Postura al respecto de la Adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Por Karla Alejandra Torres Gutiérrez

  1. Introducción del Problema

images.jpegEn la actualidad, como parte de la protección de los derechos de las minorías que buscan ser atendidos, la comunidad LGBTTTI ha luchado por el reconocimiento igualitario de sus derechos, frente a la sociedad que, aunque ya comienza a aperturarse y respetar de manera relevante temas como el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo cierto es que el tema en boga en diversos medios e incluso en algunos Tribunales Constitucionales alrededor del mundo es la posibilidad de que se les reconozca el derecho para realizar adopciones a parejas homo parentales.

Lo anterior ha derivado en que han surgido principalmente dos posturas antagónicas al respecto únicamente me referiré en el presente apartado a la postura que se encuentra en contra de los derechos adoptivos de la Comunidad LGBTTTI, que es la postura contraria a la adoptada en el presente trabajo.

La postura en contra de los derechos adoptivos de la Comunidad LGBTTTI sostiene:

La postura principalmente conservadora se centra en la idea de que no es viable permitir en que las parejas homosexuales la adopción de menores, derivado de que consideran que el ejemplo que los niños recibirían por parte de sus padres podría causarles un conflicto emocional que los confunda, haciendo que estos crecieran con la idea distorsionada de los roles que están asignados para los hombres y la mujeres dentro de la sociedad.

En este sentido, alegan de igual manera que la institución más importante y base de la sociedad es la familia y esta debe estar compuesta de manera tradicional, por un padre y una madre, situación que no puede acontecer de manera natural en el caso de las parejas homosexuales.

En este mismo orden de ideas, alegan que no es viable aceptar esta situación atendiendo al interés superior del menor que será puesto en adopción puesto que señalan que “el individuo a su temprana edad no está consciente sobre quiénes serán sus futuros padres, obviamente un recién nacido que tenga madre y padre tampoco sabrá quiénes son sus padres; Pero lo que está presente y en juego sobre aquel niño en su futuro es lo delicado, cuando ya sea un niño de segunda y/o tercera infancia, su relación con sus pares, familiares, extrañeza de donde está su madre, su progenitora”

Un segundo punto expresa que su hipótesis se encuentra fundamentada desde el punto de vista cristiano, la familia es el núcleo de la sociedad. La Biblia nos enseña que Dios creó al hombre y la mujer y la familia debe estar compuesta por eso

Postura Adoptada y Conclusiones

Desde mi punto de vista, resulta incongruente la postura expuesta anteriormente puesto que no es viable considerar que es correcta la posibilidad de que una parte de la sociedad restrinja de manera desproporcionada los derechos de los individuos de la comunidad LGBTTTI sin una justificación que este sentada en bases que vayan más allá de los prejuicios morales, en este sentido no se ha podido demostrar científicamente que los niños que se encuentren en familias integradas por dos papás o dos mamás, sufran una afectación de cualquier tipo que impacte en su desarrollo emocional, escolar o incluso profesional.

En este sentido, para mi resaltan los siguientes argumentos:

  1. images-1.jpegLa imposibilidad de limitar derechos de terceros sin sustento más allá de prejuicios.

Al respecto resulta ilógico a la luz de un test de proporcionalidad considerar que se puede coartar el derecho de las personas de la comunidad LGBTTTI, para adoptar y constituir una familia, puesto que no existen fundamentos sólidos o científicos que nos lleven a considerar que la prohibición total de sus derechos, constituye una medida idónea para la protección de la institución familiar como intentan argumentar las corrientes conservadoras o que se encuentran en contra de permitirles la adopción, en este sentido debemos de tomar en cuenta que el tema, elemento fundamental en el cual basan sus argumentos deriva del punto de vista supuestamente social que establece los roles sociales del hombre y la mujer dentro del núcleo familiar, sin embargo, en la sociedad contemporánea se encuentran por demás alejados de toda realidad, puesto que ya no nos encontramos en el clásico sistema establecido de roles en el cual la madre tiene que ser ama de casa de tiempo completo, dedicada única y exclusivamente a las labores del hogar y al cuidado de los hijos como solía representarse, así como ya no es viable pensar que el único sustento familiar debía de ser proporcionado por el padre.

En este sentido, en una sociedad tan diversificada por cuestiones culturales, y de igualdad como la que intentamos construir día a día, en el cual las familias actuales salen del marco prescrito por el ideal social como lo son las familias de padres solteros, las familias en las cuales los padres pueden ser cualquier familiar que no necesariamente es el padre y madre biológico, familias en las cuales los roles de género han sido superados puesto que ambos padres pueden trabajar o incluso la madre sea quien provea el sustento de la casa mientras que el padre sea quien se encargue de las labores domésticas y del cuidado de los hijos, resultaría ilógico desproteger a las familias formadas por parejas homo parentales, siendo que de recibir la misma protección y de dar las mismas oportunidades y facultades que a las personas heterosexuales en cualquiera de sus vertientes, dejando de lado los perjuicios no solo sociales sino también religiosos y de cualquier índole, partiendo desde el Respeto y Tolerancia como incluso ha sido referido por algunos líderes religiosos. Lo anterior ya ha sido tomado en consideración por nuestra Suprema Corte de Justicia y por otros tribunales alrededor del mundo. [1]

  1. Necesidad de tomar en cuenta el interés superior del Menor y la imposibilidad de que los menores sean privados de pertenecer a una familia que les proporcione un modo adecuado de vivir.

