Legalización de las drogas

Por Alfredo Gutiérrez Maldonado

images-1.jpegLuego de 10 años de combate armado al narcotráfico, y ante el próximo proceso electoral, se reabrió el tema de la legalización de las drogas. Cada vez, es mayor la presión de los medios masivos de comunicación para dar los primeros pasos en la despenalización del consumo recreativo de estupefacientes. Sin embargo, los actores políticos (los candidatos) han eludido el tema, y no los culpo, porque no es sencillo prometer nada al respecto. El problema radica en que cualquier medida que se tome respecto de las drogas debe estar encaminada a la disminución de la violencia en México. Porque de no ser así, no convendría padecer los estragos de la legalización de las drogas.

Esta postura a favor de la legalización de las drogas, se encuentra bien resumida en un pequeño texto del Instituto Nacional de Ciencias Penales, perteneciente a la colección “Conferencias Magistrales” y obra del Doctor Jesús Zamora Pierce. Pese a que el documento es de 2010, sostiene argumentos que aún resuenan en la opinión de muchos.

Zamora comienza realizando la pregunta correcta ¿Dónde se encuentra la base del problema del narcotráfico para México, en el consumo o en la producción de drogas? Y aunque su respuesta es correcta, contesta de forma errada: en el consumo de Estados Unidos. Esta es la conclusión de Zamora, porque parte de la idea de que en Estados Unidos piensan lo contrario, es decir, que el problema del narcotráfico sólo puede combatirse eficazmente  a partir de su producción, y no en el consumo.  Esto es evidente, porque, como afirma el Doctor, el gobierno de Estados Unidos ha manifestado su inflexible posición en el sentido de que no hay otra opción para combatir el narcotráfico que no sea el combate frontal y la prohibición al consumo. Mientras que Europa, que tiene un problema similar, no ha pretendido combatirlo violentamente.

Bastaría recordar el plan “Mérida” y el programa secreto “Rápido y furioso” que se han impulsado desde Estados Unidos, para comprobar este punto, y aparentemente la razón de esta estrategia, según el Doctor, ha sido encarecer las drogas desde su lugar de origen y provocar que lleguen a Estados Unidos a un precio tan elevado que los consumidores no puedan costearlo, y así quebrar el mercado. Todo a costa de la violencia en México.

Con éste panorama, todo indica que la guerra contra el narcotráfico está planeada desde Estados Unidos y para Estados Unidos. Pero el problema va más allá. ¿Qué han ganado los países donde se pelea  la guerra contra el narcotráfico? Es otra de las preguntas más alarmantes que hace el Doctor, y la respuesta es indignante. En 2010, la cifra oficial de muertos en México hasta 2009 era de poco menos de cien mil; Menos, dice el Doctor, que todas las muertes  de soldados americanos  en las guerras que ha peleado Estados Unidos en Medio Oriente juntas. No es de sorprender que para 2016, el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, colocara a México como el segundo país más violento del mundo,[1]sólo después de Siria, a partir de las muertes violentas ocurridas en ese año, y que después Trump ofendiera a México repitiendo lo que buena parte de los estadounidenses deben pensar: que México es el país más peligroso del mundo. Esta, es la primera ganancia de México a causa de la guerra: los muertos, el desprestigio internacional y la inestabilidad.

Unknown-1.jpegLo que hace más atractivo el negocio de las drogas son las tremendas ganancias que genera y que, de acuerdo con el Doctor, se quedan en gran medida en Estados Unidos por dos razones: la primera, es que en el país de consumo se eleva el precio a casusa de que allá se hace la venta al menudeo, la segunda, es que en México (como en los demás países productores) se intenta combatir el narcotráfico siguiendo el rastro que deja el lavado de las ganancias de la venta de drogas, de tal suerte que los narcotraficantes, que en un principio invertían sus ganancias en sus países de origen generando riqueza ahí, ahora prefieren trasladar sus capitales a países donde no corran el riesgo de perderlos, como Estados Unidos: “Hemos optado, pues, por la opción del perdedor: el narcotráfico se queda en México, pero sus ganancias se invierten en Estados Unidos”[2].

