades para poder  desarrollarse.

Unknown-3.jpegLa equidad de género se refiere a que independientemente de las diferencias biológicas del hombre y la mujer, tienen el derecho de acceder a cualquier beneficio de la sociedad, así mismo de poder tomar decisiones en conjunto social, también es  una aprobación entre el hombre y la mujer no importando sus diferencias, la equidad busca el balanceo en el que ninguno de ambos sexos sea beneficiado de manera injusta. Representa el respeto a nuestros derechos como seres humanos y la tolerancia de nuestras diferencias como mujeres y hombres, representa la igualdad de oportunidades en todos los sectores importantes y en cualquier ámbito, sea este social, cultural o político. Es en este último caso donde es necesario que la mujer haga valer su lugar, sus capacidades y sus conocimientos, su voto, su voz.

De esta manera podemos señalar que la equidad de género consiste en estandarizar las oportunidades existentes para repartirlas de manera justa entre ambos sexos. Los hombres y las mujeres deben contar con las mismas oportunidades de desarrollo. El Estado, por lo tanto, tiene que garantizar que los recursos sean asignados de manera simétrica.

A lo largo de la historia, el movimiento feminista ha conseguido grandes logros. En la mayoría de los países, la mujer puede votar y ocupar cargos públicos. En muchos estados, ha conseguido nuevos derechos y un mayor acceso a la educación y al mercado laboral.

Puede establecerse que una de las principales formas de lograr la equidad de género es el “empoderamiento de la mujer”. Pues como se mencionó previamente, en la actualidad, la mayoría de las posiciones laborales que implican tomar decisiones de asignaciones de recursos, como gerentes y mandos medios de empresas y puestos políticos, están ocupados por hombres, lo que implica a priori que las decisiones se acercarán a la visión de los hombres y puede que no tengan en cuenta las necesidades y preferencias de las mujeres. El hecho de que la mayoría de las posiciones de poder estén ocupadas por hombres, constituye una gran barrera para la equidad de género, debido a que tiende a perpetuar las inequidades. Es por esto que las organizaciones sociales, como la Unesco, Unicef, Naciones Unidas, etc., tienen muy en cuenta al “empoderamiento de la mujer”, esto es, al acceso de las mujeres a posiciones de decisión, como una herramienta importante para disminuir la brecha entre hombres y mujeres.

Unknown-6.jpegEn la actualidad la capacidad de actuar de las mujeres es cada vez más evidente e impresionante: en los movimientos de mujeres de todo el mundo, en las organizaciones de la sociedad civil, en
el ámbito del Estado y la sociedad política, y en el sistema internacional de asistencia para el desarrollo.

Los procesos de democratización, a los cuales contribuyeron los movimientos de
mujeres, han alterado los términos bajo los cuales los grupos de mujeres emprenden la actividad política.

A pesar de haber sufrido algunos cambios iniciales y la pérdida consecuente de
ímpetu, se han adaptado y revisado las estrategias para ayudar a las mujeres a conseguir poder político bajo las normas del juego democrático.

Conclusión.

La equidad de género se puede considerar como una
base fundamental para la sociedad logrando la igualdad entre hombres y mujeres, respetando sus derechos y oportunidades que puedan tener favoreciendo una
convivencia sana y libre de prejuicios para el entorno de cada persona.

No es bueno plantear el tema como una lucha ya que podría perderse el objetivo de este tema tan importante. Más bien se trata de conseguir entendimiento entre los dos géneros para combatir la inequidad del país y poco a poco erradicar la rivalidad que puede haber entre hombres y mujeres en el país.

Hoy en día hablar de género resulta de fundamental importancia por su impacto en el desarrollo de hombres y mujeres, en la construcción de sociedades más justas y respetuosas de la dignidad humana.

La historia nos ha dado múltiples muestras de discriminación, especialmente sobre las mujeres, cuyo origen se encuentra en esteriotipos sexuales y culturales. Estos han repercutido de manera determinante en la falta de oportunidades para el desarrollo de las mujeres, así como para mantenerlas expuestas y sujetas a la violencia emocional, económica, sexual y física. Reconocer la igualdad en derechos implica dos condiciones: la igualdad de oportunidades y la creación de condiciones para que  esas oportunidades puedan aprovecharse por igual.

Unknown-5La igualdad de oportunidades de hombres y mujeres no siempre se cumple en la realidad cotidiana; el principio de igualdad entra en contradicción con las creencias sobre lo que debe ser un varón o una mujer, con prácticas muy concretas de exclusión hacia unos y otras, con formas de ejercer el poder, con usos y costumbres de cada cultura. Todo ello afecta de manera directa, y con frecuencia desequilibrada, el ejercicio de derechos y la satisfacción de necesidades, especialmente de las mujeres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s