Por Giovannu Gabriel Rodas Reyes

Capitalismo, una palabra de carácter económico, que hace referencia al modo de Unknown-2.jpegproducción más moderno. Sin embargo, en pleno siglo XXI este concepto ha superado este carácter tajante de un mero medio de producción, ya que su teoría original, hoy en día ya no basta para explicar la complejidad de este término, al que es más adecuado llamar un completo estilo de vida. Ya sea que estemos consientes o no, las relaciones humanas hoy más que nunca giran al redero, dependen, encuentran su comienzo y fin en el capitalismo. Ya sean los vínculos al nivel de los países o simplemente las relaciones entre personas, todos vivimos con, para y del capitalismo.

Es por eso que este análisis versa sobre las relaciones entre personas, por supuesto, a partir del capitalismo.

Resulta necesario para entender la esencia, origen y objetivo del capitalismo, y para poder llegar a analizar cabalmente el cómo influye en la vida de las personas, hablar de una palabra clave, que puede incluso resultar suficiente para entender el fenómeno, la ganancia, el lucro, la ventaja económica que se obtiene de la producción. Y es que en un contexto internacional en el que las relaciones entre países dependen de los vínculos comerciales, el capitalismo ha alcanzado su auge.

La pregunta ahora es ¿en qué lugar quedan las personas las personas en un mundo dominado por esta forma de producción? Más aun ¿cuál es la función de los seres humanos en este contexto que depende y versa de la mayor ganancia que se pueda obtener? Pues resulta que en el capitalismo, en la que es hoy su versión más perfecta, requiere igual que en los otros medios de producción de los factores que le permitan funcionar, entre ellos es del trabajo, que lo realizan las personas. En este punto es en el que se manifiesta el rol de los humanos. Y es que, como se señaló al principio, el capitalismo es el eje central, el inicio y fin de las relaciones entre personas. Al analizarlo detenidamente, podemos notar que todo lo que hacemos depende del dinero, de su circulación, todos buscamos la mayor estabilidad económica que podamos tener. Es necesario trabajar para producir y así poder tener un ingreso para vivir. Aquellos que estudian, si bien lo hacen porque para la mayoría es un gusto allegarse de conocimientos, o por lo menos así debería ser, muy en el fondo saben que lo hacen para contar con una mejor capacidad de competir en el mercado laboral.

Ahora bien, está claro que la producción nos necesita y nosotros la necesitamos a ella, para que ambos podamos sobrevivir. Es un vínculo del que nadie puede prescindir es en este punto en donde se da la mayor paradoja que presenta el capitalismo, los productores se vuelven un producto más en el mercado. Así las cosas, y aunque suene contraproducente las personas nos volvemos una mercancía más, que se pone en venta o más correctamente dicho, ponemos en venta nuestros servicios al mejor postor, quiero decir, a aquel que nos ofrezca las mejores condiciones para otorgarle nuestros servicios. En términos más simples, se debe entender que todos buscamos el mejor trabajo que podamos encontrar, para obtener de él los mayores ingresos posibles. Y las empresas, dueñas del capital, aprovechan esta situación a su conveniencia, y evidentemente cotizaran sus trabajos, sus plazas, sus salarios, ante la sobre oferta de mano de obra que existe y que cada día aumenta un poco más. Nuevamente, los únicos beneficiados por el capitalismo son los patrones, los que manejan el dinero, las personas económicamente poderosas, que tienen el control del mercado y de la producción, y que, para terminar de complicar la competencia y hacer más difícil la situación de los trabajadores, son la minoría.

Esta es la relación y forma de vida de las personas en un mundo dominado por la Unknown.jpegeconomía y la búsqueda de ganancias comerciales. Las personas somos mercancías ofreciendo nuestros servicios en el mercado. Ahora quisiera analizar otro punto, que es otra consecuencia del capitalismo, estrechamente relacionada con su prosperidad. Obviamente no tendría sentido producir mercancía si esta producción no se vende, no circula, y por ende no se obtiene beneficio de ese material. Es por esto que los dueños del capital siempre están en una rigurosa búsqueda de producir nuevos productos que ofrecer a los consumidores, modernizarse, mantenerse al día.

El problema de esta situación es que se llega al grado de que se da un exceso de producción de bienes o servicios que realmente ya no son una necesidad, su consumo no es necesario, sino más bien meras trivialidades, modas pasajeras.

Los productores conocen las cosas que son novedad, y si no inventan algo que lo parezca, y sobre explotan su producción y su venta. Los consumidores por su parte, caen en esta trampa del capitalismo, adquiriendo las novedades del mercado, por el simple hecho de que presumen ser eso, cosas nuevas, por mencionarlo así, pues realmente la mayoría son productos con algunas actualizaciones, que lo hacen solo un poco más atractivo, pero mucho más caro por ser lo más actual.

Y de esta forma, el trabajador que vende sus servicios a quien más le conviene, o por lo menos a quien le ofrece una mayor remuneración, devuelve la ganancia que percibe a los dueños del capital, a los que controlan la producción, pues viven, a veces incluso inconscientemente, y son darse cuenta, en el consumismo, en la superficialidad. Curiosamente se forma un círculo, en el que solo hay un beneficiado, y es el productor.

Consumismo, un estilo de vida resultado del capitalismo, en el que lo que importa ya no es satisfacer las necesidades de consumo sino solamente estar a la moda, al día con lo que se nos ofrece como lo más actualizado. Los jóvenes, que son la mayor fuente de trabajo y a la vez los mayores consumistas, son quienes buscan llenar vacíos mundanos y son las mayores victimas del consumismo.

Unknown-1.jpegEl capitalismo impera y no parece que se aproxime un cambio, más bien parece que seguirá evolucionando. La conclusión después de este análisis es que simplemente no podemos evitar participar en el mercado laboral y ofrecer nuestros servicios, pero si podemos evitar ser partícipes del consumismo, de lo contrario estaremos sometidos a este círculo, seremos victimas del sistema, viviremos trabajando para el capitalismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s