LA TÉCNICA

Por Karen Deyanira Calderón Bárcenas  

UnknownLa técnica se define por el conjunto de medios empleados por los hombres para emanciparse de las necesidades y penalidades naturales. Allí donde la naturaleza obliga, la técnica libera, hace retroceder los límites de la sumisión a las potencias naturales.

En el origen, la técnica no busca más que permitir la adaptación del hombre a un medio hostil. En un primer momento, se trata de asegurar la supervivencia. Luego, el objetivo no será tanto la supervivencia como la vida agradable, pero el principio permanece: liberarse aún y siempre de los límites impuestos por la naturaleza, principalmente ligados al medio.

Tras las necesidades elementales de supervivencia y los comienzos del dominio de la naturaleza, los hombres resuelven nuevos problemas. La técnica ofrece a los hombres, que cada vez son menos objetos del mundo, la posibilidad de convertirse en los dueños.

Cada problema propuesto, demanda una solución y anima al desarrollo tecnológico apropiado. Con esos avances tecnológicos, la vida se hace más agradable, más fácil. Los hombres sufren cada vez menos, actúan cada vez más, y aseguran un dominio creciente de lo real. Sin embargo, podemos temer lo contrario a recibir el premio noble, pues, una invención no existe sin su contrapunto negativo.

Hoy en día, el mundo de la técnica se opone de tal manera al de la naturaleza que se puede temer que echemos a perder el orden natural. Los progresos, proponiéndose un mejor dominio de la naturaleza, llegan en ocasiones a maltratarla, desfigurarla, incluso destruirla. La técnica es un lujo de civilización rica. Cuando uno tiene dificultades para asegurar su subsistencia, desconoce el deseo de hacerse poseedor y dueño de la naturaleza.

Con la secuenciación del genoma humano, se aborda en un nuevo continente, como es de ejemplo la clonación o creación de seres vivos a partir del ADN. Por lo tanto, el terreno de la moral queda en duda. Los especialistas en plantas y los que se ocupan de los animales trabajan sin una red ética: por el momento, nadie denuncia la combinación de los géneros vegetal y animal. En cambio, desde que abordamos la combinación del animal y del humano, surgen los problemas éticos. Las posibilidades de las técnicas médicas y también sus límites, suponen una moral.

Unknown-2También podemos tener en perspectiva un principio de interdicción, especialmente cuando la investigación no persigue la mejora de la vida humana. O también, cuando se ha probado que la motivación de la investigación técnica consiste menos en el deseo de hallar un medicamento, una solución a un problema de salud pública, que en la voluntad de ganar dinero y acumular considerables sumas con las patentes extraídas por el descubrimiento. Modificadas ligeramente, patentadas después, las sustancias naturales se convierten en artificios. Entonces los monopolios se apoderan de ellas y sacan partido con su utilización. Solo una política ética, ecológica y humanista podrá evitar la transformación de ese paisaje en el campo de batalla de nuevas guerras económicas. Porque ellas serían definitivamente homicidas para el planeta entero.

Si definimos a un esclavo como el individuo que no se posee derechos, sino que pertenece a un tercero a quien está obligado a alquilar su fuerza de trabajo para sobrevivir, en todos los casos, esos individuos se pudren como víctimas del capitalismo que, en su versión liberal, se caracterizan por un uso de la técnica que rentable y exclusiva, sin el beneficio de un salario. Un esclavo será cualquiera que sufra este proceso y desempeñe en la sociedad un papel degradante que no puede permitirse el lujo de rechazar.

Pasado el tiempo de los descubrimientos, la técnica permite a los más fuertes dominar a los más débiles. Desde la edad de las cavernas a la época de invención del Internet, la técnica siempre actúa como instrumento de dominación de un grupo sobre otro. Hoy en día, la técnica se pone al servicio de la clase que posee los medios de producción. A menudo, la técnica se utiliza para aumentar ese vicio en un circuito de producción disociado de las finalidades eudemonistas (que tienden al bienestar de la mayoría) con el objeto de perseguir una máxima creación de dinero cuya circulación virtual está sometida a las especulaciones de los detentadores de acciones.

Unknown-1Ahora bien, existe una alternativa al uso alienante de la técnica, que supone su utilización para fines liberadores, que es utilizando la tecnología con fines humanistas y liberadores, y no inhumanos y liberales donde aumentamos el tiempo de ocio y disminuimos las horas pasadas junto al puesto de trabajo en una jornada y en una vida.

Sin más necesidad de un almacenamiento en exceso, la producción contribuye entonces al bienestar de los individuos y no a asentar la tiranía integral del liberalismo. El uso de las nuevas tecnologías permitiría un progreso teñido de humanismo, principalmente a través de la revolución informática. Allí donde la técnica permite un progreso material, a menudo anuncia una regresión moral.

Simplemente lo vemos en nuestra vida cotidiana, un libro acusa hoy en día signos de depresión, quizá esboza una curva descendente, pues ya no se lee, o cada vez menos, o cada vez peor. Al mismo tiempo, cada vez se escribe más, cada vez se publica más, todo y cualquier cosa: la cantidad mata a la calidad. Los tiempos que están por venir van a desarrollar una tecnología que amenaza con sacar de órbita al libro, y que actualmente lo estamos viviendo, los libros están siendo sustituidos por celulares y tabletas electrónicas, donde a través de aplicaciones especializadas, podemos acceder a nuestra librería virtual.

A su vez, el papel también desaparece en provecho de las informaciones virtuales, de la publicidad promocionada en las redes sociales o en cualquier página de internet que, aparentemente, esta técnica del mañana se multiplicará por diez, convirtiéndose cada vez en lo que ahora conocemos como “marketing digital”.

images.jpegCon el triunfo de la técnica, el homo artifex (el hombre artífice) va a destronar definitivamente al homo sapiens (hombre pensante). Tal vez y suene muy loca la idea, pero no estamos lejos que con los avances de la ciencia y la tecnología terminemos como la película “Yo Robot”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s