GRAVAMEN REAL HISTÓRICO. SERVIDUMBRE DE ACUEDUCTO

Jacqueline Montes de Oca Meléndez[1]

Sumario: I. Introducción. II.Conceptos jurídicos fundamentales. III.Caso práctico.                                     IV. Conclusiones. V. Bibliografía.

I.INTRODUCCIÓN.

Unknown-4En México, durante la época colonial se llevó a cabo la edificación de un acueducto considerado la obra de ingeniería hidráulica más importante construido durante el virreinato en el continente americano[2].

La obra hidráulica se erigió gracias a la dirección del fraile Francisco de Tembleque quien además contó con el apoyo de las comunidades locales, las cuales se verían beneficiadas de la edificación. Es por ello que se incluye el nombre de este importante personaje para designar al acueducto.Se encuentra en la meseta central mexicana, específicamente entre los actuales estados de Hidalgo y de México, se extiende a lo largo de 48.22 kilómetros –la mayoría subterráneos-conformado por 6 arquerías. Su arquería mayor o arquería monumental de Tepeyahualco, se encuentra sobre el río papalote, próxima a la población de Santiago Tepeyahualco[3], la cual alcanza una altura total de 39.65 metros, con un arco central de 33.84 metros de altura, lo que lo convierte en el acueducto más alto, con un único nivel de arcos construido durante esa época[4].

El acueducto del Padre Tembleque ha formado parte del paisaje Mexicano desde la época colonial, representa el esfuerzo y la tenacidad de sus constructores, de la gente que participó en su edificación. Desde entonces solo ha perseguido el bienestar comunal y la utilidad pública, pero cuál es el revestimiento jurídico que acompaña a esta obra arquitectónica, en qué cuerpos normativos encuentra sustento y, sin duda, habría que preguntarse, para este caso en específico, qué consecuencias jurídicas vienen aparejadas a su reciente declaración como patrimonio mundial, temas que rebasan al aspecto civil, pero que repercuten en la certeza y protección jurídica que se le deben brindar a toda propiedad, y más aún, de tal relevancia.

II.CONCEPTOS JURÍDICO

Los acueductos son producto de la ingeniería antigua, surgieron de la práctica agrícola Romana con la necesidad de obtener el mayor aprovechamiento de las tierras[5], garantizaron el abastecimiento de agua a todos los predios. Se introducen al marco jurídico mediante la creación de una institución dentro del derecho romano denominada servidumbre. Por el éxito que presentó en el ámbito rural esta institución, continuó a lo largo de la urbanización y el posterior crecimiento de las ciudades.

Nuestro actual Código Civil para el Distrito Federal en su Artículo 1057 lo define como “La servidumbre es un gravamen real impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño…”

El primer elemento dentro de la definición legal es su calidad como gravamen real, esto se refiere a que su existencia no es autónoma porque es una carga impuesta,por tanto,no es susceptible a transmisiones, embargos o hipotecas de manera autónoma a una propiedad; de la misma forma, su adquisición o extinción no se puede dar de forma parcial y el adjetivo real[6]nos señala que recae sobre un bien que, como bien nos indica en la misma definición éste, debe ser inmueble, es decir sobre aquellos que no se pueden trasladar porque corren el riesgo de perder sus cualidades, lo anterior descarta la posibilidad de establecer una servidumbre sobre algún bien mueble. Por último nos indica que la carga se debe imponer a un predio con distinto dueño con la finalidad de buscar atender una necesidad social siempre y cuando se procure la menor afectación. Con lo anterior, el dueño del otro predio verá afectado su derecho de propiedad de forma permanente, en algunas ocasiones puede ser temporal, a cambio el mismo texto legal señala el pago de una indemnización que deberá ser calculada por un perito.

En el último párrafo de ese mismo artículo nos señala los elementos subjetivos que resultan de la constitución de una servidumbre, integrada por el predio dominante, es decir, quien se beneficia del gravamen y predio sirviente mismo que debe tolerar la carga.

