LA REFORMA CONSTITUCIONAL EN MATERIA DE JUSTICIA LABORAL Y LA DESAPARICIÓN DE LAS JUNTAS DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE

 

Por Dennis Stefania García Sánchez

    images-9        El pasado 28 de abril de 2016 el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, envío al Congreso de la Unión un paquete de iniciativas en materia laboral especialmente, donde el principal objetivo es el de desaparecer las Juntas Federales y Locales de Conciliación y Arbitraje para que la los asuntos en esta materia se resuelvan por Tribunales y Juzgados laborales del Poder Judicial de la Federación autónomos e imparciales. Sin embargo, ¿en qué medida estas reformas benefician al trabajador? ¿Estaríamos hablando realmente de justicia laboral, cuando a la entrada en vigor de estas reformas miles de empleados de las Juntas se quedarán sin trabajo?

            En esta tesitura, “el Pleno del Senado de la República aprobó con 98 votos este proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan los artículos 107 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”[1], únicamente en materia de justicia laboral, sustituyendo las Juntas de Conciliación y Arbitraje por Tribunales y Juzgados dependientes del Poder Judicial de la Federación de las Entidades Federativas en el ámbito local y Federal.

            Asimismo crea un Organismo Federal descentralizado de Conciliación, dejándole la facultad del Registro de las organizaciones Sindicatos y los Contratos Colectivos de Trabajo tanto en el ámbito Federal como en el Local.

            Con este Organismo, lo que se pretende es que se agote la etapa conciliatoria, pues si bien es cierto que anteriormente se contemplaba dicha etapa, era únicamente como formalidad y no como requisito, pues las partes manifestaban que no llegaban a un acuerdo y se entraba a la etapa de demanda y excepciones. Con la creación de esta figura, se tendrá que buscar un arreglo para poder interponer la demanda. Sin embargo, no veo la diferencia entre una y otra, pues lo cierto es que si no se llegaba a un acuerdo era porque el patrón no satisfacía las prestaciones que solicitaba el trabajador, en este tenor, si de igual forma el patrón no llega a un acuerdo con su trabajador éste tendrá la facultad de demandarlo y de esta forma, abrir la etapa de demanda, por lo que no entiendo en qué forma se diferencia del sistema anterior.

            Esta reforma, también planteaba modificar el derecho a huelga, y que afortunadamente no pasó, pues en cualquier supuesto, habrían transgredido un derecho fundamental para los trabajadores.

            También se garantizará el voto personal, libre y secreto de los trabajadores para la elección de sus dirigentes, la resolución de conflictos entre sindicatos y la solicitud de la celebración de un contrato colectivo de trabajo[2].

            De esta forma se destaca que si será una reforma substancial, pues en muchos aspectos lo que se busca es proteger al trabajador, dándole celeridad al proceso, buscar la conciliación con el patrón, evitando así el juicio, así también con dicha modificación se planteó el punto de vista del empleador para contar con una norma constitucional que evite emplazamientos frívoles de falsas organizaciones sindicales.

 Unknown.jpeg           Por otro lado, se observó el punto de vista del sector obrero para impedir la práctica de los contratos de protección que vulneran los derechos de los trabajadores.

            Con base en lo anterior, es evidente que la reforma trata de “beneficiar” al sector obrero, dándole la oportunidad de evitar el juicio con la etapa de conciliación, protegiéndolo de las malas prácticas de las empresas o de los patrones en su caso; y también busca darle celeridad al proceso, esto es, que sean más rápidos y puntuales, con el argumento de que las Juntas han sido las causantes de la corrupción que se da, pues el Senador Armando Ríos Piter puntualizó que “Las áreas de conciliación y arbitraje, se han distinguido durante años por ser espacios donde el mejor postor determina quién es el que tiene la razón en un conflicto entre trabajadores y empresarios[3].

            Sin embargo, surge una interrogante respecto de los Trabajadores de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, y es ¿qué pasará con estos trabajadores que venían prestando sus servicios, algunos incluso décadas en estas Juntas? ¿Habrá lugares para ellos en los nuevos Juzgados y Tribunales laborales? Si bien es cierto, se pretende depurar este sistema, pero la naturaleza del Derecho del Trabajo o Derecho Laboral es brindarles protección a los trabajadores, pero esta reforma, considero es contradictoria a dicha naturaleza, pues por un lado protege y le garantiza los derechos de los trabajadores, y por otro lado habrá una depuración del sistema en donde millones de trabajadores se quedarán sin trabajo, cuestión que la reforma no consideró.

            Creo que pese a la buena fe que pretende esta reforma, México aún no está preparado para un cambio de esa magnitud, y es importante recordar que las Juntas se crearon con el fin de hacer el proceso más fácil para el trabajador; pero con el paso de los años este fin se fue desvirtuando hasta que las Juntas ya no funcionaron de la manera en que se planeó.

            Este cambio podría ser muy bueno para todas las partes intervinientes en un proceso laboral, pero esta reforma se realizó muy apresuradamente sin tomarse el tiempo de evaluar la situación que presentan las Juntas, en cuanto a las materias que manejan algunas, la cantidad de asuntos que llevan, etcétera.

            Remitiéndome a mi hipótesis inicial, pienso que esta reforma de alguna u otra formaimages-8 va a beneficiar a los representantes del gobierno, capital y de los patrones y especialmente al trabajador, pero por la rapidez con que se realizó y aprobó esta reforma, pienso que es propicia a fracasar, pues aún no afinan detalles en cuanto al destino de los trabajadores de las Juntas, y en el caso de que ya no llegaran a requerir de sus servicios, ¿qué pasará entonces con ellos, habrá indemnizaciones, liquidaciones o qué tipo de prestaciones se les otorgará?

[1] Figueroa Alcántara, Héctor, Senado aprueba reforma constitucional en materia laboral, periódico “El Excélsior”, Ciudad de México, publicado el 13 de octubre de 2016, sección Política, consultado en línea el 20 de octubre de 2016 en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/10/13/1122308

[2] SENADO DE LA REPÚBLICA, Aprueba Senado reformas constitucionales en materia de justicia Laboral, publicado el jueves 13 de octubre de 2016, Boletines Número 329, consultado en línea el 20 de octubre de 2016 disponible en: http://comunicacion.senado.gob.mx/index.php/informacion/boletines/31702-

[3] Aristegui Noticias, Otra reforma laboral en camino; desaparecen Juntas de Conciliación y Arbitraje, Ciudad de México, 13 de octubre de 2016, consultado en línea el 19 de octubre de 2016, disponible en: http://aristeguinoticias.com/1310/mexico/otra-reforma-laboral-en-camino-desaparecen-juntas-de-conciliacion-y-arbitraje/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s