Análisis de la Película “Doce hombres en pugna”

Por Viridiana Álvarez Morales

Unknown-1.jpegLa película analiza el comportamiento de un jurado integrado por doce hombres, todos de mediana edad que se encuentran reunidos para deliberar sobre un caso aparentemente cerrado de juicio por un asesinato en primer grado y con premeditación. El imputado es un joven de 18 años que ya tenía antecedentes penales, acusado de haber matado a su padre. Al jurado se le confía la decisión de enviar o no al joven a la cámara de gas, ya que la sentencia es la pena de muerte. Los doce hombres están en una pequeña habitación durante un día de verano; para concluir su trabajo deben tomar una decisión unánime “culpable o inocente”.

Once miembros del jurado votan inmediatamente por la culpabilidad del acusado, pero uno de ellos, el jurado número ocho llamado José María Rodero, arquitecto; emite su voto en desacuerdo con los demás, y no porque crea en la inocencia del acusado, sino para promover una discusión porque espera que el jurado afirme la culpabilidad del acusado más allá de toda duda razonable. Liga una serie de relaciones con la sociedad, justifica al chico por su pasado, dice que la realidad se encuentra en la conciencia del sujeto, se basa en dudas reales y posibles, argumenta muchas pruebas y dudas suficientes, es muy detallista, sus argumentos emanan del pensamiento. Gracias a ello, hace que los demás miembros más vayan cambiando su voto a inocente por las dudas que les van surgiendo con el paso de la discusión.

El jurado número uno, Jesús Puente,  funge como presidente; simplemente escuchaba a los demás y cambia su voto a inocente en la quinta votación que llevan a cabo los miembros, esto lo hace a través de los argumentos que se mencionaban en su entorno, no habla con los demás del caso.

El jurado número dos, Pedro Osinaga, trabaja en el banco, él no participa mucho, se muestra como una persona insegura, pero se muestra muy interesado en las pruebas y cambia su voto a inocente en la cuarta votación porque liga la realidad con los objetos del delito y cuenta además una experiencia de su trabajo.

El jurado número tres,  llamado José Bondalo, es transportista y es el más aferrado a que el chico es inocente, es el último que cambia su voto y se debe a que relata una historia de su vivencia y por los argumentos de los demás a pesar de que siempre intentó mantener su postura.

El jurado número cuatro es corredor de bolsa, llamado Luis Prendes; era un hombre muy serio que se basaba en los hechos; sin embargo cambia su voto a inocente porque tiene una duda razonable, lo cual hace pensar y cuestionar sus argumentos y se presta para que el jurado número ocho presente una prueba más.

El jurado número cinco llamado Manuel Alexandre, es abogado desempleado, y relaciona al sujeto con los hechos y su experiencia, ya que él vivió en un lugar como el chico y cambia su voto a inocente porque escucha a los demás, les da argumentos coherentes y expresa sus opiniones a favor del imputado.

El jurado número seis, es obrero y es Antonio Casal, dice no saber razonar ni suponer, pero al escuchar a los demás miembros le surgen dudas y cambia su voto, reconociéndole existencia a los objetos que existen en el tiempo del delito.

El número siete es Sancho García y es comerciante, es tímido, no muestra interés en el caso, sin embargo cambia su voto a inocente porque tiene una duda sobre los argumentos y no cree que el chico sea responsable.

Unknown-3.jpegEl jurado número ocho, José María Rodero, arquitecto, hace que todos vayan cambiando su voto, ya que liga una serie de relaciones con la sociedad, es decir, justifica al chico por su pasado, ya que el imputado vivía en un suburbio después de haber perdido a su madre, a los 9 años lo llevaron a un orfelinato, y todos los días le pegaban; el arquitecto supone que la realidad se encuentra en la conciencia del sujeto, se  basa en cosas posibles y reales, argumenta muchas pruebas y dudas suficientes, se basa también en que existen las cosas, por ejemplo que hay otra navaja igual con la que supuestamente el chico mató a su padre, es sumamente detallista, sus argumentos emanan del pensamiento, le surgen dudas metódicas para llegar a un conocimiento certero, hace cálculos en relación al tren, al plano y crea en los demás dudas razonables.

El jurado nueve, Carlos Lemos, que es jubilado, se muestra muy atento en los argumentos del jurado número ocho, es observador y comienza a recordar a los testigos y le surgen dudas, supone que pueden existir cosas reales independientes de la conciencia, tiene la intención de llegar a una conclusión o emitir un juicio justo mediante la evolución del diálogo, él es razonable.

El jurado número diez, es mecánico, su nombre es Ismael Merlo, es muy enojón y le desespera que los demás miembros cambien de opinión, sin embargo, gracias al argumento de la mujer que es testigo, cambia su voto, porque le surge esa duda.

El número once, relojero, Fernando Delgado, cambia su voto en la tercera votación, debido a los argumentos de sus compañeros, le surgen dudas y una pregunta muy importante: ¿Por qué el chico volvió a casa después de haber matado supuestamente a su padre? Expone sus teorías y defiende el bien jurídico de la vida.

Y finalmente el jurado número doce, Rafael Alonso, que trabaja en una Agencia de Publicidad, cambia su voto varias veces porque le surgen dudas gracias a los argumentos de los demás miembros, tiene dudas sobre la navaja, la forma en que pudo haber sido asesinado el padre. Expone ideas para que el diálogo sea relajado, y queda convencido de que es inocente al escuchar y razonas más a fondo sobre el caso.

Unknown.jpegEn conclusión, con esta película se pude ver como las personas dejamos de lado cosas por cegarnos a lo que creemos que es la verdad y nos podemos dejar persuadir por tesis que nos plantean otras personas, las cuales nos dan una mirada más amplia a las cosas que tenemos en frente y no nos damos cuenta de ellas hasta que reflexionamos y surgen dudas razonables. Además de que el jurado número ocho hace que todos los demás piensen y den su argumento del porqué lo declaraban culpable o inocente, para tomar una resolución donde todos lleguen al mismo veredicto, en el que finalmente consideran que el chico es inocente.

 

 

Anuncios

Un comentario en “Análisis de la Película “Doce hombres en pugna”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s