Unknown-2Lo que se refiere a su creación, encontramos dos tipos ya sea porque así lo establezca la ley o a raíz de un conflicto seguido de un proceso judicial resulte una sentencia que así establezca, siempre que se persiga la utilidad pública y el interés de los particulares de manera conjunta[7]o por la libre manifestación de los particulares los cuales celebren un contrato con el fin de crear la servidumbre, establezcan su duración y modificaciones.

El criterio que ha inspirado nuestra legislación civil al regular a las servidumbres, es el interés colectivo más que el beneficio del propietario, así se han consagrado como una institución de gran relevancia para la legislación desde tiempos romanos.

Podemos decir que, la servidumbre es el género y su característica de acueducto es la especie. Se constituye por establecimiento en ley y atiende a una necesidad básica como el abastecimiento de agua para garantizar la subsistencia cotidiana, quien necesite ejercitar el derecho que tiene de hacer pasar el agua que viene desde sitios más alejados se obliga a crear la infraestructura necesaria y adecuada para este fin, si la construcción se debe hacer sobre algún bien público debe recibir un permiso de la autoridad competente y su decisión de debe apegar a los reglamentos correspondientes y deberá vigilar que esa construcción no cause agravios. De no cumplir con los requerimientos anteriores y otros más previstos en nuestro código civil vigente para el Distrito Federal, el beneficiario o beneficiarios serán responsables de pagar una indemnización por los daños en proporción a su uso, también serán responsables de su mantenimiento y reparaciones para que el flujo de agua no se interrumpa.

Otro concepto jurídico importante que acompaña a esta joya arquitectónica es su reciente declaración por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Este concepto engloba un mundo amplio que va desde las tradiciones hasta bienes materiales de un pueblo específico, que son la conciencia del largo camino que se ha recorrido y además son símbolos de esa sociedad que los dota de una identidad colectiva única, su preservación y su protección jurídica ha recobrado relevancia considerable. De tal suerte que la titularidad de dichos bienes posee un carácter de interés público y el Estado debe ser el principal promotor de su conservación y restauración de esas propiedades donde se encuentra vertida la memoria de una nación.                                                                                              La denominación de Patrimonio cultural de la que se ha dotado recientemente al conjunto de objetos materiales e inmateriales que conforman la memoria histórica de una sociedad, no resulta una tarea fácil en el aspecto jurídico al momento de asignar una adecuada protección a cada rubro, cuando se mantienen en constantes evoluciones y sortean distintos peligros al adaptarse a la realidad de un país por demás rico de tradiciones y objetos con las mismas características.

En el caso específico del Acueducto del Padre Tembleque representa un ejemplo inigualable de la ingeniería colonial, su inscripción ante el organismo internacional se basa en los siguientes criterios: I. representar una obra maestra del genio creativo del hombre, II. Ser manifestación de un intercambio considerable de valores humanos durante determinado periodo o un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura o la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño de paisajes y IV. Ser un ejemplo eminente representativo de un tipo de construcción o de un conjunto arquitectónico o tecnológico o de paisaje, que ilustre uno o varios periodos significativos de la historia de la humanidad[8]

Unknown.pngLa UNESCO busca instituir un régimen jurídico en el que se proteja a los bienes culturales. Ya sea por medio de convenios, que poseen un carácter obligatorio, en donde los Estados que lo aceptan también se comprometen a su total apego, lo cual implica un compromiso importante y las recomendaciones que carecen de ser obligatorias y solo se limitan a ser invitaciones a los Estados para cambiar o encaminar medidas para el cuidado de los bienes culturales.

