Origen de la Política de Competencia Económica

Por Jorge Luis Díaz Marín 

images-2Un tema poco conocido en México es precisamente el Derecho de la Competencia Económica. Esta rama que ha sido tan bien abordada en los países anglosajones y de los cuales hemos imitado el modelo, pero con todo ello parece que el proceso de integración en la mente de las personas requiere de un arduo trabajo del organismo público-gubernamental encargado de la misma[1], las instituciones educativas, la prensa y también de un tiempo considerable para adoptar una visión por más liberal en el campo de los mercados, cuestión que en México ha lucido por su ausencia y que se tiene todavía una retención a aceptar los beneficios de un mercado competitivo y abierto.

El presente ensayo pretende dar una explicación genérica del proceso de generación de leyes en materia de competencia económica en los Estados Unidos, dado que fue precisamente en este país donde surge dicha política y el cual hemos tomado como modelo para elaborar las propias leyes mexicanas en la misma materia.

Historia de la competencia económica

La historia de la competencia económica remonta sus orígenes en Estados Unidos a finales del siglo XIX principalmente como una forma de combate a la creación de las sociedades fiduciarias de empresas, o trust que “fue originalmente un dispositivo mediante el cual varias empresas dedicadas a la misma línea general de negocios podían unirse para beneficio mutuo, con la idea de eliminar la competencia destructiva, controlar la producción de su mercancía y regular y mantener su precio, pero al mismo tiempo conservando su existencia individual independiente, y sin ningún tipo de consolidación o fusión.”[2]

La Ley Sherman (Sherman Act)

En dicho período se empezaron a notar avances en los EU en temas como el transporte y las comunicaciones, extendiéndose por todo el territorio las líneas de ferrocarriles y de telégrafos, y los servicios telefónicos. También, se dio una gran ola de fusiones debido a la liberalización de las leyes de carácter estatal de constitución de empresas, lo que hizo que las mismas se volvieran más grandes, aunado al hecho de innovaciones tecnológicas, nuevos métodos gerenciales y mercados de capitales más avanzados.

Esta situación dio pauta a una intensa competencia por el mercado entre las distintas empresas, los factores eran adecuados para generar este escenario y, precisamente, terminó por gestarse, teniendo el consumidor precios bajos debido al abaratamiento de costes que sufrieron las empresas por las innovaciones tecnológicas, así como en los costes de transporte por las líneas de ferrocarriles, mismas que provocaron que los productos de empresas de otros estados pudieran llegar prácticamente a cualquier parte del país por encontrarse al fin conectados entre sí de esta forma.

Ello generó en el mercado una inestabilidad y guerra de precios entre las empresas, ya que, efectivamente, estaban peleándose para obtener la demanda del mercado. Pero esta situación fue enfrentada por las empresas en lo denominado como trust (del cual ya hemos hecho referencia anteriormente). Las mismas a través de una serie de cárteles (o acuerdos colusorios) y trusts les permitían manejar los precios y obtener márgenes de ganancia considerablemente altos. Pero todo en detrimento de otros sectores de la economía, como el consumidor, por ejemplo, quien no estaba pagando un precio adecuado conforme con el proceso de producción de las empresas, sino un precio surgido como acuerdo de las mismas para tener utilidades altas. Pero no era el único sector afectado, también los agricultores y las pequeñas industrias se vieron afectadas al tener que dar precios bajos (por la competencia del mercado), pagar precios altos por los insumos de su producción (cuya venta era controlada por los cárteles) e incluso prácticas desleales de sus competidores más poderosos para sacarlos del mercado.

Estos sectores tendrían la suficiente fuerza política para propiciar la creación de leyes de competencia económica en diversos estados de la Unión Americana, pero el esfuerzo no sería suficiente en tanto resultaba difícil combatir acuerdos colusorios que involucraban a más de un estado, es por ello que se creó la Ley Sherman en 1890 de carácter federal.

imagesAunque al inicio la aplicación de dicha ley no era tan estricta, lo cierto es que su aplicación empezó a gestarse poco a poco, teniendo importantes precedentes que llegaron a la Suprema Corte entre los que podemos encontrar los siguientes:

  • Trans-Missouri Freight Association
  • Addyston Pipe and Steel
  • Miles v. Park & Sons
  • Standard Oil Company
  • American Tobacco Company
  • Terminal Railroad

Fueron precisamente estos precedentes quienes moldearían poco a poco la política de competencia económica, estableciendo reglas nuevas derivadas de la interpretación de la ley, como la regla per se, que establece que la fijación de un precio mediante un acuerdo es siempre ilegal y no existe ninguna justificación económica para ello.

La Ley Clayton (Clayton Act)

Los aspectos que controlaba la Ley Sherman eran la fijación de precios, el reparto del mercado entre las empresas competidoras entre sí y las prácticas de monopolización, ello derivó en una consecuencia lógica, si las empresas no podían controlar los precios mediante un acuerdo, lo único que necesitaban era fusionarse para actuar como una sola empresa y así lograban burlar la Ley Sherman.

Es por ello que surge la Ley Clayton en 1914, como un intento de abarcar el aspecto de las fusiones en la política de competencia económica. Las fusiones que cubriría serían precisamente aquellas que tuvieran un efecto dañino a la competencia económica. Pero esta ley no abarcó únicamente estos aspectos, abarcó cuestiones como la discriminación de precios y la existencia de consejeros comunes en empresas competidoras entre sí.

En el mismo año se creó la Ley de la Comisión Federal de Comercio de EEUU (Federal Trade Comission, FTC por sus siglas en inglés), entidad independiente a quien se le conferiría la regulación de las prácticas comerciales desleales y que junto con el Departamento de Justicia (DOJ) serían los responsables de hacer cumplir las leyes de competencia en los Estados Unidos.

Conclusiones

Para entender las razones de una política de competencia es muy importante conocer el fondo histórico de la misma.

No es sorprendente que encontremos en Estados Unidos la formación rígida de la misma, puesto que este país siempre nació bajo aspectos liberales en donde se defiende un proceso de economía abierta, y su liderazgo en la economía mundial era tan notorio en la época que se hizo plausible tomarlo como ejemplo para la formación de las leyes propias de cada país.

Como se puede observar las leyes en materia de competencia económica se han ido formando conforme el comportamiento del mercado, así tenemos que, dadas las condiciones del mismo, en Estados Unidos se hizo necesario la formación de diversas leyes para poder manejar el tema e ir haciendo modificaciones durante el transcurso del tiempo.

images-1La materia es tan compleja como basta, es por ello que se crearon organismos independientes y focalizados en la materia en específico para poder atenderla, es precisamente en este rubro donde los conocimientos de derecho y economía son fundamentales para su adecuado manejo.

 

Fuente:

Motta, Massimo, Competition policy: Theory and practice, s/e, s/l, 2003.

[1] En el caso mexicano, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

[2] Motta, Massimo, Competition policy: Theory and practice, s/e, s/l, 2003, p.2.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s