EL MATRIMONIO INFANTIL EN LAS COMUNIDADES INDÍGENAS.

Por Rubén Esquivel Cruz

images-1El matrimonio infantil es una problemática que aqueja hasta hoy en día a las sociedades modernas, se podría pensar que se había erradicado con la evolución de estas, la protección de los Derechos Humanos, los Foros y Tratados Internacionales que hablan sobre el tema,  así como las diversas regulaciones mexicanas para erradicarlo, sin embargo esta figura no ha desaparecido del todo en nuestra sociedad, problema que si bien no es exclusivo de las comunidades indígenas y del género femenino, es en este sector de la población donde se presentan la mayoría de los casos de matrimonios infantiles en México. Uniones que muchas veces se agravan, en aquellos lugares apartados de los centros urbanos y esto debido a que la regulación Estatal no llega hasta aquellas comunidades indígenas.

Estos matrimonios no son reconocidos por el derecho civil, y esto debido a la falta de Consentimiento de alguna de las partes y de la edad mínima para contraerse, sin embargo dichas uniones son reconocidas dentro de la colectividad indígena, que de acuerdo a la Constitución tienen propia autonomía para llevar acabo sus tradiciones usos y costumbres, pero no por eso,  pueden utilizarse como justificación para violar Derechos Humanos.

Si bien, en las antiguas sociedades mexicanas esta práctica se veía de  manera habitual, lo cierto es que en nuestros días no es aceptada e inclusive es criticada en aquellos lugares donde se realiza,  pues constituye una violación a los Derechos Humanos de los menores que traen como consecuencias implicaciones irreparables para estos.

En los pueblos mayas y aztecas el matrimonio infantil era una práctica habitual llevada a cabo por medio de usos, costumbres y tradiciones. El matrimonio dentro de estos sistemas, quedo predestinado desde el nacimiento del varón y la mujer, por medio de los ritos de asignación de roles con diferencias entre ambos sistemas pero con la misma finalidad.

A  la edad de 5 años en los niños y 6 en las niñas, asistían a las diferentes escuelas mayas,  para que con 10 (niñas) y 12 (niños) se les preparara para el matrimonio a través de los ritos de pubertad, camino que concluía en los niños a la edad de 18 años y a las niñas a la edad de 14 años con la unión matrimonial. Los matrimonios eran generalmente arreglados por los padres quienes además escogían a los cónyuges de sus hijos, el cual se realizaba de acuerdo a la condición social, religiosa y descendencia guerrera de las partes.[1]

Época colonial.

Durante la conquista española y con la influencia religiosa cristiana,  la institución del matrimonio quedo regulado bajo este régimen, el cual no establecía una edad mínima para contraerse, celebrándose así matrimonios infantiles siempre y cuando se hicieran bajo dicha figura.

El matrimonio forzado en México 

Como ya se ha mencionado el matrimonio infantil se ha presentado en la Sociedad Unknown-1mexicana a lo largo de la historia, si bien no es propio de las comunidades indígenas,  si es en este sector donde hasta nuestros días se sigue practicando principalmente por cuestiones tradicionales, siendo estas inclusive una justificación para ocultar los diversos aspectos  que implican se lleven a cabo dichas uniones tales como el pago de deudas, compra de menores y  rapto,  situaciones que se agravan por la pobreza en la que se encuentran dichas comunidades.

Por tanto en las Entidades Federativa con una población mayoritariamente indígena y alejada de las regulaciones Estatales son las más propensas en llevar a cabo uniones infantiles, es por ello que el matrimonio infantil es un tabú en las zonas urbanas, pues se cree que dichas prácticas solo fueron llevadas a cabo hace mucho tiempo. A veces estas son realizadas con el consentimiento de las autoridades locales, las cuales se escudan en los usos y costumbres de las  comunidades indígenas, aunque es una tradición indígena este nunca debe de estar por encima de los derechos humanos, de acuerdo a lo establecido en nuestra Constitución en su artículo 2.

La pobreza, el rezago educativo, y el desigualdad de género,  son algunos de los factores que propician se lleven a cabo dichas uniones infantiles, ya que estas comunidades son el sector más golpeado en el país, situación que provoca que se vean en la necesidad de utilizar el matrimonio infantil  como una alternativa fácil para solventar la pobreza en dichas comunidades.[2]Problema que se agrava debido a la poca difusión de los derechos humanos, así mismo influye el miedo a la comunidad  o las represalias en su contra, ya que el abandono de maridos en varias comunidades indígenas es penado con cárcel o resarcimiento de los gastos generados en las bodas.

El rezago educativo y la falta de apoyo por parte de las autoridades locales y federales, provoca que las comunidades no tenga conocimiento de todas aquellos Derechos que protegen a los menores  y que no se reflexione sobre dicha práctica que trae implicaciones devastadoras a la población infantil indígena, las cuales son irreparables, pues a los menores que se dan en matrimonio son privados de su desarrollo, físico, mental, espiritual, social y laboral es decir se les priva del desarrollo de una vida personal.  Así mismo el matrimonio infantil trae consigo embarazos prematuros, violencia familiar e inclusive incidencias en enfermedades de transmisión sexual. [3]

El gobernó mexicano no ha hecho nada por resolver este problema y su falta de empatía es preocupante ya que tiene diversos Tratados firmados en torno a este tema a los cuales estaría violando ante su omisión.  Además la pobreza, la falta de difusión de los Derechos Humanos y la educación son algunos de los aspectos en los cuales el Estado está fallando ante su población y estos implícitamente provocan se desarrolle la problemática de los matrimonios infantiles.[4]

Una vez más no existe en las estadísticas oficiales dicha problemática, y por lo tanto, no Unknownhay sensibilidad desde los poderes públicos hasta la población en general sobre la prevención y actuación ante tal dificultad, sobre aquello que no se denuncia por falta de interés del gobierno ante un sector olvidado en nuestra sociedad.

Los gobiernos deben de trabajar a fondo con las familias y la comunidad que celebran matrimonios infantiles por cuestiones tradicionales, ya que deben de hacerles entender a las comunidades indígenas las implicaciones que tienen los matrimonios en los menores, implicaciones que son irreparables.

Fuentes.

Floris, Margadant, Guillermo, Introducción a la Historia del Derecho Mexicano, Esfinge, Naucalpan Estado de México,  1995, p.p 21-22

Cfr. Declaración Universal de los Derecho Humanos.

 http://www.un.org/es/documents/udhr/history.shtml.

Cfr. México Unido contra la Delincuencia,  matrimonios forzados en la comunidad triqui. (consultado el 9/11/2015) http://www.mucd.org.mx/Matrimonios­forzados­entre­Triquis­se­castigan­hasta­con­10­a%C3%B1os­de­c%C3%A1rcel­n1016.html

[1]Cfr. Floris, Margadant, Guillermo, Introducción a la Historia del Derecho Mexicano, Esfinge, Naucalpan Estado de México,  1995, p.p 21-22.

[2]Cfr. Declaración Universal de los Derecho Humanos. ( Consultado el 9/11/2015)

 http://www.un.org/es/documents/udhr/history.shtml.

[3]Cfr. México Unido contra la Delincuencia,  matrimonios forzados en la comunidad triqui. (consultado el 9/11/2015) http://www.mucd.org.mx/Matrimonios­forzados­entre­Triquis­se­castigan­hasta­con­10­a%C3%B1os­de­c%C3%A1rcel­n1016.html

[4]Ibíd.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s