Con la reciente declaración como patrimonio de la humanidad emitida por la UNESCO, el acueducto se incorporó a una importante lista de monumentos con esta naturaleza, los cuales convierten a nuestro país en el primer lugar de las naciones americanas con este importante número[9]. Lo que corresponde a su protección interna, Según lo previsto en la Ley Federal sobre monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos la propiedad de este tipo de monumentos la propiedad de estos monumentos corresponden a la Nación por tanto son inalienables e imprescriptibles así mismo su restauración y conservación son competencia del Instituto (INAH[10]) correspondiente o en todo caso, deberán vigilar esas mismas obras, la declaración como monumento histórico debe realizarse mediante decreto presidencial y su jurisdicción corresponde a la Federación. Igualmente en este mismo texto legal, se prevén una serie de sanciones a quienes incumplan con el cuidado, altere o destruya algún monumento.

Por último, converge en este caso específico el concepto de bien vacante, pero ¿qué es un bien vacante? La ley hace una distinción a los bienes tomando en cuenta a las personas que tengan su propiedad, sin embargo existen ocasiones en que se desconoce a los dueños de los bienes y estos adquieren el nombre de mostrencos y vacantes, los primeros hacen referencia a bienes muebles y los segundos a bienes inmuebles, el código civil local, prevé un procedimiento especial para poder encontrar a ese dueño y a cambio dotar al informante de una indemnización pero también existe la posibilidad de prescribir esos bienes. Sin embargo para este caso en particular, esta última opción queda eliminada porque como se recordará, como se establece en la ley especial además de la ley general de bienes nacionales, los monumentos históricos son propiedad de la Nación por tanto se sujetan al régimen de dominio público que se caracterizan por su imposibilidad para ser vendidos, para prescribir y dar en garantía.

III.CASO PRÁCTICO

“Acueducto del Padre Tembleque, un patrimonio sin recursos.                                                                                                                                                                                          La obra declarada Patrimonio de la Humanidad carece de infraestructura para el turismo, le faltan recursos para su restauración y no se tiene registro de propiedad del 85 por ciento de su trayecto.

El reconocimiento mundial al Sistema hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque fue ampliamente celebrado. Las autoridades mexicanas –de todos los niveles- hicieron eco inmediatamente de la declaratoria, pero el monumento de más de 48.6 kilómetros de longitud enfrenta una serie de desafíos que exigen mucho más que voluntad.

La falta de infraestructura para el creciente turismo que atrae el monumento, escasez de recursos para concluir se restauración y darle mantenimiento, el saqueo de su corriente pluvial e, incluso, la ausencia del registro de propiedad de más de 85 por ciento de su trayecto, son sólo algunas dificultades.

Unknown-1.jpeg¿A qué le compromete al gobierno mexicano la declaratoria de la UNESCO?, se le pregunta a Delgado Lamas: ‘El gobierno mexicano gana responsabilidades de buscar un cuidado, de proveerle algún recurso al acueducto, pero no tengo recursos. Aquí hay cinco ayuntamientos, son la máxima autoridad de estos territorios, ellos son los que en primera instancia deben vigilar su integridad. Yo no puedo estar…mi oficio es meterme en la cuestión técnica de la coordinación y de la restauración física; la conservación social le corresponde a otra autoridad, la vigilancia también’, justifica.

La geografía obligó a mantener el trayecto en zonas, construyendo puentes con arcadas: en total se elevaron seis-de mayor o menor medida-, pero la mayor parte del canal se cimentó a ras de suelo o bien bajo tierra para lograr continuidad en la pendiente.

Las labores de rehabilitación han permitido que el ramal más largo también funcione. Actualmente, el agua puede ser conducida 18 kilómetros de distancia desde Zempoala, pero la corriente ha sido detenida porque, en el punto conocido como tramo Acelotla, la carretera federal México-Tuxpan destruyó el conducto.                                                                                                                                                         Lizina Ayerbe explica que la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) se ha comprometido a construir un puente que libre la trayectoria del acueducto, para poder reconstruir el tramo perdido. Hasta el momento, los trabajos no han iniciado.                                                                                                                           Un problema aún mayor enfrenta la parte subterránea. En diferentes puntos, principalmente aledaños a los manantiales que se nutren de escurrimiento del cerro El Tejacate, el aplante es destruido para ordeñar el vital líquido. Los miembros del Patronato han señalado a los dueños de algunos invernaderos y de parcelas particulares como los responsables, pero Conaculta, a través de su Dirección General Jurídica, ha respondido que ‘no cuenta con las facultades de suspender y sancionar, ni mucho menos investigar los hechos ilícitos’.

