El veto presidencial

Por Eréndira Nayely Girón Escalona 

Unknown-3El presidente de los Estados Unidos Mexicanos tiene diversas facultades, que pueden provenir de tres fuentes principales que son: la Constitución, las leyes secundarias y el sistema político.[1]

En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se encuentran varias disposiciones en la que el presidente puede intervenir en el procedimiento legislativo mediante tres actos: la iniciativa de ley, la facultad del veto y la promulgación o publicación de la ley.

Pero ¿Qué es el veto? Según Carpizo es un instrumento de “defensa” y moderación de los poderes, Ejecutivo frente las decisiones tomadas por el Legislativo y así poder devolver la totalidad o en parte una iniciática de ley con la que no esté de acuerdo, haciendo notar sus respectivas observaciones a fin de que sean analizadas para replantear la iniciativa de ley.

Como principal antecedente tenemos que los romanos conocieron esta institución: señalando que en los tribunos del pueblo tenían derecho a vetar los proyectos de ley que lesionaran la independencia del Estado o la vulneración de los derechos o intereses, y que a su ejercicio se le denomino Intercessio. [2]

El veto juega un papel importante en una democracia plural pues pretende fungir como un sistema de equilibrio entre los poderes, funcionando como un contrapaso del Ejecutivo frente al Congreso.[3] El presidente tendrá la facultad de devolver al Congreso las iniciativas que al juicio del mismo no mejoren el orden legal vigente o en su caso, perjudiquen al mismo con proyectos que vulneren la constitución y sus disposiciones.

El veto en México

El veto es un instrumento históricamente conocido en el derecho constitucional mexicano, pues este medio de control constitucional se reglamentó desde la Constitución de Cádiz, hasta la actual Constitución de 1917 que regula el veto el art.72.[4]

UnknownPues primeramente en México durante el siglo XX, debemos recordar que se regía por un sistema en el que existía un partido hegemónico, donde el Presidente de la Republica no tenía la necesidad de utilizar el veto como un mecanismo de control, pues el partido dominaba la mayoría de los puestos en el congreso, por lo que no existía democracia alguna, pues el presidente era el que dirigía al propio Congreso y por tanto, no existían objeciones a las iniciativas ya que era completamente irracional el uso del veto considerando que el mismo ejecutivo era el motor de todas las iniciativas presentadas al Congreso. Más aparte hay que recordar que también gozaba con otras facultades que no se encontraban precisamente en la constitución, y que tenían gran efectividad de facto. [5]Jorge Islas señala: que el antiguo régimen tuvo su fuerza, su núcleo duro en los usos y costumbres de un sistema político, más que en los derechos, facultades, instituciones y procedimientos que le reconocía un sistema constitucional. En las que me atrevo a decir, se encontraban por encima del Congreso y de la Constitución misma.[6]

Pero “cuando el PRI pierde la presidencia y la mayoría absoluta del Congreso, la constitución material mexicana se dese desvaneció. El hiperpresidente fue sustituido por un hipopresidente.”[7]Por lo que la transición afecto severamente al sistema dejándolo ineficaz e incompleto.

El nuevo Presidente se vio en la necesidad de gobernar con los pocos incentivos de facto que dejo tal partido hegemónico, entre ellas el veto, pues si hubo una transición que cambió el rumbo hacia una verdadera democracia, pero se logró sin pensar antes en que la estructura de gobierno estuviese preparada para tal cambio, pues todo estaba encajado y acomodado para con un partido hegemónico (omnipotente).

El primer candidato que logro ganar por primera vez la presidencia sin pertenecer al PRI (partido hegemónico) fue Vicente Fox[8] en donde encontramos los primeros antecedentes reales de uso del veto después de los 70 años del PRI, lo uso más de la mitad de las veces en las que fue utilizado en un siglo priista. Pues en el 2004 fue el primer presidente en mostrar interés en vetar el Presupuesto de Egresos de la Federación, que a pesar de ser ignorado por el Congreso afirmando que no podía, Fox interpuso una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Resolvió a pesar de una votación muy justa, “el presidente de la Republica si cuenta con las facultades para hacer observaciones al Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación”[9] .

