Trata de mujeres con fines reproductivos- vacío legal

Por Samantha Rivera Flores 

images-7México se ha convertido silenciosamente en un país donde el “turismo de fertilidad” ha adquirido una cierta presencia dentro del universo del turismo médico. La amplia infraestructura turística preparada para recibir a los visitantes angloparlantes en los destinos turísticos y económicos más importantes para el país, ha contribuido a que esta situación aumente de manera alarmante. Sin embargo, el elemento más importante tiene que ver con la estricta normatividad acerca del tema que impera en Estados Unidos de América y con el vacío legal que persiste en México.

   En 2008 en el Senado se presentó la iniciativa de una Ley General de Reproducción Asistida, era una iniciativa bastante conservadora, así como también abiertamente discriminadora con los nuevos tipos de familia homoparental, ya que los sujetos eran únicamente “hombres y mujeres unidos en matrimonio o concubinato, que presentasen problemas de infertilidad”

   En la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados diversas propuestas han sido detenidas. En 2010 se presentó la iniciativa para crear la Ley Federal de Subrogación Gestacional, iniciativa que fue ignorada. Incluso hay una iniciativa de Nueva Alianza de 2011 que propone dar a la Secretaría de Salud facultades para ejercer el control sanitario de las técnicas de reproducción asistida. El proyecto fue desechado.

   La ausencia de un marco legal y de políticas públicas en torno a las técnicas de reproducción asistida es una deuda con las mujeres, con las parejas que sufren infertilidad y en general con las personas que pueden beneficiarse del avance de la ciencia en esta área, para acceder a las técnicas de reproducción asistida.

   Cada vez es más común esta “necesidad” que se presenta frente a la imposibilidad de conseguir el embarazo, ya sea por infertilidad, o bien porque ninguno de los miembros de pareja posee un útero, y es la de de procrear descendencia genéticamente vinculada al menos a un miembro de la pareja, por lo que muchas de las parejas, la mayoría de ellas extranjeras, buscan un útero subrogado, y este lo proporcionan mujeres que también tienen una necesidad, la de sobrevivir económicamente, que es la que mueve a muchas mujeres a rentarse como incubadoras, se trata de un fenómeno que hoy constituye un mercado de arrendamiento donde el servicio y la mercancía corre a costa de mujeres.

   Como todos los mercados, el de la subrogación corresponde a una oferta y demanda. Ya esta situación resulta problemática porque supone con frecuencia situaciones que se relacionan con la manutención de la madre sustituta, su atención médica e incluso con su vivienda. El problema se complejiza aún más cuando estas transacciones entre particulares (progenitores biológicos y madre gestante sustituta) son intermediadas por empresas, que inyectando cierta cantidad de capital en infraestructura clínica y médicos expertos en la materia, trasladan los costos al cliente. Y entonces las mujeres en quedan en una posición donde son subcontratadas, sin más posibilidad que permitir que la extracción de renta de su propio cuerpo quede en manos ajenas.

   De acuerdo con el sitio de internet de newlifemexico.net, agencia extranjera dedicada a la donación de óvulos, selección de sexo y subrogación, decide opera en México debido a que es un refugio para las personas con una orientación sexual diferente de cualquier images-4origen étnico. “Sus reglas de subrogación son relajadas, menos problemas legales para las parejas LGBT y los padres solteros y la disponibilidad de soluciones de infertilidad superiores en mucho menor costo han estado atrayendo a las parejas que tengan la intención de distintos rincones del mundo para cumplir el sueño de tener un hijo propio. México es uno de los pocos lugares donde se considera subrogación gestacional legal.” Sin embargo, no es que existan leyes flexibles, sino que no existen tales… “Lo que no está prohibido, está permitido”.

   El proceso de elección para estas madres gestantes sustitutas es muy sencillo, se requiere, un modo de vida sano, no consumo de drogas y alcohol, no haber contraído alguna enfermedad de transmisión sexual, y tener entre 18 y 35 años. Una vez que ha sido elegida por los potenciales padres, se le someterá a tratamiento hormonal y posteriormente se realizara la fecundación in vitro dando seguimiento al embarazo. Los padres potenciales son responsables de todos los gastos que resulten en el proceso de madre gestante sustituta; dichos gastos incluyen apoyo económico, gastos médicos, gastos legales, y viáticos, de igual manera se le pagará una cantidad mensual para cuidados y alimentos. El apoyo económico que ofrece los padres potenciales a través de New Life México, no debe rebasar los $13, 000 USD. Después del parto se le otorgara a la madre gestante $9, 400 USD por concepto de apoyo económico. El costo de los servicios prestados por la agencia es de $4,500 USD, cantidad que cobran solo por poner a disposición de los padres potenciales una madre gestante sustituta, ya que todos los servicios médicos son pagados de manera independiente por los padres.

   Otra empresa dedicada a esto es Care Surrogacy Center México, quienes afirman en su sitio web[1] que los programas de alquiler de vientres en los EE.UU. y Canadá pueden costar desde $ 100.000 USD hasta $150.000 USD y el hecho de realizar estas prácticas en México, le ahorra al cliente hasta un 70% del costo total. De la misma manera lo exponen los representantes de Sensible Surrogacy[2] en México, quienes afirman que por una fracción del precio que se maneja en EE.UU. se puede obtener el mismo servicio en territorio mexicano.

  images-3   En el año 2015, la Cámara de Diputados emitió un boletín[3] en el cual se dan a conocer algunos datos que demuestran claramente que el vacío legal en nuestro país lleva consigo sus propias víctimas.

  • Cada año, 800 familias españolas contratan vientres en el mundo, la mayoría de mexicanas.
  • Mujeres reciben pago inicial de 35 mil pesos y depósitos mensuales para revisiones
  • En México, tres casos terminaron en conflicto judicial y en uno más la mujer fue abandonada en un hospital por incremento de costos.
  • Existen cuatro casos recientes registrados por el Instituto Nacional de Perinatología, tres de los cuales terminaron en conflicto judicial; en el otro, la mujer fue abandonada en un hospital porque los gastos de atención se elevaron y la pareja demandante no estuvo dispuesta a asumir el gasto.

   A la luz de estos datos, la subrogación de úteros se revela como otra faceta de la trata de personas que podría denominarse como trata con fines reproductivos. La cadena que se forma entre la oferta y la demanda, la ambición de empresas extranjeras que mercantilizan en cuerpo femenino aprovechándose de la necesidad económica de las mujeres y del marco jurídico pobre, crea un mercado sumamente rentable.

   Es imperante que este tema sea discutido en el marco de los derechos humanos y a la luz de la bioética, de igual manera urge una regulación adecuada. Nuestro país únicamente contempla la figura de la maternidad subrogada en el Estado de Tabasco, y es una regulación demasiado débil que lo único que logró es dejar a las mujeres a merced de la voracidad del mercado de la subrogación uterina; en cambio una legislación demasiado rígida, podría dar lugar a un mercado negro justo como ocurre en la trata con fines sexuales.

  [1] http://www.surrogacymexico.com/cost

[2] http://www.sensiblesurrogacy.com/surrogacy-in-mexico/

[3] Boletín no. 5272/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s