Aprendizaje y el manejo del estrés.

Por Amairani Bonilla Hernández

UnknownEl aprendizaje es el conducto por el cual los seres humanos estamos en contacto con todo lo que se encuentra a nuestro alrededor para conocerlo, desde el momento en que nos encontramos en el vientre de nuestra madre hasta el último suspiro que tenemos de vida. A lo largo de nuestra vida nos llenamos de variedad de información sobre todo lo que nos rodea para poder adaptarnos y desarrollarnos en ese contexto del cual somos partes, y así mismo poder contribuir con él de la mejor forma para con nosotros mismos y la sociedad.

El aprendizaje no siempre se desarrolla de la misma manera en todos los individuos, pues tenemos diferentes capacidades, actitudes y aptitudes, pero sobre todo un diferente alcance en cuanto a la fuente de información para obtener cierto aprendizaje, sin embargo, existe un ciclo que trata de englobar de forma general el proceso:

–      Conceptualización abstracta

–      Experimentación activa

–      Experimentación concreta

–      Observación reflexiva

Como lo mencioné anteriormente los individuos tenemos y/o adoptamos diferentes formas de aprendizaje de acuerdo a nuestras habilidades o intereses personales, en consecuencia, los expertos describen varios tipos de aprendizaje según el comportamiento de los seres humanos, su costumbre, su cultura, etc., es decir el tiempo en el que los seres humanos tengan la posibilidad de aprender nuevas cosas o incluso podría llamarse necesidad, y menormente seria la curiosidad por adquirir cierto conocimiento.

Los expertos dicen que para tener un adecuado aprendizaje es necesario pasar y dominar las 4 etapas del proceso de aprendizaje anteriormente mencionadas.

Tipos de aprendizaje:

–      Divergente

–      Asimilador

–      Convergente

–      Que acomoda

Unknown-1Refiriéndonos a la formación como profesionales, tenemos que incluirnos y basarnos en los pasos del proceso de aprendizaje para así obtener una serie de conocimientos bastos pero que no serán nunca suficientes porque tenemos que ir actualizando nuestro aprendizaje, nunca existirá un límite para el aprendizaje, ya que todo va cambiando, actualizándose, innovándose y es necesario tener ciertos conocimientos para poder desarrollarnos en sociedad y en lo personal

Los seres humanos estamos en constante aprendizaje y tenemos que ser conscientes de ello para no caer en el conformismo o en la falsa afirmación de que lo sabemos todo.

Respecto al ámbito laboral como empresa, además de ser conscientes de forma personal, tenemos que fomentar a nuestros subordinados a llevar día a día en aprendizaje y así mejorar su productividad e incluso proponer nuevas ideas para el mejoramiento de la empresa.

No hay mejor forma de aprender que enseñar, con esto me refiero a que siempre la retroalimentación será positiva y los conocimientos que se comparten son los que persistirán en la organización y en la sociedad misma, si los clásicos de la administración hubiesen guardado sus conocimientos no fueran recordados y la administración no hubiera sido apreciada ni avanzado como hasta ahora lo ha hecho.

Muchas veces los individuos nos encontramos en situaciones poco favorables para nosotros mismos y para nuestra relación con la sociedad, así que nos preocupamos por mejorar y complacer a quien más podamos, sin embargo no podemos lograrlo y esa es la razón por la que somos humanos y no máquinas. La mayoría de los individuos hemos tenido frustración por no poder llegar a ser tan productivos como quisiéramos o como se nos exige y es ahí cuando el estrés llega a nuestras vidas.

El estrés es una alerta que nos recuerda los problemas a los que nos enfrentamos, pero esa alerta puede convertirse en un problema físico y mental que más que mejorar las cosas, puede representar un impedimento para llegar a cumplir nuestros objetivos. Por esta razón principalmente es que tenemos que aprender a controlarlo y guiarlo a una consecuencia positiva.

Todos los individuos nos enfrentamos al estrés de diferente manera, lo canalizamos según creemos es la forma correcta, aunque muchas veces nos repercute en nuestro estado de ánimo, nuestra salud e incluso puede generar que recurramos a ciertas sustancias o actividades para “desestresarnos” convirtiéndose en vicios como consecuencia, es fundamentalmente importante reconocer cuando lo estamos desviando a un fin positivo. Para poder reconocer estas reacciones, los investigadores agrupan a las personas en dos grupos, el “a” y el “b”.

El primer grupo tiende a reaccionar negativamente, agrediendo a los que los rodean y causando de su conflicto personal uno general, mientras que el segundo se conoce por una reacción más tranquila, pacífica que se concentra en mantener el conflicto dentro, solucionándolo de una manera individual que no perjudique al resto.

Generalmente las personas se van formando con el paso del tiempo y desarrollan sus habilidades para manejar el estrés a lo largo de su vida, pero existen algunas otras que nacen con una tendencia a padecer este fenómeno con más frecuencia, incluso tienden a presentarlo con los mínimos problemas cotidianos, aunque es más difícil para estas personas controlarse, no es imposible y existen expertos que se dedican a ayudar a este tipo de personas para canalizar su energía a acciones productivas.

Unknown-2El trabajo en él abogado es como toda actividad laboral parte esencial de nuestro ser. El trabajo nos constituye como personas, nos identifica. Es de nuestras vidas a lo que más tiempo le dedicamos.

El estrés laboral es algo que un trabajador debe saber manejar, para que él y los demás empleados se desarrollen en un ambiente sano. Existen personas que como mencione, tienden a no saber canalizar su estrés y esto se contagia al resto de la organización, pero si a eso le sumamos la presión que suelen imponer los jefes a sus empleados, termina por crearse una bomba de tiempo que en cualquier momento puede estallar.

En síntesis, la profesión del abogado no es ajena al estrés, es altamente estresante. Hay que tomar conciencia de ello, y prepararse para saber manejar apropiadamente los recursos antiestrés. Es poco probable que podamos cambiar las cosas que nos estresan, pero es posible que modifiquemos nuestra reacción frente a ellas y así mejorar nuestro bien estar o estar bien profesional y humano en general.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s