Esto muestra que después del cambio dramático se necesitó adecuados mecanismos e incentivos constitucionales que lograran hacer funcionar a la maquinaria de gobierno de manera eficaz.[10]

Unknown-2Aun en la actualidad existe gran ineficiencia del veto mexicano, pues actualmente se cuenta con un veto total, pues en el 2011 se retiró el veto de bolsillo, por lo que, hemos de reiterar ninguno de los dos vetos genera buenos incentivos que le permitan al presidente tener una relación de cooperación con el poder legislativo. También vemos que el veto total entorpece las funciones del legislativo pues al ser devuelta en su totalidad la propuesta es necesario revisarla y a pesar de las observaciones del ejecutivo en el proyecto, este se detiene de manera indefinida hasta que se cambie lo propuesto por el presidente en la iniciativa, o bien se supere el veto.[11]

Es necesario incentivar nuevos mecanismos que creen confianza, como lo es el veto parcial. Principalmente hay que dejar en claro que el veto parcial tiene una gran diferencia con el veto total, pues el hecho de que un presidente con un veto total pueda hacer observaciones o no es irrelevante, puesto que el veto parcial no consta de tal facultad sino más bien se refiere a la capacidad de un presidente para aprobar y publicar, convirtiéndose en ley, ciertas partes de la iniciativa con las que esté de acuerdo y las que no sean devueltas y revisadas de nuevo. Por esto no debe confundirse, pues sirve para evitar así excesos del Congreso y sin que se afecte toda la iniciativa, a fin de evitar que se retrase o dificulte la creación de nuevas propuestas.[12]

Nuestro texto constitucional trajo para Jorge Carpizo una confusión que lo llevo a enunciar que el presidente mexicano poseía tanto veto parcial como total sobre todo cuando señala: en consecuencia de lo prescrito en el inciso C del art. 72 “el proyecto de ley o decreto desechado en todo o en parte por el Ejecutivo…”[13], esto lo llevo a su confusión ya que no se percató de la gran diferencia entre el voto parcial y el total.

Dada la nueva pluralidad política del Congreso mexicano, el veto total de que dispone el presidente constriñe la capacidad de realizar reformas graduales, ya que la lógica es un “todo o nada”, o se avanza mucho o no se avanza.[14] Por lo que se dificulta el proceso legislativo y por tanto se recomienda el uso del veto parcial pues ayudaría a tener una mayor eficacia y prontitud en el proceso, pues en el Congreso solo se discuten las observaciones en los puntos devueltos y no toda la iniciativa.

 

Biografía

  • Islas López, Jorge, “Reforma al sistema presidencial mexicano”, Plataforma, Fundación Colosio, México, Edición especial, núm. 5, Agosto 2012.
  • Rabasa, Emilio, La Constitución y la dictadura, Porrúa, México, 1956.
  • Sartori, Giovanni, Ingeniería Constitucional Comparada, 3º ed., Roberto Reyes Mazzoni (trad.), México, FCE, 2003.
  • Tena, Ramírez Felipe, Derecho Constitucional Mexicano, 40º Edición, Editorial Porrúa, México, 2013.
  • Vázquez, Gabriela, Propuesta de reforma constitucional: el veto parcial, tesina, Facultad de Derecho, UNAM, 2015.
  • Carpizo, Jorge, Mc,GreGor, El veto presidencial, México, IIJ UNAM. http://boblio.juridicas.unam.mx/libros/1/346/35.pdf
  • Ministro Guillermo l. Ortiz Mayagoita, controversia constitucional 109/2004, México, Poder Ejecutivo Federal. https://www.scjn.god.mx/trasparencia/Documents/inf%20Jur/2007/06_109_01.pdf
  • Ugalde, Luis Carlos, Relaciones Ejecutivo-Legislativo en México: el caso del veto presidencial, México, IIJ UNAM, http://boblio.juridicas.unam.mx/libros/1/346/35.pdf

[1] Carpizo, Jorge, Mc,GreGor, El veto presidencial, México, IIJ UNAM, P.93, http://boblio.juridicas.unam.mx/libros/1/346/35.pdf

[2] Carpizo, Jorge, Mc,GreGor, El veto presidencial… cit., p.94-95

[3] Ugalde, Luis Carlos, Relaciones Ejecutivo-Legislativo… cit., p. 105.

[4] Carpizo, Jorge, Mc,GreGor, El veto presidencial… cit., p. 95.

[5] Vázquez, Gabriela, tesina p. 45.

[6] Islas López, Jorge, “Reforma al sistema presidencial mexicano”, Plataforma, Fundación Colosio, México, Edición especial, núm. 5, Agosto 2012, p.73.

[7] Sartori, Giovanni, Ingeniería Constitucional… cit., p. 224.

[8] Ídem

[9] Ministro Guillermo l. Ortiz Mayagoita, controversia constitucional 109/2004, México, Poder Ejecutivo Federal, pp. 299 y 300, https://www.scjn.god.mx/trasparencia/Documents/inf%20Jur/2007/06_109_01.pdf

[10] Vázquez, Gabriela, tesina… cit., p. 46

[11] Ídem

[12] Ídem

[13] Carpizo, Jorge, Mc,GreGor, El veto presidencial… cit., p. 96.

[14] Ugalde, Luis Carlos, Relaciones Ejecutivo-Legislativo… cit., p. 117.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s