La fe de los que no tienen fe, Simon Critchley

Uno de los pensadores contemporáneos que sin duda han logrado cautivar mi atención obra tras obra, tal vez por su forma de poder transmitirnos las cosas que le llaman la atención o que le provocan filosofar es Simon Critchley. Él es un filósofo nacido en 1960, de origen inglés, tiene lel puesto de ser el Profesor de Filosofía “Hans Jonas” en la New School for Social Research de Nueva York.

UnknownLa obra de Critchley no solo es prolífica, sino que aborda muchos aspectos del conocimiento, tiene la gran facultad como escritor y pensador de podernos trasmitir todo aquello que le cautiva desde un punto de vista que es altamente probable no hubiéramos observado, ha escrito desde la historia de la filosofía, teoría política, religión, ética, estética, literatura, teatro, música, vaya hasta de Fútbol.

Es importante observar que el lector no se debe de dejar influir por la noción de que como escribe de casi todo entonces no es un pensador serio, esto sería profundamente errado, no creo que la intención de Critchley sea demostrar una sabiduría omnicomprensiva, sino escribir de aquello cercano, de poder hacernos partícipes de una reflexión sobre condiciones que él vive en su vida cotidiana.

 La primera vez que pude leer a Critchley fue en sus trabajos sobre nihilismo, un trabajo que vino como consecuencia de la pérdida de sentido que vivió con la muerte de su padre, de la necesidad de buscar respuestas para entender esta situación. De ahí que él argumente que la filosofía no surge del sorprendernos, sino del decepcionarnos, considera que hay dos tipos de decepción, una que trata sobre el ámbito religioso y que nos lleva a la pregunta por el significado y otra política que nos lleva a la pregunta sobre la justicia y la necesidad de una ética coherente.

9788498797084La obra que hoy podemos comentar gracias a Editorial Trotta, es una obra que, si forzamos un poco el argumento, se encuentra a medio camino de los dos tipos de decepción, una obra que solo podría definir como “bella”, esta es intitulada “La fe de los que no tienen fe”, esta tiene una temática que no es la primera vez que observo en otros pensadores, pero sí que la observo en un pensador tan joven, por ejemplo la leí en Ronald Dworkin, su último trabajo versó sobre la posibilidad de pensar un orden social en el que existiera una religión pero sin el elemento metafísico de Dios, “Religión sin Dios” fue la obra póstuma de este pensador norteamericano y fue una interesante reflexión sobre tal vez uno de los elementos más necesarios en un orden social complejo y caótico, pero a la par uno de los más difíciles de poder alcanzar.

Este es un ejercicio altamente similar que trata de realizar Critchley, nos invita a reflexionar de la convicción, de la fe en un orden social, una fe para aquellos que tienen la característica de no tener fe, es la lógica de racionalmente convencer de un proceder político, de convencer a grado tal que no podamos pensar más que en lo adecuado de poder proceder con ese tipo de conductas.

Este libro empieza con una bella introducción, tal vez la que menos esperaría alguien que está interesado en conocer de ese tipo de fe, nos remonta al momento en que Oscar Wilde abandona la cárcel, durante estancia en prisión publicó un documento, en las condiciones más complejas posible, dada su acusación de actos indecentes, solo se le permitía tener una hoja al día terminando un documento de ochenta páginas que años después se transformaría en su obra “De Profundis”.

Este documento habla de alguien que se sabe arruinado y que ha malgastado sus cualidades artísticas extraordinarias, en este sostiene la frase: “Todo debe hacerse una religión para ser verdadero”, una frase que nos habla de cómo los que no tienen fe necesitan de una verdad religiosa, y de un sistema de rituales en los que se pueda creer. La fe de los que no tienen es la forma en que podemos afrontar el dilema de la política y las creencias sociales.

1045134053c1268a51ead242cdc87690En el texto observaremos un estudio bastante interesante de tres formas de fe secular, inicia, claro, con Rousseau, quien con el “contrato social”, establece una forma de establecer una religión secular, de unirnos a través de un contrato social, observando de manera peculiar cuales serían los presupuestos de ese tipo de fe.

En un segundo momento Critchley analizará lo que denomina como el misticismo anarquista de Carl Schmitt, particularmente referenciando la noción de Teología Política como una forma de orden religioso secular, tratando de entender cómo podríamos cambar la política y la comunidad.

Critchley continúa analizando un tema hoy en día fundamental en el debate, el relacionado con el renovado interés en la figura de San Pablo o Pablo de Tarso, en este interesante apartado se analizarán las coincidencias en pensadores tales como Jacobo Taubes, Giorgio Agamben y Alain Badiou. Apunta al hecho de que la teología de Pablo ha sido utilizada en sentido negativo para criticar los imperios y en sentido positivo para fomentar nuevas figuras de activismo y de militancia en torno al concepto universal de igualdad.

En el último capítulo se observa un apasionante dialogo entre Zizek y Benjamin, la intención de este dialogo es en relación al problema de la violencia y su relación con la ética y la política de la no violencia.

El libro no tiene desperdicio alguno, es un posicionamiento claro sobre las cosas que tenemos que construir en nuestro orden social para poder establecer un mínimo de condiciones asociadas a una religión secular, a construir fe en los que no tienen fe. Es una bella obra que dada la prosa tan amena de Critchley seguro estoy que muchos disfrutaran tanto como lo hice yo.

 Agradecemos a Trotta, la posibilidad de poder comentar esta bella obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s