La sana crítica y máximas de la experiencia como criterios de valoración de la prueba más eficientes para el nuevo perfil del Juez Humanista de la nueva época.

Por María Fernanda Gonzalez Betancourt

images-2 Una de más mayores aportaciones que nos han obsequiado las reformas constitucionales en materia de derechos humanos es el principio pro persona, mismo que ha generado grandes cambios en nuestro sistema jurídico e impartición de justicia.

Dicho principio ha obligado a cambiar la manera de juzgar de los jueces, por lo que los perfiles dogmáticos y rígidos de los juzgadores, poco a poca va desapareciendo, pues ahora, antes de atender a la literalidad de la ley, los jueces deben anteponer la protección de los derechos humanos y lo que más le beneficie a la persona, es decir, este nueve sistema tiende a anteponer el valor de la dignidad humana ante la normatividad y ejercicio del poder del estado.

Dado que en cada momento de su actuar, el juzgador está convencido que las leyes se hicieron para servir al hombre, de tal modo que la persona constituye el motivo prioritario de sus resoluciones.

Por lo anterior, es que necesariamente el perfil de los jueces antes de estas reformas es distinto después de ellas, por lo que vale la pena analizar las diferencias entre un juez consuetudinario y un juez humanista.

PERFIL DEL JUEZ CONSUETUDINARIO

  1. Prefiere la interpretación literal de las normas

El juez consuetudinario al resolver la litis, generalmente hace uso de los métodos hermenéuticos, es decir, resuelve atendiendo a la literalidad de la ley, sin reflexionar e interpretarla, lo cual en los casos donde no cuenta con una tópica de primer grado, resultaba ineficaz.

  1. Se apega únicamente al ámbito jurídico nacional

Sólo utilizaban como parámetro de derechos fundamentales y garantías los consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

  1. Argumentación técnica

Como consecuencia a la interpretación literal de la ley, los jueces se apegaban a los formulismos técnicos previstos únicamente en la ley que les permitía resolver el procedimiento antes que atender el fondo de la litis, es decir, resolvían cuestiones procesales y violación a estas, sin dar trascendencia al fondo del asunto.

No les dan trascendencia a los nuevos escenarios jurídicos.

PELFIL DEL JUZGADOR HUMANISTA

  1. Busca interpretar sistemáticamente la ley.

Acude al método sistemático y está pendiente de la técnica hermenéutica para armonizar los derechos consagrados en nuestra constitución con los principios y normas de carácter internacional en materia de derechos humanos, es decir, en ocasiones deja de aplicar la norma nacional y aplicar la internacional, si está no alcanza a brindar la mayor protección al principio por persona.

  1. Atiende al orden jurídico nacional e internacional
  2. Argumentación innovadora

La época jurídica en la que nos encontramos, exige que el juzgador supere los formalismos y rigorismos técnicos previstos en la ley, para dedicarse a atender el fondo del asunto, obligándolo de cierta manera a buscar a verdad de los hechos y no sólo su existencia para resolver de manera más humanista y eficaz.

  1. Actitud creativa y valiente.

images-1Al superar los formalismos y rigorismos jurídicos, y analizando e interpretando la norma en lugar de aplicar su literalidad, el nueve juez humanista hace uso de los nuevos parámetros y herramientas hermenéuticas que le facilitan resolver los asuntos de una manera más justa, no obstante es menester aclarar que estas nuevas formas de resolver , no exime a los jugadores de apegarse y exigir los requisitos legales de procedencia e las acciones y recursos, por lo que con mayor razón las resoluciones deben estar justificadas bajo la acción de la nueva función jurisdiccional.

Ahora bien, ya que analizamos el nuevo perfil del juzgador humanista, es pertinentes preguntarnos lo siguiente : ¿la nueva tendencia y preferencia de los juzgadores para la valoración de las pruebas conforme a la sana crítica y máximas de la experiencia es consecuencia de su perfil humanista y argumentación innovadora? ,bueno, pues resulta obvio que sí, tan es así que lo anterior lo podemos observar con facilidad y bastante claro en materia familiar, misma que es de orden público e interés social, y como consecuencia la ley le otorga facultades discrecionales a los jueces familiar para obrar de oficio, y entre ellas se advierte que deberán valorar las pruebas conforme a la sana critica, sin contradecir las reglas de la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de la experiencia, por lo que la motivación de esa valoración deberá permitirle al juzgador alcanzar las conclusiones a las que se arribe en la sentencia.

Ahora bien, la sana crítica consiste en una valoración libre de las pruebas, mientras que las máximas de la experiencia son normas de conocimiento general, que surgen de lo ocurrido habitualmente en múltiples casos y que por ello pueden aplicarse en todos los demás casos similares porque están fundadas en el saber común de la comunidad, dadas por la experiencia, por lo anterior es que cuando se valora la prueba atreves de la sana critica o máximas de la experiencia, es necesario que el juzgador humanista ponga en práctica su interpretación sistemática, técnica hermenéutica y argumentación innovadora para plasmar ese conocimiento y experiencia en una resolución judicial, evitando con ello la subjetividad y arbitrariedad en las decisiones jurisdiccionales.

imagesPor lo antes expuesto es que podemos concluir que si bien es cierto que resulta incorrecto pensar que las partes ofrecen pruebas para probar la verdad de un hecho y que no existen hechos verdaderos o falsos, sino que un hecho es o no es, y que sólo su enunciación puede ser verdadera o falsa, es decir, lo que se busca comprobar es la existencia de un hecho y no la verdad del mismo, también es cierto que con el nuevo sistema humanista del derecho procesal, quizá las partes sólo están obligadas a demostrar la existencia de un hecho, pero con las nuevas facultades y perfil del juez humanista, este está obligado a buscar la verdad de los hechos en sintonía al principio pro persona, por lo que podemos pensar que las facultades discrecionales otorgadas a los jueces familiares nos lleva a una concepción más humanista del derecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s