Derecho a la propiedad privada en Cuba

Por Josari Fernanda Mendoza Vázquez

Desde hace miles de años, el hombre ha buscado la vida en sociedad para una mejor images.jpegsubsistencia, sin embargo, también ha buscado tener certeza, ésta manifestada en poseer sus propiedades con plena eficacia, es entonces, así como el hombre empieza a ponderar el valor de la vida en sociedad con el de la propiedad privada, ¿el costo? respetar la propiedad privada de los demás.

Retomando la idea de la vida sociedad, también debemos recordar que a través de los años la organización de ésta ha ido evolucionando hasta llegar a la idea de un Estado, es así como los miembros de dicha sociedad encuentran la certeza y seguridad, a través de estar regidos por las mismas reglas y buscar un mismo fin o el bien común.

Sin embargo ¿dónde está delimitada la línea entre proteger el bien común y salvaguardar la propiedad privada? (vista como una garantía protección del gobierno).

En un contrato social es convenio de voluntades, se renuncia a ciertas cosas para poder vivir bien, y este será válido desde que aceptamos la existencia del contrato y lo acatamos. Independientemente del sistema jurídico al que nos estemos refiriendo, la propiedad es una necesidad para desarrollarnos.

Entendido desde el punto de vista de la propiedad, las reglas básicas para vivir en sociedad son las siguientes:

  1. Abstenerse de lo que le pertenece a otro.
  2. Aceptar y cumplir los pactos que se hacen.
  3. Indemnizar por daño causado sea intencional o no.
  4. Infringir un castigo a los hombres que se lo merecen.

El orden social se dará sólo y sólo si se cumplen estas.

Esto sólo nos deja más claro que es a través del contrato social, entendido como un acuerdo de comunidad que obliga a no hacer ciertas cosas, que logramos sobrellevar nuestro estado de naturaleza común.

El contrato social, finalmente es la única garantía de que otra persona no se apoderará de lo que es de uno porque uno tampoco lo hará; evitando así el uso de la fuerza que ambas partes puedan infringir el uno sobre el otro.

¿Es entonces la propiedad un privilegio o una garantía?

Alguien que no tiene propiedad, no es sujeto de derechos, y no desde un punto de vista formal en el que los Derechos Humanos son más una institución que algo inalienable e imprescriptible de uno, desde un punto de vista más aterrizado a la realidad en el que el no tener la certeza de saberse propietario de algo, coloca al individuo en un estado de indefensión y vulnerabilidad frente a cualquier otro individuo con deseo de desapoderar a este de lo que pudiese tener, por cualquier medio.

Es a partir entonces de que el individuo tiene propiedad que puede ostentar otros derechos básicos como la igualdad, libertad y sobre todo la seguridad.

Desde un punto de vista más sociológico tenemos que tomar en cuenta que el ser humano es ambicioso por naturaleza, es inherente a éste pensar en sus intereses, ya que es el estado de naturaleza el que lo va a guiar, aunque sea racional.

Ahora me gustaría plantear un problema de la propiedad, y es que se vuelve un elemento que genera inequidad, si es que se entiende por un derecho natural del ser humano, ¿por qué contraviene otro igual de importante, como lo es la igualdad?.

Unknown-1.jpegOtra notoria diferencia entre estos derechos naturales básicos es que de ellos el único enajenable es la propiedad, mientras que la propiedad entendida en un sentido muy actual (que es el que me gustaría tratar) sí lo es.

Un ejemplo vigente aún en nuestros días es el de Cuba, país de corte socialista en donde los medios fundamentales de producción son propiedad social, para este sistema el pretender ser propietario territorial supone un monopolio de ciertos individuos sobre partes de la Tierra para imponer su voluntad.

Consideran asimismo que existe una relación jurídica entre el titular del bien en calidad de propietarios y todos los demás como el sujeto pasivo universal en la teoría de Bonnecase; quienes reconocen su derecho y deciden no quebrantarlo.

Justo, deciden no quebrantarlo de forma indirecta, por el hecho de haber aceptado el contrato social, mismo que establece un órgano de coacción. Es entonces, mediante la intervención estatal que el derecho de propiedad será garantizado.

Los bienes que pueden ser objeto de la propiedad comprenden los inmuebles, y todo lo que natural o artificialmente esté incorporado a éste. Los demás objetos de propiedad son los muebles, entre los que se incluyen los semovientes, los buques y aeronaves, pero para ellos existen regulaciones especiales.

Sin embargo, a pesar de que el sistema acepta la propiedad sobre los bienes de uso y consumo individual, establece la, ya mencionada con anterioridad, propiedad social sobre los medios e instrumentos fundamentales de producción.

En la Constitución cubana de 24 de febrero de 1976 se reconoce la propiedad estatal socialista; en ella se refiere a las formas de propiedad, que son:

  •  La de las organizaciones políticas, sociales y de masas,
  • La de las cooperativas agropecuarias,
  • La de los agricultores pequeños, y
  • La personal (incluyendo en ésta la que recae sobre los medios e instrumentos de trabajo personal o familiar que no se emplean para explotar el trabajo ajeno).

¿El objetivo? Eliminar el antagonismo y extremos entre clases sociales, la explotación entre iguales, cambiar el objeto de la producción y los medios para alcanzarlo, y crear una posibilidad real en el desarrollo planificado y proporcional de la economía nacional, con base en relaciones de cooperación.

Sin embargo el sistema no ha sido del todo funcional al menos integralmente, ya que finalmente los habitantes cubanos han buscado más formas además de las gubernamentales para desempeñarse en trabajos para los que les dan cierto permiso al que llaman licencias de trabajo por cuenta propia y esto está considerado dentro de una de las formas de propiedad privada porque finalmente son negocios particulares, como un servicio de taxi o un restaurante, cabe mencionar que estos tienen de igual manera limitantes como el número de personas que pueden atender en el supuesto del restaurante o el simple hecho que una persona no podrá tener más de un negocio del sector privado.

Lo anterior me hace pensar en la inequidad de este sistema, porque mientras busca cumplir el objetivo de que no exista una brecha entre clases sociales, no le está permitiendo al individuo desarrollarse más allá de lo establecido por la planificación central de la economía. ¿Hasta qué punto deja de ser más importante el interés colectivo que el otro interés colectivo (el bien común tan buscado en el contrato social)?

Unknown.jpegEste tipo de control hegemónico del Estado considero es algo que ha afectado no únicamente el derecho a la propiedad o el libre desarrollo de los habitantes cubanos, también ha coartado derechos de éstos como la libertad de prensa, por mencionar uno, debido a que se tienen los medios públicos oficiales cubanos y aunque también haya prensa privada es muy descalificada por el estado.

Sin embargo ante una posible reforma planteada este mismo año para lograr un régimen socialista que se abra (mínimamente) a un sector no estatal de la economía y de la sociedad pero siempre bajo un control estatal, sigue habiendo incertidumbre por parte de los gobernados, lo cual nos habla de fallas de fondo en el sistema económico al no satisfacer a sus ciudadanos y por ende un problema estructural dentro de un estado que no cumple de forma satisfactoria para todos con su funciones; ¿pero qué estado realmente lo logra?.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s