El acueducto tampoco tiene certeza jurídica absoluta. De acuerdo con Delgado Lamas, fue hasta 2014 cuando la dependencia a su cargo llevó a cabo los trámites para inscribir nueve kilómetros del monumento en el Registro Público de la propiedad a nombre de la nación mexicana. Hasta antes, la obra nunca tuvo dueño y ninguna autoridad se preocupó incluso por declararlo Monumento Histórico, sólo Maximiliano de Habsburgo ordenó su reconstrucción en 1856, luego de conocerlo.                                                                                                                                                                                                   Inscribir la propiedad de los 39 kilómetros restantes del acueducto, dice el funcionario, será una tarea muy difícil, debido a que es subterráneo y en muchos casos atraviesa propiedades privadas. En total, el acueducto pasa por 12 ejidos que habitan 345 vecinos propietarios, con certificados parcelarios y de pequeña propiedad.

Linaza Ayerbe asegura que los 125 millones de pesos que se necesitan, contemplan la compra de algunas parcelas.                                                                                                                                                                                             Con una inversión inicial de entre 17 y 20 millones de pesos, se adquirirán los territorios de mayor urgencia e importancia: una reserva de unas 30 hectáreas en la zona de manantiales, áreas de entre 500 y mil metros que ocupan unas diez parcelas en la zona más urbana de Otumba y de 12 a 15 parcelas semiurbanas en la zona de San Miguel Ometuxco.”[11]

IV.CONCLUSIONES

Sin duda, este ejemplo convergen tanto visiones de Derecho civil para poder analizar instituciones tales como la servidumbre, pero el Derecho Administrativo dota importantes figuras jurídicas por analizar. Aunque el acueducto ya cuenta con una declaración tan relevante por parte de la UNESCO esto no logra darle la protección óptima con la que debería contar, desde hacer las expropiaciones necesarias de terrenos cercanos y lograr un plan de mantenimiento entre las autoridades competentes.

Cabe aclarar que, particularmente, este caso aporta elementos para un análisis mucho más profundo, aquí tan sólo se analizan algunos puntos, de los múltiples vértices que presenta.

[1]Estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México clase de Bienes y Derechos Reales.Contacto: montesdeocaj@outlook.com

[2]UNESCO, El acueducto del padre tembleque, la obra hidráulica màs importante del virreinato, es inscrito en la lista de patrimonio mundial y se convierte en el trigésimo tercer sitio mexicano, s.e., s.f.s., s.l.i.

[3]Idem.

[4]Secretaría de Cultura, México, el país de América con más bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, s.e., s.f.s., s.l.i.

[6]El adjetivo real hace referencia a la relación que existe entre una persona y un bien, este vocablo se hereda de roma, donde a las posesiones se les designaba como res, que significa cosa. Entre sus características más importantes encontramos que los derechos reales otorgan a su titular una facultad o poder para usar, gozar y explotar un bien además de ser oponibles a terceros.

[7]Tapia Ramírez, Javier, Bienes,Editorial Porrúa, México, p.308.

[8]UNESCO, op, cit.

[9]México cuenta con 27 bienes culturales, 5 bienes naturales y un mixto inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, se posiciona en el sexto lugar mundial. UNESCO, op. cit.

[10]Instituto Nacional de Antropología e Historia es competente en materia de monumentos y zonas de monumentos arqueológicos e históricos según el artículo 45 de la Ley Federal  sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

[11]Sánchez, Carlos, “Acueducto del Padre Tembleque, un patrimonio sin recursos”,Excelsior, México, 21/09/2015, www.excelsior.com.mx, 22/09/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s