Entonces, ¿Cuál es la solución a éste problema? El Doctor contesta su última pregunta con la respuesta más evidente: legalizando las drogas. No sólo la marihuana, sino todas las demás. Porque los efectos en la salud de una droga como la marihuana no son tan graves como los de las drogas permitidas, y porque en los países consumidores ya comenzaba el proceso de legalización del consumo de marihuana. ”Estados Unidos no tiene fuerza moral ni argumento racional para pedir a México que se desangre en una absurda guerra contra las drogas, mientras legaliza el consumo de marihuana en su territorio”[3]Así que Zamora concluye que el Estado debe cambiar la estrategia, combatiendo los estragos de las adicciones y no criminalizando el negocio de las drogas, porque los adictos son enfermos, y la guerra del narcotráfico no ha servido para absolutamente nada a México.

Entonces, si es tan evidente que el único perdedor en el combate a las drogas es México ¿Por qué ocho años después de éste estudio México sigue desangrándose, en una guerra que cada sexenio se hace más sangrienta? Simplemente, porque somos México. Esta no es una frase mongola. Nuestro mayor problema es nuestra posición geográfica, justo a un lado del mayor mercado de drogas del mundo, y nuestros terribles problemas sociales (pobreza, desigualdad, corrupción) son los ingredientes perfectos para estancarnos en esta guerra un buen rato.

La primera pregunta del Doctor está mal contestada. Es cierto que el problema es que Estados Unidos consume drogas, y que mientras allá se consuman, aquí se venderán. El problema es que el Doctor contesta esa pregunta desde el punto de vista de los americanos y los europeos, y todos los pueblos que consumen drogas sin padecer violencia. El mal que aqueja a esos países es el consumo, y mientras se consuman drogas allá, y sea ilegal consumir drogas allá, el problema de esos países seguirá siendo el consumo. ¿Cuál es el problema de México? Nuestro problema es simplemente la producción, el tránsito, la comercialización, etc. Y mientras  en los países consumidores siga siendo ilegal consumir drogas, en los países productores o de tránsito seguirá habiendo violencia. Tendríamos que levantar, literalmente, nuestro país, y llevarlo al otro lado del planeta, para reducir la cadena comercial de las drogas que genera violencia en México.

Legalizando el consumo de drogas en nuestro país, no se ataca ni el tránsito, ni la producción ni el comercio de drogas. Entonces, para un país donde no se consumen drogas y el aumento del consumo de drogas es pequeño ¿de qué le sirve legalizar el consumo? En realidad, de nada.

Unknown.jpegSi pensamos que la legalización de las drogas es un sacrificio necesario para disminuir la violencia, entonces debemos preguntarnos cuál será la reacción de los narcotraficantes frente a esa legalización. Pero si tomamos en cuenta que la mayoría de las ganancias del narcotráfico provienen de la exportación de drogas, resulta absurdo pensar que los narcotraficantes cambiarán su estupendo mercado en Estados Unidos, por el poco adicto mercado mexicano. Nuestro país ha quedado tan marcado por la guerra del narcotráfico, que es imposible que el consumo de drogas se dispare en México como lo hace en Estados Unidos. Nuestro País está vacunado contra esa enfermedad.

Todos los argumentos de Zamora son válidos, pero sólo nos dicen que nuestro problema es Estado Unidos, porque su solución no es la correcta. Entonces ¿qué necesita México para acabar con esto? Generar las condiciones sociales y económicas necesarias para que los mexicanos no tengan ninguna razón para incorporarse al narcotráfico, es decir, acabar con la pobreza, mejorar la educación, fortalecer la familia, detener la corrupción… en resumen, dejar de ser México, y esperar.

Fuentes

ZAMORA Pierce, Jesús, ¿Qué hacemos con las drogas? Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Juan Paullier BBC Mundo, Ciudad de México,10 mayo 2017  http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39877442

[1]Juan Paullier BBC Mundo, Ciudad de México,10 mayo 2017  http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39877442

[2]ZAMORA Pierce, Jesús, ¿Qué hacemos con las drogas?Instituto Nacional de Ciencias Penales. P 23

[3]ZAMORA Pierce, Jesús, ¿Qué hacemos con las drogas?Instituto Nacional de Ciencias Penales. P. 31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s