LA PROBLEMATICA DE LA SOCIEDAD MEXICANA COMO RESULTADO DE SU HISTORIA.

Por Giovanni Gabriel Rodas Reyes 

images.jpegVivimos en un mundo sumamente diverso, inmensamente grande, lleno de diferentes clases de culturas, que han cambiado siempre a lo lago de la historia, y al mismo tiempo siempre se han relacionado y van influyendo unas con otras. Esto no podría ser de otra manera, siendo que, como en cualquier contexto, la globalización obliga a todas las sociedades a convivir entre ellas y así las tradiciones, costumbres, creencias, gustos y demás situaciones inherentes a cada cultura y sociedad pasan de un país a otro y se mezclan con las particulares formas de vivir de cada uno de ellos.

Y es que, aunque la distancia pueda ser muy grande entre algunas naciones, este obstáculo ha sido superado gracias a los avances de los medios de comunicación. Ya en esta segunda década del siglo XXI no existe país, pueblo o persona que permanezca aislada de los acontecimientos mundiales, los problemas, las relaciones, los vínculos que existen. Por eso la influencia entre las culturas es inevitable.

Ahora bien, para hacer notar aún más esta diversidad cultural a la que nos referimos, basta con centrarnos en cualquier país, para apreciar que incluso en una nación, hay diversidad entre las personas. Cada país tiene su historia, su manera de vivir, su particular forma de relacionarse con otros países, y esto es lo que define la forma de ser de su pueblo. Entre más variadas sean sus tradiciones, más rica será la idiosincrasia de su gente.

Luego entonces, que mejor ejemplo de un pueblo tan diverso, tan multicultural con tanta tradición, que nuestro país. Y es que nuestra historia y nuestra cultura son tan diversas que hacen de México un país sumamente rico en más de un sentido. Simplemente nuestra historia tiene sus inicios desde tiempos anteriores a Cristo, con aquellas culturas de Mesoamérica que fueron tan avanzadas en tantos sentidos para esa época ya bastante lejana, y hay que tener en cuenta que muchos pueblos continúan conservando las tradiciones, dialectos y estilo de vida de nuestras culturas prehispánicas.

Posteriormente llegó la época colonial, que mezcló la vida europea con la mesoamericana, creando una nueva cultura, dejando tradiciones que prevalecen también en la actualidad, enriqueciendo aún más lo que es actualmente nuestro país.

Terminando el periodo de la Nueva España, comenzamos a definir nuestro rumbo como México, lo que tomó todo el siglo XIX y parte del XX. Tras una larga época de acontecimientos difíciles e inestabilidad en el país, conseguimos definirnos tanto política como socialmente.

Hoy en día vivimos en una modernidad con un país muy diverso, con mucha tradición y cultura, México es todo un mundo por explorar.

Ahora vayamos al punto principal de este análisis, respecto de lo que a mi parecer está fallando en la sociedad y el país. La finalidad es realizar una crítica constructiva de nuestro pueblo.

Hay muchas cosas que destacar y hacer notar de los mexicanos. Podemos comenzar por hablar de nuestro espíritu solidario, ese que emerge cada vez que ocurre una tragedia para el país. Las luchas pueden durar años. Somos capaces también de reaccionar inmediatamente a retos difíciles que nos imponga la naturaleza como terremotos y las terribles consecuencias que pueden provocar. Tan es así que este tipo de situaciones son conocidas y admiradas en otras partes del mundo, sin duda es una de las mejores características de los mexicanos.

images-1.jpegPor otro lado, inevitablemente también hay situaciones que dan mala imagen al pueblo mexicano. Como bien se dice, el pueblo que no conoce su historia está destinado a repetirla. Y los mexicanos tenemos mucho que aprender de nuestro enorme pasado. México en su época colonial fue un gran territorio, extenso, rico, abundante, con la capacidad para haber llegado a ser una potencia mundial. Sin embargo, desde que se consumó la Independencia, se cometieron error tras error durante todo el siglo XIX, lo que nos dejó como saldo la perdida de la mayor parte de lo que fuera en un principio el territorio mexicano, así como una cantidad de deudas prácticamente imposibles de cubrir. Tras casi un siglo lleno de problemas internos y externos, conseguimos definir nuestra esencia como nación, consagrándonos como una República Democrática, pero como ya se mencionó, lamentablemente el precio por solamente definir nuestra forma de gobierno, fue extravagante. Finalmente, se consiguió una estabilidad durante el periodo del Porfiriato, aunque nuevamente, esta estabilidad fue a costa, esta vez, de la represión social tan grande que caracteriza este periodo. Estalla entonces la Revolución, y nuevamente el país se ve inmerso en un periodo muy difícil.

Ya en el siglo XX México comienza a adaptarse a la nueva era, en la que las guerras armadas y las colonizaciones entre países son cosas superadas. Pero la realidad es que el país está muy lejos de ser una nación competitiva y que pueda ofrecer un buen estilo de vida para sus ciudadanos. Tan es así que de todos los gobiernos que hemos tenido, posiblemente solo el de Lázaro Cárdenas sea el que consiguió llevar a una mayor prosperidad a México, pues él si luchó por los intereses de los mexicanos. Pero aquel gobierno y aquella época se ven hoy muy distantes. La situación actual del país es cada día más complicada.

En razón de lo anterior, vuelvo a la idea de aquella frase de que el pueblo que no conoce su historia está destinada a repetirla. Fue mediante guerras que durante los primeros siglos como país independiente que el pueblo manifestó sus inconformidades y la necesidad de un cambio, y lo consiguieron, tal vez o en su totalidad, pero cambios en el país y el rumbo que lo definió sí los ha habido. No obstante, insisto en que las revoluciones armadas, son cosa de siglos pasados. Simplemente porque el saldo siempre es muy grande, principalmente hablando de pérdida de vidas.

Unknown.jpegEntonces el camino más adecuado para modificar la situación del país es mediante el uso de la democracia. Pero este es el mayor problema de los mexicanos, pues generalmente se muestran apáticos a las elecciones de los representantes. Es necesario crear conciencia de que si queremos un cambio en México necesitamos elegir a quien mejor represente nuestros intereses, informándonos de las propuestas que se nos presentan y de las personas que quieren hacerlo. Es por eso que hay que participar e infórmanos al respecto, para definir el camino del país. Hacer efectiva la democracia que tanto trabajo costó definir a lo largo de la historia de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s