El concepto de mediación.

Por Melanie Patricia González Pérez 

Unknown-6.jpegEncontramos que la palabra mediación proviene del latín mediatio, -onis que refiere a la acción y efecto de mediar, lo que significa interponerse entre dos o más que riñen o contienden, procurando disminuir el ánimo delictuoso, reconciliarlos y unirlos en amistad, también es conocido como un medio para resolver controversias o, como la conocemos en México, un medio alternativo de solución de controversias.

Es importante tomar en cuenta cual es el antecedente en la legislación mexicana con respecto de la mediación, tenemos que, en la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1824, específicamente en su Título V “Del Poder Judicial de la Federación”, Sección VII “Reglas generales a que se sujetará en todos los estados y territorios de la Federación la administración de justicia”, encontramos este antecedente de la justicia alternativa en el derecho constitucional. En particular, el artículo 155, estableció que no se podrá entablar pleito alguno en lo civil ni en lo criminal sobre injurias sin hacer constar haberse intentado legalmente el medio de la conciliación.

Podemos decir que la figura se ha venido anunciando como obligación de los particulares, el intentar la conciliación antes de promover su conflicto ante la autoridad judicial.

Actualmente, la mediación se encuentra prevista en el artículo 17, párrafo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual señala: “Las leyes preverán mecanismos alternativos de solución de controversias…”, así mismo, en el artículo 18, párrafo sexto, se dice que: “Las formas alternativas de justicia deberán observarse en la aplicación del sistema de justicia para adolescentes, siempre que resulte procedente en todos los procedimientos seguidos a los adolescentes se observará la garantía del debido proceso legal, así como la independencia entre las autoridades que efectúen la remisión y las que impongan las medidas. Estas deberán ser proporcionales a la conducta realizada y tendrán como fin la reintegración social y familiar del adolescente, así como el pleno desarrollo de su persona y capacidades.”

De manera general, algunas de las leyes que prevén de cierta manera a la mediación son la Ley de Justicia Alternativa del Tribunal Superior de Justicia para el Distrito Federal (Ciudad de México); el Código de Procedimientos Civiles para del Distrito Federal (Ciudad de México); el Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal (Ciudad de México) y la Ley de Justicia para Adolescentes para el Distrito Federal (Ciudad de México) así como el Código Civil para el Distrito Federal (Ciudad de México).

Unknown-5.jpegEn realidad la mediación es muy versátil y las materias en las que puede ser de utilidad la mediación van desde los asuntos corporativos, internacionales, políticos, vecinales, escolares, comerciales, familiares, civiles e incluso penales.

Nuria González Martín define a la mediación como un procedimiento autocompositivo de solución de conflictos, es decir, se trata de una negociación asistida por un tercero imparcial que auxilia a las partes para que éstas logren una comunicación constructiva que les permita negociar sus intereses y necesidades de manera satisfactoria y dentro de los límites de la legalidad.

De acuerdo a la Ley de Justicia Alternativa del Tribunal Superior de Justicia para el Distrito Federal, artículo 2, fracción X, la mediación es un: “Procedimiento voluntario por el cual dos o más personas involucradas en una controversia, a las cuales se les denomina mediados, buscan y construyen una solución satisfactoria a la misma, con la asistencia de un tercero imparcial denominado mediador.”

Junto a la mediación, tenemos a la conciliación que aunque son parecidas, ambas figuras son independientes y para no tener dudas, podemos definir a la conciliación de acuerdo con la doctrina, como un “acuerdo celebrado entre quienes se encuentran ante un conflicto de intereses, con objeto de evitar un juicio o poner rápido fin a uno ya iniciado images-4.jpegsin correr todos los trámites que, en otro caso, serían precisos para concluirlo.” Otros autores conceptualizan éste mecanismo de resolución de disputas como el “acuerdo o avenencia de partes que, mediante renuncia, allanamiento o transacción, hace innecesario el litigio pendiente o evita el litigio eventual.”

Una de sus diferencias es que la mediación se distingue de la conciliación por el hecho de que en la segunda, el tercero neutral propone posibles soluciones a las partes, mientras que en la primera, es necesario que se abstenga de emitir siquiera su opinión sobre la problemática planteada pues podría cuestionarse su imparcialidad.

Tomando como base la Ley de Justicia Alternativa del TSJDF, en su artículo 21 algunas de las obligaciones del mediador son: Efectuar en forma clara, ordenada y transparente las actuaciones que les impone la mediación, a partir de sus principios rectores; tratar con respeto y diligencia a los mediados, abstenerse de divulgar y utilizar la información que obtengan en el ejercicio de su función, conducir la mediación con flexibilidad, propiciando una buena comunicación y comprensión que facilite la negociación, cuidar que los mediados participen de manera libre y voluntaria, asegurarse de que los acuerdos a los que lleguen los mediados, estén apegados a la legalidad y la buena fe, entre otros.

Considero que es importante mencionar que la mediación tiene principios rectores y tanto la doctrina como la ley han coincidido en algunos como lo son: la voluntariedad (la participación de los mediados es por decisión propia, libre y autentica), la confidencialidad (la información generada no puede ser divulgada), la flexibilidad (porque parte de la voluntad de los mediados), la neutralidad (los mediadores se deberán mantener exentos de juicios, opiniones y prejuicios respecto de los mediados, que puedan influir en la toma de decisiones), la imparcialidad (los mediadores deberán mantenerse libres de favoritismos, inclinaciones o preferencias personales, que den ventajas a alguno de los mediados), la equidad (equilibrio entre los mediados), la legalidad (tiene como límites la voluntad de las partes, la ley, la moral y las buenas costumbres), y la economía (el procedimiento deberá́ implicar el mínimo de gastos, tiempo y desgaste personal).

Considero que es muy importante conocer de los medios alternos para la solución de controversias como la mediación, la conciliación y arbitraje porque son una salida más images-3sencilla y amable que un procedimiento como tal, además de aligerar la carga de trabajo de Tribunales. Para mí es una buena opción tratar de dirimir controversias por esta vía pues podemos concluir que la mediación representa un medio de solución ventajoso en cuando a que es flexible, procura una condición entre los mediados de ganar-ganar, es más informal que un juicio, procura conservar las relaciones entre las partes aminorando el ánimo delictuoso y los tiempos y costos son menores.

Bibliografía

DE PINA, RAFAEL, DE PINA VARA, RAFAEL, Diccionario de Derecho, 37ª edición, México, Porrúa, 2008, pp. 525.

Diccionario Jurídico Mexicano (I-O), México, Editorial Porrúa y Universidad Nacional Autónoma de México (Instituto de Investigaciones Jurídicas), 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s