El corazón del hombre

Por Isis López Hernández     

UnknownEl corazón del hombre es uno de los muchos libros escritos por el gran psicoanalista neo freudiano Erich Fromm, quien en este caso busca exponer como tema principal la capacidad de destruir, el narcisismo y la fijación incestuosa del hombre, no obstante, también refiere en gran medida a la problemática del amor a la vida, cuyo sentido panorámico fue mucho más  novedoso y amplio.

De primera instancia se cuestiona una temática que sin duda alguna se ha prestado a la polémica: la  bondad o la maldad  por naturaleza en el hombre.

 Así pues, en búsqueda de una respuesta han sido planteadas muchas posturas en favor de una o de la otra. Por ejemplo: Aquellos que dicen que el hombre es bueno por naturaleza no hacen más que señalar el cómo los hombres son inducidos con gran facilidad a realizar lo que se les dice  dejando de lado lo insensato que pueda ser, basta con que aquél  que consideren su líder o superior exponga sus deseos con suficiente vigor y reciba algo de apoyo para que estos se dispongan a rendir su voluntad y se limiten a seguir sus órdenes sin importar lo perjudicial o destructivo que puede ser eso para sí mismos.

Sobre este supuesto los hombres “buenos o los corderos”  necesitan de un jefe que tome decisiones por ellos, y siendo estos inquisidores o dictadores, lo único que hacían era cumplir con su “deber moral”. Sin embargo, cabe destacar que los grandes líderes “los lobos o malos” no estaban solos, contaban con miles de hombres que  actuaban en su nombre, y que al realizar esos actos no sólo los efectuaban voluntariamente, también lo hacían con placer. De forma clara esto nos permite darnos cuenta de que realmente la mayor parte de los hombres no fueron corderos, y a su vez, esto abrió paso a otra postura, la cual dice que el hombre es “malo” por naturaleza.

Si el hombre es malo por naturaleza hay que suponer que es un homicida que sólo se abstendrá de su pasatiempo favorito por el miedo a otros homicidas que le superen en fuerza. En otras palabras “nuestra verdadera naturaleza” será manifestada una vez nos libremos de las inhibiciones que nos impiden actuar de ese modo.

Unknown-1Erich Fromm considera que existen tres fenómenos cuya base constituye la forma más maligna y peligrosa de la orientación humana, pues mueven al hombre a destruir y a odiar por el gusto hacerlo. Estas tres orientaciones son el amor a la muerte, el narcisismo maligno y la fijación simbiótico incestuosa, y al combinarse forman el “síndrome de decadencia”.

“Síndrome de Decadencia” de acuerdo con Erich Fromm, es decir el grupo de síntomas que marcará  un parámetro.

Según Fromm,  uno  de los  síntomas  de la  decadencia  de  un grupo social es:

La Necrofilia.  Es  decir, el  amor  a la  muerte. Muestra de esto es el amarillismo y el morbo que compiten por la primacía en la mayoría de  los medios  de  comunicación

El segundo síntoma: La  Dependencia, del  poder, del  dinero,  del sexo,  del  alcohol, de  las  drogas, del  consumismo.  El hombre cambia su libertad por un paraíso artificial.

El tercer  síntoma,  según Erich  Fromm  es: El  Narcisismo  Maligno, esto  es,  el egoísmo llevado  a niveles  patológicos,  niveles de  individualismo  total. Es la falta total de compromiso con los demás miembros de la comunidad.

Contario a esto tenemos el  “síndrome de crecimiento”, este último consta de tres orientaciones en oposición a las del otro síndrome. Básicamente el amor a la vida (sobre el amor a la muerte), el amor al hombre (contra el narcisismo) y la independencia (opuesta a fijación simbiótico-incestuosa).

Ahora bien, la verdadera interrogante que plantea Fromm es si el hombre es malo y bueno a la vez o quizá el hombre no es ni uno ni el otro.

Es posible percatarse que lo que hace el autor es cuestionarse entre la creencia de la bondad y la maldad del hombre a través de las posturas argumentadas en diferentes unknown-152épocas y van acorde al contexto histórico puesto que este último lo empleó como punto de referencia para comprender la influencia reflejada propiamente en el característico estilo de vida en el que las personas se desenvolvían, pero más a fondo en el actuar de los grupos de individuos  ya que esto les condujo al progreso o la destrucción, y fue gracias a ese análisis tan detallado que pudo  entender que  cada individuo avanza en la dirección que ha elegido: la vida o la muerte, el bien o el mal, y  es tal su poder de elección lo que nos hace conocer la respuesta, el hombre no es ni bueno ni malo como tal, el hombre simplemente es libre.

Nuevamente surgirá una interrogante para explicar por qué ha de considerarse al hombre como un ser libre.

El hombre también ha de considerarse como un animal en un sentido biológico, ha pasado por  ciertos procesos evolutivos como el resto de los animales a lo largo del tiempo, y al igual que estos cuenta con una serie de instintos  para su supervivencia, sin embargo, ha sido su capacidad intelectual la que le ha permitido construir mejores herramientas para satisfacer sus necesidades fisiológicas y materiales; pero más allá de la satisfacción inmediata de sus necesidades, sencillamente, aquello que distingue al hombre es que va careciendo en menor medida de ignorancia e inconsciencia, ya que en realidad posee un conocimiento de sí mismo, de su pasado, y sabe que hay una predisposición en su futuro: la muerte; este trasciende toda la vida de otro porque es consciente de la vida de sí mismo.

Finalmente se ha de hacer mención al cuestionamiento abstracto que hay al tratar de definir la libertad de elección, dado que, es correcto suponer que al momento de elegir se toma una decisión en cualquier momento determinada por acontecimientos externos e internos, no obstante, como alternativa ante esto existe la posibilidad de que un rumbo ya trazado de forma inicial pueda ser modificado, y con esto, el hombre se vuelve capaz de llegar a conocer las fuerzas que lo mueven y así recobrar su libertad.

 Fuentes:

Información sobre el síndrome de la decadencia: http://studylib.es/doc/322970/del-s%C3%ADndrome-de-la-decadencia, Colaboración para El Informador, Jueves 5 de agosto de 1999

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s