Por otro lado, no solo no resulta loable coartar los derechos de las parejas homo parentales, sino que la prohibición la adopción en estos casos también violenta los derechos de los menores que pudiesen llegar a contar con la posibilidad de tener una mejor calidad de vida que la que reciben por en los orfanatos e instituciones en las cuales tienen que estar por no contar con padres, o incluso de todos aquellos niños que andan por las calles sin familia que los cuide y eduque, perdiendo la oportunidad en muchos casos de acceder a servicios de salud, educación.

En este sentido la prohibición de la adopción por parejas de individuos del mismo sexo, podría ser considerada incluso como egoísta y más dañina del tejido social puesto, que no solo daña derechos individuales tanto de las parejas y de los niños sino que vuelve a la institución de la familia una clase de lujo de un sector de la población.

No pierdo de vista los argumentos, que nos llevan a considerar las posibles afectaciones images-3.jpegque pudiese llegar a sufrir un menor por desarrollarse en una familia que va exactamente de acuerdo con los parámetros preestablecidos por la corriente conservadora al respecto de la composición de la estructura familiar, sin embargo, considerar que la estructura familiar tradicional como pudiésemos llamarla, es infalible y exenta de causar daños psicológicos a los miembros que la integra, dista mucho de la realidad, puesto que no necesitamos indagar mucho para encontrar graves problemas de violencia, abandono, falta de cuidado a los menores, la enseñanza consiente o no de hábitos dañinos para el sano desarrollo de los menores que pueden derivar en adicciones, o incluso llegar a incentivar al menor a cometer delitos de toda clase.

En este sentido, no podemos partir desde la base de prejuicios y dichos que carecen de sustento, lo cierto es que debemos procurar que los menores gocen de las mismas posibilidades de contar con la protección y el cariño familiar, de una pareja que está buscando dárselo, partiendo de la base que para poder conseguir la adopción de un menor se someten a una serie de procedimientos por parte de las diversas instituciones del Estado, encaminadas a verificar que los candidatos cumplan con las características de idoneidad para adoptar y posteriormente dar a los menores la mejor calidad, incentivándolo en las cosas primordiales de cada niño como son el cuidado, la posibilidad de tener un hogar, alimentación, protección, educación y recreación.[2] Lo anteriormente expresado se ve reforzado con los criterios que se han adoptado por diversos Tribunales Constitucionales alrededor del mundo mismos que a continuación se mencionan brevemente:

Incluso recientemente la Suprema Corte de la Justicia de la Nación se pronunció el pasado mes de agosto, a favor de reconocer los derechos de las parejas homo parentales, siendo que reiteró que no existen argumentos jurídicos que impidan que estas parejas puedan adoptar, lo anterior derivado del estudio de constitucionalidad realizado al artículo 19 de la Ley Regulatoria de Sociedades de Convivencia para el estado de Campeche.

En este sentido la SCJN, consideró que era discriminatorio fundamentalmente porque pretendía excluir a los homosexuales de su derecho a integrar una familia a través de las sociedades de convivencia, similar al matrimonio o concubinato, y por ende se les negaba el derecho a adoptar, en este sentido también resulta violatoria la prohibición a la luz del violaba el interés superior del menor al prohibir que los menores se integraran en una familia.[3]

La Corte Constitucional Colombiana[4] derivado del estudio de constitucionalidad realizado a los artículos 64, 66 y 68 de la ley 1098 de 2006 por la cual se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia[5], de lo que concluyo que buscando la protección de los derechos del menor a tener una familia, debía de permitirse a las parejas homo parentales la adopción en este sentido aclaro que el hecho será el  que es deber del Estado verificar que los adoptantes, en este caso la pareja homosexual, cumpla con todos Unknownlos requisitos. “Por eso, como cualquier proceso de adopción debe estar siempre dirigido a garantizar el interés superior del menor y el restablecimiento de sus derechos, en todo caso será deber del Estado verificar si se cumplen los requisitos establecidos en el ordenamiento jurídico y la idoneidad de la familia adoptante, de tal forma que esta brinde la estabilidad socioeconómica y un ambiente de respeto, amor y bienestar para el niño o la niña”.

[1] Novena Época Registro: 161309 Instancia: Pleno Tesis Aislada Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo XXXIV, Agosto de 2011 Materia(s): Constitucional Tesis: P. XXIII/2011 Página: 871 FAMILIA. SU PROTECCIÓN CONSTITUCIONAL COMPRENDE A LA FORMADA POR PAREJAS DEL MISMO SEXO (HOMOPARENTALES).

[2] Novena Época Registro: 161284 Instancia: Pleno Jurisprudencia Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo XXXIV, Agosto de 2011 Materia(s): Constitucional Tesis: P./J. 13/2011 Página: 872 INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO TRATÁNDOSE DE LA ADOPCIÓN POR MATRIMONIOS ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO..

[3] ARANDA, Jesús “ Avala la Corte derecho de parejas gay a adoptar”, La Jornada, 11 de agosto de 2015 http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/08/11/parejas-gay-y-heterosexuales-pueden-adoptar-determina-la-corte-623.html

[4] JUSTICIA, “Corte Constitucional da vía libre a adopción gay en Colombia,” El Tiempo, 5 de noviembre de 2015, http://www.eltiempo.com/politica/justicia/adopcion-gay-en-colombia-fue-aprobada/16421486

[5] SentenciaC-683/15 de 4 de noviembre de 2015, Sala Plena de la Corte Constitucional de Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s